Newtral
El Gobierno precoz que duró «cinco minutos»
Siguiente

El Gobierno precoz que duró «cinco minutos»

El 16 de enero de 1920, Sá Cardoso recuperaba su puesto como jefe del Gobierno después de que Fernández Costa renunciara tras menos de un día en el cargo

Antonio José D'Almeida, presidente de la Primera República de Portugal entre 1919 y 1923.

16 de enero de 1920. Francisco Fernández Costa ya no es primer ministro en Portugal, tras ser nombrado el 15 de enero de 1920, tan solo un día antes. El líder del Partido Republicano portugués fue encargado por el entonces presidente, Antonio José de Almeida, a formar Gobierno: y lo hizo.

Fernández Costa era abogado y masón. Fue el único en gozar el título de “Gran Maestro” de la Gran Logia del Oriente de Portugal, el mayor honor que se le puede conceder a un seguidor de esta fe.  Se mantuvo en su partido (el PRP) aún tras la escisión en los partidos Evolucionista, Republicano Liberal y Republicano Nacionalista.

Incluso antes de su fugaz aparición durante la primera, única y última Junta de Crédito Público, el portugués había ocupado varios puestos políticos: gobernador de Coimbra y ministro de Marina y Colonias. Pero la labor de presidir un Gobierno pareció ser incompatible con él.

Entrar primer ministro…

Fernández Costa ya había escogido a sus ministros. 11 personas para 11 carteras – aunque había un puesto suelto, el de Jorge de Vasconcelos Nunes, que estaba con interino – que nunca llegaron a jurar su cargo.

La primera reunión entre Fernández Costa y sus coetáneos se celebraba en Terreiro do Paço para anunciar los nombramientos y prepararse, todos juntos, para partir al Palacio de Belém y así jurar sus cargos. Pero quienes entraron como el nuevo Gobierno, salieron como simples ciudadanos.

Mientras Fernández Costa preparaba todo para la reunión, el brazo militar del Partido Democrático, la “Ant Branca” (Hormiga Blanca, en español), salía a las calles dispuestos a ahuyentar al nuevo Ejecutivo. Entre otros motivos, uno de los más sonados era la inclusión de ministros “sidonistas”, acusándolos de ser herederos del Sidónio Pais, quien había protagonizado un golpe de Estado en 1917.

Pistola en mano, Gobierno volando

Los manifestantes lograron entrar en el edificio, obligando al Ejecutivo, aún sin jurar, a parar la comitiva. “El edificio fue invadido, en tumulto, por muchas personas, mientras que muchos más se apiñaron en las puertas, quienes, en alta invectiva contra dicho ministerio, protestaron contra la Constitución, llamando a la formación de un ministerio nacional”, de esta manera describía el propio Fernández Costa la jornada.

Algunas crónicas incluso relatan como Antonio Granjo, quien iba a ser ministro del Interior, amenazó a los asaltantes pistola en mano. La situación no fue a más, al menos durante la reunión, ya que no hubo heridos. Unos minutos decisivos que terminaron, finalmente, con un viaje exprés de Francisco Fernández Costa al Palacio de Belém para presentar al presidente de la reciente República la dimisión (propia y de sus ministros aún por jurar).

El 15 de enero, el mismo día que Alfredo de Sá Cardoso era destituido para dar paso a Fernández Costa, el segundo renunciaba y para el 16 de enero Sá Cardoso recuperaba su puesto de jefe de Gobierno. Pero el “Gobierno de los cinco minutos” dio paso al de los cinco días: Sá Cardoso terminó su aventura al frente del Ejecutivo.

Corto, pero no único

A pesar de que el de Fernández Costa fuera el Gobierno más corto en la historia de la Primera República de Portugal, no desentonó por su inestabilidad. Entre octubre de 1910 y mayo de 1926, algo menos de 16 años que fue el periodo que duró la Primera República, fueron ocho las personas que ocuparon el puesto de jefe de Estado.

Aunque la cifra sea ya de por sí alta, la realidad es que la inestabilidad se cebó especialmente con los gobiernos. Durante el mismo lapso de tiempo (recordad, 16 años), fueron más de 30 de figuras las que trataron de liderar el Ejecutivo; es decir, de media cada Gobierno estaba en el poder seis meses.

Más sorprendente es el número de Ejecutivos formados – muchos jefes de Gobierno repitieron en el puesto, el que más Alfonso Augusto – con más de 50 consejos de ministros. Esta etapa tan volátil, en la que los Gobiernos podían durar solo unos pocos días, termina con un golpe de Estado organizado por las Fuerzas Armadas en mayo de 1926, el germen del que sería el Estado Novo (1932-1974).

Fuentes

  • O Governo que durou cinco minutos (El Gobierno que duró cinco minutos), de Joao Vasco Almeida en Jornal Tornado.
  • Histórias da 1ª República Portuguesa: o Governo que só durou 5 minutos (Historias de la Primera República portuguesa: el Gobierno que solo duró cinco minutos), de Vortex Mag.
  • Quadro geral dos governantes De 1817 ao fim da I República (Cuadro de los gobernantes de 1917 al fin de la 1ª República), consulta en Web Arcive.
  • Número del ABC del 16 de enero de 1920, edición de tarde, página 8.
  • Gobierno de Fernandes Costa (1920), de Politipédia.
  • FREIRE, D.; Dicionário de História da I República e do Republicanismo, Costa Francisco José de Meneses Fernandes (1867-1925), Vol. I, pp. 939-940; Asamblea de Lisboa, 2013.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente