Newtral
El coronavirus en Corea del Sur: cómo la transparencia y la tecnología pueden salvar vidas
Siguiente

El coronavirus en Corea del Sur: cómo la transparencia y la tecnología pueden salvar vidas

Desde pruebas en el coche hasta rastreo por GPS, los coreanos han afrontado la crisis de la COVID-19 con métodos innovadores

EFE/EPA/Yonhap

Con una población de 51 millones de personas, Corea del Sur cuenta con más de 8.300 casos confirmados por coronavirus y es hoy el quinto país con más infectados en todo el mundo después de España. Tras pasar de 31 enfermos a 7.513 en veinte días, el 8 de marzo logró estabilizar la crisis y situarse por detrás de China, Italia e Irán. Cinco días después, por primera vez desde la aparición del brote, Corea del Sur registró más casos recuperados que nuevos. En la contención de la epidemia, la unión entre la tecnología de vanguardia y la transparencia de las instituciones desempeñan un papel trascendental.

¿Cuándo se detectó el primer caso?

El primer caso confirmado en Corea del Sur se reportó el 20 de enero. Una mujer proveniente de la ciudad china de Wuhan, epicentro del brote de coronavirus, dio positivo 24 horas después de entrar en el país por el aeropuerto internacional de Incheon. El mismo día que se detectó la eclosión, el Gobierno elevó el nivel de alerta de enfermedades infecciosas de azul a amarillo. Un mes después, tras triplicar en un día la cifra de casos confirmados y rebasar la barrera del centenar, Corea del Sur superaba a Japón como el país con el segundo brote más virulento.

La zona cero surcoreana se encuentra en la ciudad de Daegu, a unos 230 kilómetros al sureste de Seúl. Con más de 7.200 infecciones, acumula el 87% del total de los casos del país, según informó este lunes el Centro de Control y Prevención de Enfermedades Contagiosas de Corea (KCDC). Daegu es la cuarta ciudad más grande del Estado, con una población de 2,5 millones de personas.

Los templos religiosos son uno de los principales focos de contagio en Corea del Sur. La secta cristiana Shincheonji, señalada por las autoridades gubernamentales como la mayor responsable de la propagación de la epidemia, es el origen del 80% de los positivos en el país.

En febrero, el Gobierno surcoreano designó las ciudades de Daegu y Cheongdo como “zonas de cuidados especiales”, cerró todas las bases militares del país y recomendó a las iglesias que anularan las misas. Las clases aún hoy permanecen suspensas.

¿Qué medidas se han adoptado?

“Hay dos valores que consideramos fundamentales”, declaraba el viceministro de Salud, Kim Gang-lip, en una rueda de prensa la semana pasada. “El primero, garantizar la participación ciudadana mediante la transparencia. El segundo, respetar el pensamiento creativo y utilizar tecnología punta para desarrollar los métodos de respuesta más eficaces”.

La combinación entre transparencia y tecnología es una de las claves del modelo surcoreano. Además de realizar sesiones informativas dos veces al día, el Gobierno y las autoridades sanitarias publican información de los nuevos casos de forma regular, incluida la ubicación GPS en tiempo real de las personas enfermas.

La tecnología de vanguardia permite que las autoridades y la población puedan colaborar para reducir la propagación del virus. La localización de los individuos contagiados proporcionada por el Gobierno se recopila en aplicaciones para móviles y páginas web desarrolladas por voluntarios. El portal CoronaMap.site, por ejemplo, ofrece un seguimiento actualizado de la ruta de las personas infectadas y la cifra de casos activos. Cualquier usuario puede comprobar la cantidad de pacientes confirmados, el número de recuperaciones completas y las zonas denominadas “de riesgo”.

“Creé CoronaMap para entregar los datos a la gente”, explica su desarrollador, Lee Dong-hoon, en una entrevista de Ewha Voice. Su web análoga, MaskMap.site, muestra información relativa a los suministros de mascarillas por farmacia. También existe una versión en inglés.

Capturas de pantalla de CoronaMap.site y de MaskMap.site | Newtral.es

La información de los individuos contagiados se obtiene de las entrevistas que mantiene cada paciente con el personal clínico de los KCDC. Los datos se cotejan y se completan posteriormente con recursos extraídos de sus tarjetas de crédito o de la identificación facial de las cámaras de seguridad de la vía pública. Estas medidas permiten que, una vez se detecte un positivo en un paciente, el Ministerio de Salud pueda notificar a todas las personas que hayan podido establecer un contacto previo con el enfermo.

“Al principio entrevistamos a los pacientes e intentamos recopilar información, insistiendo en que de ello depende la salud y la seguridad de mucha gente. Luego, para completar la información que tal vez no haya querido decirnos, y también para verificar la entrevista, usamos datos GPS, imágenes de cámaras de vigilancia y transacciones con tarjeta de crédito. Así podemos recrear su ruta un día antes de que aparecieran sus síntomas”, explica a la BBC el funcionario Goh Jae-young.

Con respecto a las pruebas, la innovación tecnológica también juega un rol vital. Los puntos de testeo drive-in, realizados sin necesidad de salir del automóvil, alivian la carga de los hospitales y minimizan el riesgo de contagio de los trabajadores sanitarios. El proceso dura 10 minutos y no tiene coste económico para el usuario. Cada uno de estos puestos tiene la capacidad para atender a un centenar de personas al día y los resultados se revelan en 48 horas.

¿Cuál es la situación actual?

Corea del Sur reportó este martes 84 nuevos casos de coronavirus, diez más que en la víspera, tras la aparición de un brote en una iglesia protestante cercana a Seúl. El país suma 8.320 contagios en total, de los cuales 6.838 siguen activos.

Pese al incremento, Corea del Sur ha reducido de manera significativa el número de nuevos infectados desde el 6 de marzo, cuando se registró un pico de 518 positivos. Por tercera jornada consecutiva, ha reportado menos de 100 nuevos enfermos. De los 84 casos del martes, solo 37 se registraron en Daegu y en la provincia circundante de Gyeongsang del Norte.

Por primera vez desde el 18 de febrero, el foco del sureste no es el punto del país que registra la mayoría de los nuevos contagios. Fue en la región capitalina, donde residen 26 millones de personas –más de la mitad de la población surcoreana–, en la que se detectaron un mayor número de positivos. En concreto, 44 nuevos enfermos.

Kim Gang-lip reconoció este martes que el Gobierno necesita “debatir en profundidad” antes de decidir si prohíbe reuniones de tipo religioso. Igualmente, ante el aumento de positivos de personas procedentes de otros países, el viceministro de Salud anunció que “todo individuo que llegue desde el extranjero” tendrá que someterse a “medidas especiales” a partir del jueves, sin precisar más detalles.

1 Comentario

  • Es verdad que la proliferación de videos que se está produciendo, puede afectar al funcionamiento de la red, con el consiguiente problema para las instituciones y organismos oficiales?
    Lo ha dicho, en alguna de sus comparecencias, el Presidente del Gobierno?

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente