Newtral
El equilibrio entre el derecho de reunión y la desescalada del estado de alarma
Siguiente

El equilibrio entre el derecho de reunión y la desescalada del estado de alarma

La Fiscalía defiende que las manifestaciones tienen que ser aprobadas o no según la situación específica de desescalada del lugar en donde vayan a tener lugar. Expertos en derecho constitucional niegan que el derecho esté suspendido, pero recuerdan que tienen que cumplirse las normas que rigen el estado de alarma.

EFE/Andreu Dalmau

Gente en la calle protestando, cada vez en más lugares de la geografía española, a favor o en contra de la forma de gestionar la pandemia por parte del Gobierno central. Gente, cada vez más, en la calle por el desconfinamiento progresivo en el que ya se encuentra el país. La obligación de mantener las distancias, usar mascarilla, respetar los horarios de salida a la calle y dudas que llegan al equipo de Newtral.es a traves de nuestro servicio de Whatsapp (+34 682 58 96 64) porque ¿se puede uno manifestar?

Especialistas como el catedrático en derecho constitucional Antonio Rovira son tajantes: “la declaración del estado de alarma no puede prohibir absolutamente y en todo el territorio todo tipo de manifestaciones durante todo el tiempo”.

Le secunda el también catedrático en esta especialidad, Joan Lluís Pérez Francesch: “cabe el ejercicio de los derechos fundamentales porque en ningún momento se dice (en la ley que regula este estado) que estos derechos están suspendidos”, y desde la Universidad de Sevilla, Joaquín Uría, profesor titular de derecho constitucional afirma que “definitivamente no”, hay ningún derecho fundamental suspendido desde el 14 de marzo, día en el que se declaró la situación de alarma actual. “Sería inconstitucional y un escándalo”, añade.  

Pero, ¿qué es y dónde encontramos este derecho?

El derecho de reunión y manifestación está recogido en el capítulo segundo sección primera de la Constitución.

¿Y el estado de alarma? 

En la Carta Magna también está plasmado, en el artículo 116.1:

¿Cuál es y qué dice esta ley orgánica que regula el estado de alarma?

Tenemos que retroceder hasta 1981, cuando se aprobó la “Ley Orgánica (LO) 4/1981, de 1 de junio de los estados de alarma, excepción y sitio”. Los tres primeros artículos del texto tratan disposiciones comunes a las tres opciones y encontramos los motivos para activarlos, su duración o el “derecho” a indemnizaciones. El estado de alarma se desgrana del artículo 4 al 12. 

El 4.b es el que otorga al Ejecutivo la capacidad de declarar esta situación ante “crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves”.

“Las nuevas restricciones, limitaciones a derechos deben justificarse como necesarias y proporcionales para hacer frente a la situación de pandemia, de epidemia, de crisis sanitaria prevista literalmente” en el 4.b, comenta Rovira quien también es profesor en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

El artículo 11.a de la LO afirma que el decreto de declaración del estado de alarma podrá “limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos”.

Pero, ¿puedo manifestarme?

Sí, puedes manifestarte, pero tu protesta tiene que cumplir una serie de requisitos si tienes previsto que vaya a superar las 20 personas. Imprescindible: tiene que ser notificada por la delegación del Gobierno de tu comunidad y podrá ser prohibida, según el artículo 21.2 mencionado más arriba “cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes”.

Madrid capital ha sido el foco principal de protestas contra las decisiones del Ejecutivo central durante los últimos días. Preguntamos a la delegación del Gobierno en esta ciudad sobre la cantidad de permisos para manifestaciones aprobados y denegados desde que se decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo y nos han dicho que “de momento” no pueden ofrecer respuesta “porque no hay ningún balance provisional desarrollado en esta materia concreta”. 

Con una presión cada vez mayor en la calle, la Fiscalía notificó el jueves a los miembros del ministerio Público que el actual estado de alarma o el Real Decreto del 14 de marzo con el que se declaró «no constituyen por sí mismos justificación jurídica apta y suficiente para la prohibición o propuesta de modificación de una reunión o manifestación» y recuerda los motivos ya mencionados por los que se puede suspender una protesta según el artículo 21.2 de la Constitución.

El ministerio Público lanza estas “pautas interpretativas” ante “la vista del considerable número de consultas que desde distintos órganos territoriales del Ministerio Fiscal se están planteando en relación con la interposición de recursos y señalamientos de vistas relativas al ejercicio del derecho de reunión y manifestación”. 

Señala que la evolución de la normativa aparejada a las fases de desescalada “ha de incorporarse a la toma en consideración de cada caso concreto” de solicitud de manifestación, “ajustando su lógica a las condiciones actuales” de cada territorio y de modo que se pueda analizar si va “a garantizarse de manera real y efectiva el respeto estricto a las medidas de prevención del riesgo de contagio que rigen cada una de las fases indicadas».

Esto fue lo que ocurrió, por ejemplo, con la manifestación de la Intersindical de Aragón en Zaragoza el pasado 1 de mayo. La subdelegación del Gobierno en Zaragoza la prohibió por motivos de seguridad, pero a la que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón dio luz verde al considerar los argumentos de los que hoy se hace eco la Fiscalía.

¿Están limitando o suspendiendo derechos?

Para Rovira solo el derecho a la vida es ilimitado y no puede prohibirse y los demás “se limitan y restringen para garantizar los derechos de los demás”

“Los límites y restricciones a un derecho fundamental, es decir los casos en los que puede prohibirse su ejercicio, están regulados en la correspondiente ley orgánica” sostiene, en este caso la LO de 1981, y que recoge que “para combatir la pandemia se limite, se prohíba el derecho de reunión en función del número previsible de manifestantes o en determinados lugares y en determinados momentos con la finalidad de frenar los contagios”.

“También pueden imponerse otras restricciones o condiciones como la distancia entre manifestantes, mascarillas, etc”, añade.

Por su parte, Uría comenta que “posiblemente” alguna de las normas concretas, tomadas por separado “son poco proporcionadas” y defiende que “para poder medir la proporcionalidad hace falta estar extremadamente familiarizado con los informes epidemiológicos”.

“Así que podemos intuir desproporción, pero dudo de que nadie por ahora pueda demostrarlo jurídicamente”, defiende.

Desde la UAB, Pérez Francesch cree que la declaración del estado de alarma “se ha interpretado de un manera amplia y muy generosa”.

“Quizá se podría justificar un poco por parte del Gobierno en que piensan que la ciudadanía es irresponsable, aplicar medidas duras, y una interpretación de que fuese un estado de excepción encubierto podría ser una manera de decirlo”, argumenta.

¿Puedo salir a protestar cumpliendo con el distanciamiento?

Si cumples con las medidas aprobadas para la fase de desescalada en la que se encuentre la localidad en la que tienes previsto salir, no te pueden multar. Por ejemplo, en el caso de la ciudad de Madrid, actualmente en la fase 0 “con alivios”, todavía no están permitidas las reuniones de más de 10 personas. 

Y, si sales, tendrás que cumplir con las medidas de distanciamiento y con los horarios aprobados por el Ejecutivo según tu edad y necesidades.

Según datos del Ministerio de Interior, desde la entrada en vigor del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, hay cerca de un millón de propuestas de sanción a 16 de mayo en todo el país.

Sin embargo, muchas de estas concentraciones son de vecinos, de forma espontánea o sin un responsable visible. Al no tener un convocante, las autoridades no pueden denegar la supuesta manifestación o detener a los responsables en el caso de que se incurra en algún delito.

Para el profesor Uría “quienes se manifiestan de manera programada y deliberadamente no lo comunican a la autoridad como exigen la Constitución y la Ley, porque saben que de comunicarla podrían prohibírsela por peligrosa”.

“Eso demuestra una intencionalidad en el hecho de salir a la calle sin las medidas de seguridad necesarias y arriesgarse a extender el virus en una situación de epidemia” y considera que podría ser delito según nuestro Código Penal.

“La policía no puede disolver una manifestación por el mero hecho de que sea ilegal o no se haya comunicado, hace falta constatar que lesiona otros derechos”, añade y recuerda que las fuerzas de seguridad no tienen más poder con la activación del estado de alarma, de la misma forma que su colega Rovira: “les obliga a actuar en más supuestos”, comenta el catedrático de la Autónoma de Madrid sobre las funciones policiales.

Fuentes:

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente