Newtral


Cómo adquirir y perder la nacionalidad española: verificando las mentiras de un vídeo viral
Siguiente

Cómo adquirir y perder la nacionalidad española: verificando las mentiras de un vídeo viral

Nos habéis preguntado por ESTE VÍDEO que circula por Twitter:

Se puede ver cómo una señora, en un comercio, insiste en que «para ser español tendrías que ser de padre y madre española» o que «los DNI y los pasaportes igual que se dan, se quitan», en referencia a los extranjeros. Vamos a verificar estas declaraciones.

«Para ser español tendrías que ser de padre y madre española»

La primera declaración es que para ser español habría que ser de padre y madre española. Es FALSO. Existen fórmulas en la legislación española por las cuales un extranjero puede adquirir la nacionalidad española sin tener padre o madre española, como por ejemplo si ha residido en España durante diez años de forma legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición de nacionalidad dos años para los nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o personas de origen sefardí, entre otros ejemplos. Vamos por partes.

Hay varias formas de adquirir la nacionalidad española, tal y como especifica el Ministerio de Exteriores. La primera es la «nacionalidad para españoles de origen», la segunda es la «nacionalidad por posesión de estado», la tercera «nacionalidad por opción» y las dos últimas «por residencia» y «nacionalidad por carta de naturaliza».

La primera, la «nacionalidad para españoles de origen», comprende «los nacidos de padre o madre española, los nacidos en España cuando sean hijos de padres extranjeros si, al menos uno de los padres, ha nacido en España (se exceptúan los hijos de diplomáticos), los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecen de nacionalidad (apátridas), o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad, los niños nacidos en España de cuyos padres se desconoce la identidad (se presumen nacidos en España los menores cuyo primer lugar de estancia conocido sea territorio español) y, por último, son también españoles de origen los menores de 18 años que sean adoptados por un español. Si el adoptado es mayor de 18 años, podrá optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a partir de la constitución de la adopción».

La segunda opción es la «nacionalidad por posesión de estado», es decir,  «aquella persona que haya poseído y utilizado esta nacionalidad durante diez años, de forma continuada, de buena fe (sin que tenga conocimiento de la situación real, es decir, de que no es español en realidad), en base a un título inscrito en el Registro Civil. Esta persona, «deberá haberse comportado teniéndose a sí mismo por español, tanto en el disfrute de sus derechos como en el cumplimiento de sus deberes en relación con órganos del Estado español», explica el Ministerio.

Por otro lado, la tercera opción, es la nacionalidad «por opción». Es la que se ofrece a extranjeros que se encuentran en determinadas condiciones, para que adquieran la nacionalidad española. Por ejemplo, «aquellas personas que estén o hayan estado sujetos a la patria potestad de un español o aquellas personas cuyo padre o madre hubiera sido español y hubiera nacido en España», entre otros.

Después se encuentra la «nacionalidad por residencia», que para que sea concedida exige «la residencia de la persona en España durante diez años de forma legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición» de nacionalidad, aunque existen casos en los que el período de residencia exigido se reduce. Por ejemplo, cinco años en caso de ser una persona refugiada, dos años para los nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o personas de origen sefardí o un año para personas que hayan nacido en territorio español, los que no han ejercido debidamente su derecho a la nacionalidad por opción, el que haya estado en guarda o acogimiento de un ciudadano o institución española por dos años consecutivos… 

 

«Los DNI y los pasaportes igual que se dan, se quitan»

Esta la segunda declaración, en referencia a los extranjeros que han adquirido la nacionalidad. Es cierto que se puede perder la nacionalidad, pero solamente si cumplen tres requisitos. 

El primero es que después de adquirir la nacionalidad española utilizan durante un plazo de tres años la nacionalidad a la que hubieran renunciado al adquirir la española.

El segundo es que entren voluntariamente al servicio de las armas o ejerzan un cargo político en un Estado extranjero contra la expresa prohibición del gobierno.

Y el tercero y último, cuando una sentencia declare que el interesado incurrió en falsedad, ocultación o fraude en la adquisición de la nacionalidad española.

Por lo tanto, se puede perder la nacionalidad, pero para ello se deben cumplir alguno de estos requisitos.

Relacionados

Más vistos

Siguiente