Newtral


Déjà vu de argumentario tras la sentencia del caso ERE
Siguiente

Déjà vu de argumentario tras la sentencia del caso ERE

El PP utiliza contra el PSOE el argumentario que los socialistas usaron contra los populares tras la Gürtel

Flickr PSOE y PP.

Siendo diferentes en tiempo, forma y contenido, los ERE y la Gürtel son dos casos de corrupción que han perseguido a socialistas y populares en los últimos años. Sin embargo, durante el tiempo en que se instruyeron las causas, la celebración del juicio y la posterior publicación del fallo los razonamientos de Ferraz y Génova han sido muy similares. 

Exigir “responsabilidades políticas”

La revelación de la sentencia de la Gürtel (1999-2005), en la que el PP fue condenado como responsable a título lucrativo, provocó la moción de censura del PSOE. Como explicó José Luis Ábalos en la sesión plenaria, la presentaron para “exigir la responsabilidad política del Gobierno” popular. 

Una responsabilidad que, según los socialistas, Mariano Rajoy no asumió al no querer dimitir de su cargo: “Esta moción nace de su incapacidad, señor Rajoy, para asumir en primera persona las responsabilidades políticas que toda España y la mayoría de esta Cámara le exigen tras el conocimiento de la sentencia de la Gürtel. Responsabilidades políticas que serían automáticas en cualquier democracia homologable a la nuestra.»

Un año y medio después, Pablo Casado ha utilizado unos términos similares para dirigirse a Sánchez, una vez se ha conocido el fallo de los ERE: “Todos esperamos que asuma su responsabilidad. Solo le pedimos el mismo baremo que tiene frente a otras formaciones políticas (….) Por este, por su coherencia, si la tiene, y por la ejemplaridad con la que basó su acceso al poder en la moción de censura debería plantearse dar un paso atrás”.

El argumento del ‘y tú más’

En la moción de censura, Mariano Rajoy respondió al PSOE con un razonamiento que hemos escuchamos también en boca del actual secretario de Organización socialista. El líder popular mencionó otros casos de corrupción de la bancada rival para menoscabar los reproches recibidos: “Señor Ábalos, ¿puede explicar a esta Cámara con qué autoridad moral hablan ustedes? ¿Con cuál? ¿Son ustedes, acaso, Teresa de Calcuta?”

Este martes, el mismo José Luis Ábalos denunciaba que la causa de corrupción en la Junta de Andalucía había sido utilizada “continua y abusivamente” por los populares para “tratar de desviar la atención de la corrupción estructural y sistémica” del PP. 

El algo de personas que ya no están en el partido

En los mismos días, el de la moción de censura de 2018 y la rueda de prensa del 19 de noviembre de 2019, Rajoy y Ábalos repitieron un argumento más: el de que los condenados no guardaban relación con el partido actual. 

Estas fueron las palabras del líder del PP: “La sentencia no ha condenado a ningún miembro del Gobierno (…) Tampoco a ninguna persona que en este momento sea militante del Partido Popular, a ninguna; las personas condenadas hace ya mucho tiempo que dejaron de serlo porque asumieron sus responsabilidades políticas”. 

Y estas las del secretario de organización socialista: “Es un caso que no afecta al actual Gobierno ni a la actual dirección del PSOE y por el que el PSOE-A ya depuró las responsabilidades políticas. Ninguno de los condenados ocupa ningún cargo público. Todos ellos lo abandonaron. Ni siquiera están afiliados como consecuencia de la depuración de responsabilidades que en su día se practicaron”.

No afecta al partido como institución

En el pleno de la moción de censura también intervino Rafael Hernando como portavoz popular para desvincular el caso de corrupción con el partido como organización: “La sentencia [de la Gürtel] exonera al Partido Popular de cualquier delito penal”. Continuaba diciendo: “La parte que exclusivamente le afecta es su responsabilidad civil en la que se explica con absoluta claridad que el partido no había conocido ni participado en el delito”. 

En esta línea, en la rueda de prensa que ofreció desde Ferraz, José Luis Ábalos afirmaba de forma tajante: “No es una caso del Partido Socialista sino de antiguos responsables de la Junta de Andalucía”.

La presunción de inocencia propia que no se respeta en el rival

Todas estas son coincidencias una vez se hizo pública la resolución judicial, pero las similitudes también se dieron en las fases previas del proceso. Tanto Rajoy como Sánchez reclamaron en su día la presunción de inocencia para sí o los miembros de su partido mientras que, en paralelo, atacaban al rival por los casos en curso. 

Tras acudir como testigo al juicio de la Gürtel, el expresidente del PP compareció en el Congreso, a petición de la oposición, para dar explicaciones sobre los casos de corrupción de su partido. Desde la tribuna, aseguró: “¿Cuándo liquidamos la presunción de inocencia? ¿Ahora ya no puede uno ni ser testigo en un tribunal?”.

Sin embargo, en la propia moción de censura contra él, Mariano Rajoy espetó antes de que se conociera fallo del caso de los ERE a la bancada socialista: “¿Cuando llegue la sentencia se van poner ustedes una moción de censura a sí mismos?”

En paralelo, en 2014, Pedro Sánchez pedía que se respetara la presunción de inocencia de los expresidentes andaluces: “El Tribunal Supremo abre la puerta a esclarecer este caso. Chaves y Griñán han manifestado su disposición a comparecer voluntariamente. Presunción de inocencia”.

Por contra, cuando lo que se estaba instruyendo era la trama Gürtel, el actual líder del PSOE emitió un mensaje distinto. En 2015, definió esta como un caso de «depravación política, de cómo el PP ha sometido las instituciones a sus fines más oscuros e ilícitos”.

1 Comentario

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente