Newtral


El hombre que dio forma a The Beatles
Siguiente
El 11 de febrero de 1963, The Beatles pasaron 10 horas en los estudios. Lo que tardaron en grabar su primer disco, Please, please me. Con la canción homónima y Love me do como principales hits, llegó a ser número uno en ventas. La Beatlemanía había comenzado.

El hombre que dio forma a The Beatles


Brian Epstein fue, de forma un tanto casual, el manager de los ‘Fab Four’ que aseó la imagen de Lennon, McCartney, Harrison y Starr para lanzarles al estrellato

19 de septiembre de 1934. Nace en Liverpool (Inglaterra) Brian Epstein, el manager de The Beatles, probablemente la banda más famosa de todo los tiempos. Epstein dibujó la imagen de la primera etapa del grupo, logró su contrato con EMI y organizó sus giras mundiales. Moriría en 1967.

Epstein, hijo de una familia de comerciantes de la ciudad del Mersey, se hizo cargo de la tienda de música familiar. Actor frustrado y de carácter apocado -era homosexual, en una época en la que serlo estaba perseguido por la ley-, supo de The Beatles a través del Mersey Beat, la revista de la escena música local, hasta que se decidió a ir a ver a la banda a su local habitual, The Cavern. Tras meses de contacto, el 3 de diciembre de 1961 propuso a la banda, formada entonces por John Lennon, Paul McCartney, George Harrison pero no aún Ringo Starr: su batería era Pete Best, ejercer como manager. The Beatles aceptaron. Era enero de 1962. Su vínculo duraría hasta 1967.

Entre las primeras medidas que tomó Epstein dentro de la banda fue asear su imagen. Las chaquetas de cuero de la banda dieron paso a los trajes de corbata y a los botines. Lennon, que no se sentía cómodo bajo ese atuendo, solía desabrocharse el botón del cuello de la camisa en señal de rebeldía. Tras fracasar en varias audiciones -entre ellas la todopoderosa Decca, que rechazó a The Beatles porque, dijeron, “los grupos con guitarras han pasado de moda”-.

Poco antes de la audición para EMI, Epstein despidió al batería de la banda, Pete Best, para dar paso a Ringo Starr. La decisión tuvo sus consecuencias, el menos entre los fans. Ringo llegó a ser agredido en una actuación. El grito “Ringo never, Pete Best forever” acompañó al grupo durante un tiempo. Una última gira por Hamburgo, donde el grupo se hizo a sí mismo antes de la llegada de Epstein, fue la previa a su primera cita oficial en los estudios de Abbey Road.

El 11 de febrero de 1963, The Beatles pasaron 10 horas en los estudios. Lo que tardaron en grabar su primer disco, Please, please me. Con la canción homónima y Love me do como principales hits, llegó a ser número uno en ventas. La Beatlemanía había comenzado.

El éxito

The Beatles se convirtieron en un fenómeno mundial en cuestión de meses. Epstein, que nunca había sido manager de ningún grupo, se vio desbordado. En realidad, muy pocos no se hubieran visto desbordados por la tarea. El manager de The Beatles negocio contratos que dejaban más margen a la compañía que a sus miembros. Esas negociaciones, no obstante, tenían algo de razonable: no existían precedentes para una banda como los ‘Fab Four’.

Epstein, además, tenía que soportar el sarcasmo de sus representados, cuando no sus burlas, algunas de ellas vinculadas a su condición de homosexual. En 1964 publicó su autobiografía, A cellar full of noise (Una bodega llena de ruido, en referencia a The Cavern). Lennon, con una ironía dolorosa, la retituló como A cellar full of boys (Una bodega llena de chicos).

Epstein guio a The Beatles durante sus giras mundiales. La última de ellas fue, de alguna forma, el principio d su fin. Una desastrosa visita a Manila (Filipinas), en la que The Beatles se ausentaron de una fiesta preparada por Imelda Marcos y acabaron expulsados del país, terminó de decidir a los ‘Fab Four’: dejarían de tocar en directo. Las razones eran musicales: ni la tecnología les permitía sonar bien sobre el escenario -en ocasiones, ellos mismos no podían escucharse- ni les ayudaba a mejorar musicalmente. El 29 de agosto de 1966, The Beatles dieron el último concierto de sus giras mundiales.

La caída

Sin poder organizar conciertos, la labor de Epstein se redujo la gestión de contratos. Y el contrato que le unía a The Beatles, firmado e 1962, expiraba en 1967. Epstein, que había comenzado a consumir ansiolíticos y barbitúricos sin control médico, empezó a sospechar que la banda quería prescindir de sus servicios. Que proyectos como Sgt Pepper’s o Magical Mistery Tour se desarrollasen sin él, y que The Beatles se hubieran acercado al orientalismo a través del Maharishi Mahesh Yogi, sumado al abuso de drogas, le hicieron caer en depresión.

El 27 de agosto de 1967, Brian Epstein fue hallado muerto en su domicilio de Londres. Le encontraron en su habitación. Había consumido barbitúricos y alcohol. Una mezcla que resultó letal, pero que según la investigación la muerte fue accidental.

En el momento de su muerte The Beatles estaban en Bangor (Gales), en un retiro espiritual con el Maharishi Mahesh Yogi. Epstein tenía atención de acudir al mismo retiro a finales de aquel mes.

The Beatles no acudieron al funeral de su manager para evitar aglomeraciones que incomodaran a la familia. Treinta años después, en 1997, Paul McCartney reconoció su importancia: “Si hubo un quinto beatle, ése fue Brian”.

Fuentes:
-The Complete Beatles Recording Sessions (Mark Lewisohn)
-Anthology (The Beatles)

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente