Newtral


El dilema del Brexit: Escocia quiere seguir siendo europea
Siguiente

El dilema del Brexit: Escocia quiere seguir siendo europea

La posible salida del Reino Unido de la UE puede precipitar que Escocia demande una nueva consulta por su independencia

Imagen de archivo del Palacio de Westminster. (Fuente: Pixabay)

La continuidad en la UE fue una de las cuestiones que decantó el voto a favor de la permanencia en el Reino Unido en el referéndum por la independencia de Escocia que se celebró el 16 de septiembre de 2014, en el que el ‘sí’ a la continuidad como británicos ganó con el 54% de los votos. El cambio en el ‘statu quo’ que supone la salida de Reino Unido de la UE ha reabierto la cuestión de la independencia, al punto que la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, planea solicitar un segundo referéndum al nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, que este lunes visita el país.

¿Por qué es importante?

La salida del Reino Unido de la UE mantiene en vilo no solo al propio país, sino a la totalidad de la UE. Lograr un acuerdo estable que permita una transición donde las pérdidas mutuas queden controladas es una necesidad que, hoy por hoy, parece difícil de lograr. En todo caso, esa estabilidad entre un Reino Unido no europeo y la UE dependerá también de la estabilidad interna que se logre sostener desde Londres hacia sus otras capitales. Escocia es importante para el Reino Unido no solo por la historia y la tradición, sino por sus reservas de petróleo, su localización estratégica y por cuestiones de orden militar. Los submarinos nucleares Trident están localizados en la base de Clyde, en territorio escocés.

¿Cuál es el contexto?

Más allá de la relación del Reino Unido con el resto del orbe, el Brexit replantea la relación del Reino Unido consigo mismo. Aunque Gales estuvo mayoritariamente a favor del Brexit (52,5% a favor de la salida), su dependencia de los fondos europeos para la industria ganadera y minera podría cambiar el sentido de esa mayoría: solo hubo 70.000 votos de diferencia entre el sí y el no. En Irlanda del Norte, la cuestión afecta a la propia paz del lugar. Siendo la única frontera terrestre del Reino Unido con la UE -la frontera con Irlanda- y estando esta regida por los Acuerdos de Viernes Santo de 1999, que desmilitarizaban la frontera dentro de las normas y medidas europeas, se antoja difícil encontrar un equilibrio entre los acuerdos de paz de finales del siglo pasado y el actual Brexit. De hecho, este ha sido el principal caballo de batalla entre Londres y Bruselas a la hora de redactar un documento inicial de salida. En Inglaterra -y concretamente en Londres, la capital-, los poderes económicos de la ‘City’ observan la salida para tomar una determinación sobre su continuidad en el país.

La posible voluntad del Gobierno escocés por salir del Reino Unido es solo uno de los problemas internos que deberá afrontar Johnson en su mandato. Pero conviene recordar que cuando se pactó el referéndum de 2014 el SNP (Scottish National Party) tenía mayoría absoluta en el Parlamento de Edimburgo. Hoy, el SNP gobierna sin esa mayoría: tiene 63 de 129 escaños. Las próximas elecciones escocesas serán en 2021.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Aunque días antes del referéndum por la independencia de 2014 el entonces primer ministro escocés Alex Salmond declaró que el referéndum debía darse “una vez por generación”, el cambio de circunstancias políticas que supone el Brexit abre la puerta a que esa pregunta generacional se anticipe. Con el término “generación”, Salmond hacía referencia a que la anterior consulta al pueblo escocés se había dado 17 años antes, en 1997, cuando los escoceses resolvieron la cuestión de si quería volver a tener Parlamento o no. El sí a lo que se llamó ‘devolution’ venció con más del 74% de los votos a favor.

#Fact

Escocia votó no al Brexit. En las 32 áreas de votación del país, el deseo de seguir en la UE obtuvo el 62% de los votos, frente al 38% del ‘leave’. Una disposición muy distinta a la del resto del Reino Unido y, particularmente, de Inglaterra, donde el sí al Brexit se llevó el 53,4% de los votos. Dos años antes, en septiembre de 2014, Escocia también dijo no a la independencia, y una de las razones fue que la salida del Reino Unido no garantizaba la continuidad en la Unión Europea. En el contexto de un Brexit el 31 de octubre, la continuidad de Escocia en la UE solo se podría vehicular a través de la independencia.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente