Newtral


De cómo los grados Celsius conquistaron el mundo y la literatura a Fahrenheit
Siguiente

De cómo los grados Celsius conquistaron el mundo y la literatura a Fahrenheit

27 de noviembre de 1701. Nace el físico y astrónomo sueco Anders Celsius. En apenas 42 años años inventa el termómetro de mercurio y recrea la escala de grados Fahrenheit llevándola así al ámbito cotidiano. Aunque la escala centígrada se utiliza en la mayoría de los países, aún existen tres que no lo han adoptado: Estados Unidos, Myanmar y Liberia. Del mismo modo le ocurre a estas excepciones con el sistema internacional de unidades. El motivo, una cuestión imperial que perdura hasta la actualidad.

La historia de la gradación de la temperatura de los cuerpos es un concepto que ya se había trabajado en épocas anteriores al nacimiento de Celsius. Es más, las primeras invenciones en el ámbito vienen del siglo III a.C. con el termoscopio de Filón de un ingeniero griego de la época. A esto le siguieron muchas otras ideas e instrumentos que se fueron solidificando con el tiempo a base de prueba y error. Como por ejemplo la mezcla de termómetro y barómetro –termobaroscopio– que redescubrió Galileo Galilei en 1597 y que un siglo después uno de sus discípulos, un noble veneciano llamado Giovanni Francesco Sagredo, dividió en 360 partes, por similitud a los 360º de una circunferencia, y empezó a llamarlos con la palabra ‘grados’. 

De forma que, para cuando Celsius intentó a principios del siglo XVIII encontrar una nueva forma de mejorar el sistema, este ya existía y funcionaba. Es más, competía con dos tipos de graduaciones recientemente conocidas: la escala termométrica del físico alemán Daniel Gabriel Fahrenheit, basada en 180 grados divididos entre el número 32 y el 212, siendo los 32ºF el punto de congelación y los 212ºF el punto de ebullición del agua, y la escala del francés René Antoine Ferchault de Réaumur, calibrada con un único punto fijo y divisiones basada en la expansión del termométrico que después se demostró errónea, porque se había confundido el punto de ebullición del agua con los 80º.

¿Que propuso Celsius? Sustituir la escala del científico alemán por otra con un manejo más sencillo. Así fue como se creó al escala centesimal, que iba de los cero grados -punto de ebullición del agua- a cien -temperatura de congelación del agua a nivel del mar-. De esta manera, cuando la temperatura descendía significaba que aumentaba el calor, al contrario de como es conocido actualmente. Tres años después un compañero y compatriota científico, Carl von Linné, invierte la escala tal y como es en la actualidad. 

A partir de entonces los grados de Celsius pasaron a ser de uso normal. No obstante aún hoy existen países que no han adoptado esta unidad. Este es el caso de Estados Unidos, Myanmar (antigua Birmania) y la república de Liberia, que mantienen la escala Fahrenheit para referirse a la temperatura o el clima. ¿Las razones actuales? El mantenimiento de la conveniencia y economía en el ámbito científico, tecnológico y de intercambio con otras naciones. El antecedente histórico estaría en la Guerra de los 30 años, de 1618 a 1648, en la que varias naciones de la Europa Central se enfrentaron en inicio por un conflicto político-religioso entre partidarios de la reforma y la contrarreforma para acabar en razones de equilibrio político y hegemonía europea. Fahreheit y Celsius quedaron en bandos contrarios y soluciones muy distintas dentro de la Paz de Westfalia.

Aún así, ya se han dado avances. Por ejemplo, en Estados Unidos las botellas de refrescos o el vino que se venden por litros, las medicinas en miligramo, hecho que hace que también se les diferencia porque no forman parte del total del sistema internacional de unidades básicas

Sea como fuere el hecho es que el valor de los grados de Celsius se validó en los hogares de forma prácticamente mundial. Pero no el ámbito científico, ya que la escala centígrada está desplazada por la escala de Kelvin, ideada en 1848 por Lord Kelvin, y que comienza en el cero absoluto, de los -273 a los 15º y tampoco el literario, con Farenheit 451 la obra publicada en 1953 por Ray Bradbury – unos 232,8ºC, la temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arden- .

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente