Newtral


David Olivas: Escribir fotografías y ser joven
Siguiente

David Olivas: Escribir fotografías y ser joven

Esta entrevista es parte del reportaje ‘Ziteratura: conversaciones con las firmas de la Generación Z‘ 

David Olivas | (Luis H. Rodríguez)

David Olivas, de 23 años, es de estatura media, quizás tirando hacia abajo. Delgado y con una vista caída, su fama es consecuencia de su fotografía: tonos anaranjados y mucha calle. “Personalmente, la fotografía y la novela no los veo tan distintas: al final, estoy contando una historia”, confiesa el autor. En la página de su novela en Planeta, se puede leer una crítica del ex ministro de Cultura Máxim Huerta, que la define como una película: “Siempre tiendo a imaginármelo e intento que sea muy visual”.

Está esperando, de pie, a las puertas de una cafetería de esas que desde fuera llaman la atención a pocos metros de Alonso Martínez. Su primera reacción es sonreír y ofrecer la mano para un apretón, apartando los dos libros que lleva a la otra mano. La sonrisa parece estar siempre presente, incluso cuando pide un zumo de naranja. Es temprano. Revisa los dos ejemplares que ha traído: Serendipia, un poemario que aúna sus dos amores (escribir y la fotografía), y La misma brújula, una novela de la que denota un especial orgullo. Ambos ejemplares llevan su firma.

En la actualidad, Olivas adelanta que está trabajando en otra novela con la diferencia de que esta es la primera para “adultos”. “Es muy necesario escribir para sanar muchas cosas: muchos momentos que vives que, cuando los escribo, los termino”, explica el escritor que parece estar ve la literatura como “un parche”, sobre todo porque escribe sobre lo que lo que le emociona. “Nace de algo que me ha tocado”.

“El pasado me inspira, es donde están las historias más importantes”, admite Olivas quien explica que la obra que está escribiendo surge al ver las cartas de su abuela. “Muchas historias están a nuestro lado y no nos damos cuenta”.

“Estoy muy orgulloso de ser joven”

Olivas pertenece a la denominada Generación Z que, junto con los millenials, ha sido una de las más criticadas. Quizás porque toca, puede que con razón, pero “en esta hay un cambio”. “La gente joven se ha dado cuenta de que puede conseguir muchas cosas: hablan de cosas que antes estaban silenciadas, está influyendo en la gente”, aventura el autor quien, sin estar de acuerdo “con ponerle etiquetas a todo”, está “muy orgulloso de ser joven”.

David Olivas | (Luis H. Rodríguez)

Sí admite que la edad puede afectar “a la concepción que tiene la gente de ti, no confían en que puedas hacer grandes cosas”, aunque en su caso (como con el resto de entrevistados) ya ha publicado dos obras antes de llegar a los 25 años. “Ser joven te hace contarlo de manera más bestia, ya no sincera, pero más transparente y con menos miedo”.

“Las redes (sociales) han jugado un papel fundamental porque es una forma de compartir”, declara el escritor que, además, esgrime que “ahora se hacen muchos más libros que antes”. En el caso de España, el número de libros editados lleva aumentando desde 2013 cuando se editaron poco más de 75.000 títulos hasta los más de 89.000 en 2017. A pesar de lo positivo del mensaje, Olivas sí cree que “ahora estamos bombardeados por la variedad”.

Hay momentos en los que me agobio cuando me llega un libro porque aún no me he terminado otro, mientras tanto esto enganchado a una serie pero quiero ir al cine y de repente me acuerdo de un disco que acaba de salir…”, relata el escritor que confiesa que “al final” no disfruta “de lo que hay”. “Ya no es como antes que dedicabas una semana a un libro y solo eso”.

“Reivindicar algo es muy importante, sobre todo ahora”

David Olivas es hijo de su tiempo y eso, entre otras tantas cosas, le lleva a pensar que “el mensaje es lo principal porque es lo que vas a dejar en la persona”. “Reivindicar algo, siempre de una forma limpia y transparente, es muy importante; sobre todo en estos momentos”, explica el escritor cuando surge el tema del feminismo y los movimientos sociales que viven en el día a día de la juventud.

Pero siempre hay alguien que habla de “politización” o “ideologización” de las obras, ¿verdad? “Al final, nosotros seguiremos escribiendo”, afirma tajante. Olivas cree que “quien no escucha” no puede tampoco entender, algo que es “necesario” en la actualidad, aunque “en este país casi no se entienda nadie”. “El negar algo que está pasando es ponerse una venda en los ojos y puedes intentar no verlo, pero creo que estamos en un momento en el que se está haciendo mucho ruido”.

David Olivas | (Luis H. Rodríguez)

Elisa Levi: Folios en blanco y angustias juveniles | Lucía Díaz-Tejeiro: Filosofía, sobre escenarios | Diego Bergasa: Amor y política surfean versos

 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente