Newtral
“De la España vaciada sale la vida para las ciudades”: relatos de la cuarentena desde la aldea
Siguiente

“De la España vaciada sale la vida para las ciudades”: relatos de la cuarentena desde la aldea

Una pastora, una enfermera, una médica, un matrimonio de ganaderos y un alcalde hablan desde sus respectivos pueblos o aldeas sobre el estado de alarma. Allí, la vida en cuarentena es diferente a la de ciudad



Iván nació la semana pasada en Valcuende, una aldea de León en la que solo viven sus padres y 60 vacas. Es el primer bebé en 64 años. La veterinaria rural y escritora María Sánchez —autora de Tierra de mujeres, un ensayo sobre la realidad del medio rural— le escribió una carta que decía: “Hoy, en un país en el que la mayoría marcha al hospital para morir, tú marchaste para nacer. No escondas y no te avergüences nunca de donde vienes. Aunque sea un lugar minúsculo y lejano, aunque no viva apenas gente, aunque hables más con los terneros y los pájaros, no les des a nadie la oportunidad del desprecio”.

La España vaciada, término que acuñó Sánchez, vive estos días un confinamiento idéntico, en términos políticos, al de las grandes ciudades, pero diferente en cuanto a la realidad material: dificultad para acceder a internet, hospitales o centros de salud solo accesibles en coche, y una población que, en muchos casos, subsiste gracias a la ganadería y agricultura.

La veterinaria rural y escritora María Sánchez | Foto: cedida por ella

“Urbanocentrismo”

Virginia Hernández es la alcaldesa de San Pelayo (Valladolid), un pueblo de 49 habitantes. En conversación con Newtral.es, Hernández se pregunta “qué sentido tiene trasladar de manera idéntica los protocolos elaborados desde Madrid a lugares como San Pelayo”: “Ha habido casos en los que la gente tiene que justificar, ante Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por qué va a dar de comer a su caballo a la vez que veíamos imágenes del metro de Madrid lleno de gente. Aquí hay que seguir dando de comer a los animales”.

Esto, según la alcaldesa, ejemplifica que la política central no tiene en cuenta todas las realidades que existen en un mismo país. La veterinaria y escritora María Sánchez critica el “urbanocentrismo”: “Medidas o políticas que tienen sentido en las grandes ciudades pero quizá no tanto en aldeas”.

Virginia Hernández, alcaldesa de San Pelayo (Valladolid) | Foto: cedida por ella

Francisco Sánchez, alcalde de Serradilla (municipio de 1.500 habitantes en Cáceres), destaca la importancia de traducir la burocracia administrativa a la realidad de los diferentes territorios: “Hemos adaptado los textos de los reales decretos porque, en muchos casos, es un lenguaje difícil de comprender que dificulta saber con exactitud qué va a seguir abierto y qué no”.

“En el caso de Serradilla, hemos elaborado textos que son más concretos: ‘Permancerán cerrados el bar, el museo, el hogar del pensionista…’ o ‘Suspendemos la procesión de Los Faroles y la carrera ciclista 4 Lobos’. Le hemos dicho a los vecinos y vecinas cómo les afecta personalmente”, dice el alcalde de esta localidad a Newtral.es.

“Hay gente a la que no se le está permitiendo ir a su huerto porque se considera ocio. ¿Desde cuándo comer y decidir qué quieres comer es una cuestión de entretenimiento?”, critica María Sánchez en conversación con Newtral.es. “No es ‘echar un rato en el huerto’, como si fuese un juego, es que hay gente que come de ese huerto. La soberanía alimentaria es un derecho”, añade la veterinaria.

Almudena Rodríguez reside en Argañín de Sayago (Zamora) desde 2010, cuando se trasladó desde una ciudad vasca para dedicarse a la ganadería. Esta pastora explica a Newtral.es que “la vida no ha cambiado mucho”: “En un pueblo de poco más de 50 habitantes, todo sigue igual: tengo que salir con mis ovejas a pastorear y sigo estando sola en el monte”.

Esta pastora teme cómo le afectará una posible crisis económica: “Yo hago corderos lechales, que se utilizan mucho para asadores. Como se ha quedado todo paralizado, la restauración también, ya esto nos está afectando”.

La pastora Almudena Rodríguez, de Argañín de Sayago (Zamora), junto a su rebaño de ovejas | Foto: cedida por ella

Este también es el caso de Jenara Moro y Joaquín López, un matrimonio oriundo de Boada, un pueblo de 300 habitantes en Salamanca. Dedicados a la ganadería y a la agricultura, Jenara y Joaquín temen la crisis posterior que se avecina: “No somos ya capaces de vender ni los tostones, ni los lechazos, ni los terneros. Tenemos la producción pero no somos capaces de venderla porque no hay demanda”.

Almudena cree que esta crisis sanitaria podría suponer un cambio de paradigma: “Ojalá esto ayude a pensar que se puede vivir de otra manera sin necesidad de estar en una ciudad, y que la España vaciada merece la pena porque que es donde se producen los alimentos y de donde sale la vida para las ciudades”.

María Sánchez comparte esta visión y habla de “ruralizar las políticas y las instituciones”: “La producción local puede alimentar a las ciudades, las instituciones deberían echar mano de ese comercio de cercanía”.

Aislados… sin internet

“Tenemos hijas fuera y no podemos comunicarnos con ellas muchas veces porque no hay cobertura de internet. En ese sentido, sufrimos las consecuencias del aislamiento mucho más”, señala Joaquín desde Boada.

Según el último informe sobre cobertura de banda ancha en España (2018), elaborado por el Ministerio de Economía, el despliegue de fibra óptica llega a un 32,6% de los hogares de las zonas rurales.

En San Pelayo, dice su alcaldesa Virginia Hernández, la situación no es óptima “pero tampoco tiene el peor de los escenarios posibles”: “Mis padres, por ejemplo, pueden hacer videollamadas: tienen 4G en el móvil y más o menos les da. Pero no podrían ver Netflix o alguna plataforma similar porque la conexión no da para eso”.

Esto no solo supone una barrera para acceder al consumo de entretenimiento, sino que tiene implicaciones educativas y sanitarias: “Hay pueblos en los que los niños y adolescentes no pueden tener clases online por la falta de acceso a internet”, apunta Hernández.

Cecilia Camero, médica de atención primaria en los municipios segovianos Santa María la Real de Nieva y Nava de la Asunción, explica que “a pesar de que en muchos sitios se está implementando la receta electrónica”, en lugares como los que ella atiende es “prácticamente imposible”: “Algo que se podría solucionar de manera telemática, obliga a los pacientes a acudir a un centro de salud”, afirma en conversación con Newtral.es.

Jenara, ganadera en Boada, también apunta esta dificultad: “Aquí a veces cuesta incluso poder hablar por teléfono con tu médico porque hay días en que ni siquiera tenemos cobertura en el móvil”.

Personal sanitario rural

Elisa Cerillo, también habitante de San Pelayo (Valladolid), trabaja como enfermera en un hospital. Su planta “de cirugía y trauma”, cuenta a Newtral.es, ha sido transformada en una planta para enfermos de coronavirus: “Psicológicamente ha sido muy duro adaptarnos a todo esto porque no hemos tenido formación. La formación ha sido entre compañeros, es decir, autoformación”.

La enfermera Elisa Cerrillo, habitante de San Pelayo

“El trabajo de los médicos de atención primaria en el rural apenas está reconocido”, afirma a Newtral.es Hermenegildo Marcos, vocal de Médicos Rurales de la Organización Médica Colegial (OMC) y médico de tres pueblos zamoranos (Fuentespreadas, El Piñero y Cuelgamures) que juntos suman 600 habitantes.

“Los focos están puestos en los hospitales, en los servicios de urgencias y en las UCIs. Su labor es muy importante y están al límite de sus fuerzas, pero no es menos ciertos que los médicos rurales hacemos una labor de contención de pacientes, evitando que se desborden aún más los hospitales”, añade Marcos.

Hermenegildo Marcos, médico rural en tres pueblos de Zamora | Foto: cedida por él

Tanto Cecilia Camero, médica rural en Segovia, como Hermenegildo Marcos apuntan a “cierta falta de recursos básicos”: “Los buenos equipos de protección individual (EPI) son escasos. Estábamos utilizando los que teníamos de cuando la crisis del ébola, pero se están acabando. Hay pacientes que nos han hecho batas con bolsas de basura”, explica Marcos.

Camero señala que en su centro de salud “están aguantando”: “De momento tiramos con lo que tenemos, pero también estamos aguantando de momento porque hacemos reciclaje de algunos equipos de protección. Por eso y por las donaciones de algunas empresas y asociaciones de la zona”.

3 Comentarios

  • No entiendo que un país como España, uno de los más en kilómetros de fibra óptica de todo el mundo y de la mejor red, tengamos que estar en esta situación.
    Los admiramos a todos los que están en la »España vaciada», según nuestro presidente actual.
    Gracias a toda la población de ganaderas y ganaderos, pastoras y pastores, etc….que estáis sufriendo la política de corrupción y parasitos políticos (indiferente color político), de tantos años en este país. Un abrazo a todos!!!!

  • El verano pasado estuvimos conociendo esa zona, quede impresionada por las personas que conocí, por su vida tan aparentemente sencilla y tan ejemplar, tanto que aprender de todos ellos!!gracias por el reportaje.

  • Excelente reportaje, tratando un tema sobre las peculiaridades de las zonas rurales, y que los urbanitas solemos menospreciar. Me ha gustado mucho lo que dice la veterinaria María Sánchez » no les des a nadie la oportunidad del desprecio”. Pues hemos sido muy dados, los que vivimos en las urbes, a subestimar e infravalorar a estas personas que viven en pequeños pueblos. Y ahora, con esta situación, se les agrava un poco más a ellos que a los que más nos quejamos siempre por todo, se ha caído wassat, no hay luz, no hay agua, he tenido que hacer mucha cola.. etc… A ver si esto nos hace recapacitar un poco a los urbanitas de las necesidades de los pueblos, aunque lo dudo mucho, y pedimos a los gobernantes que mejoren estos sistemas de vida y gasten más en ellos y menos en nuestras ciudades que tenemos de todo y en bastante abundancia, aunque siempre nos parecera poco lo que tenemos.
    Enhorabuena por el excelente reportaje y el video

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente