Newtral
Bifurcación en Cantabria
Siguiente

Bifurcación en Cantabria

El ‘no’ del único diputado del PRC a la investidura de Pedro Sánchez tuvo un efecto inmediato en las relaciones del bipartito que gobierna en coalición en Cantabria

Foto: PRC

El acuerdo de coalición del PSOE y PRC que facilitó el gobierno en Cantabria de Miguel Ángel Revilla hace aguas. El voto del diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) en contra de la investidura de Pedro Sánchez tuvo una respuesta inmediata por parte de los socialistas desde que anunció su decisión el pasado viernes. Este miércoles, el pacto del bipartito cántabro afronta una jornada clave para su continuidad pues la Ejecutiva del PSOE cántabro analizará las consecuencias en clave regional del divorcio en escala nacional.

Lo más importante

La sintonía entre el PRC y el PSC-PSOE ha puesto a Revilla al frente del Gobierno regional en un total de cuatro periodos (2003-2007; 2007-2011; 2015-2019 y 2019 hasta la actualidad). En el mandato vigente, que suma mayoría absoluta, los dos partidos cerraron un acuerdo en junio pasado en el que se comprometían a “llevarse bien y ser compañeros leales”. En él, según se informó en ese momento, se incluía el pacto firmado en Madrid entre el PSOE y el diputado nacional del PRC, José María Mazón, con compromisos de inversiones pendientes y para la investidura (fallida de julio) de Sánchez. 

Por este motivo, el vicepresidente autonómico y líder de los socialistas en Cantabria, Pablo Zuloaga, ha considerado en declaraciones a El País, horas antes de reunirse con la ejecutiva del partido: “El pacto lo ha roto hoy mismo el Partido Regionalista, no el PSOE”.

¿Cuál es el contexto?

La ruptura de esa alianza monolítica entre el PRC y el PSC-PSOE tiene su origen en el contenido del acuerdo entre los socialistas y ERC para que los republicanos catalanes se abstuvieran. La ausencia de referencias a la Constitución y la inclusión de la “validación democrática” de los acuerdos en Cataluña resultaban “inasumibles” para los regionalistas cántabros, que arguyeron haber salido en defensa del principio de igualdad entre las autonomías.

Ahí empezó el juego de tira y afloja entre los dos partidos. Primero llegó el órdago socialista del viernes: daría por rota la coalición autonómica si el PRC decidía no “rectificar”, a lo que Mazón contestó el sábado desde la tribuna del Congreso que podrían contemplarlo siempre que Sánchez obligara a ERC a no rebasar la Constitución. Mazón añadió que a pesar de ello, para el PRC los acuerdos firmados seguían “vigentes”. En la votación de este martes, que dio finalmente luz verde a la investidura de Sánchez por mayoría simple de dos apoyos, Mazón escenificó su ‘no’ a Sánchez por segunda vez. “Si lo que se acordase (en la mesa de diálogo) lo votásemos todos los españoles, votaría sí (a la investidura)», dijo Mazón.

¿Qué hay que tener en cuenta?

En este escenario, el Partido Popular recogió el guante. Su propio líder, Pablo Casado, anunció el sábado que su formación apoyará a Revilla si el PRC pierde el apoyo del PSOE. “Si retira su apoyo al gobierno de Revilla, se lo daremos nosotros para dar estabilidad a Cantabria”, añadió Casado. Sánchez aprovechó la réplica a Mazón de la primera votación de investidura para remarcar: “No creo que tenga interés en gobernar con el PP”. En las autonómicas del 26 de mayo, el PRC consiguió 14 escaños en el Parlamento de Cantabria; el PP, 9, y el PSOE, 7.

#Fact 

En Cantabria, la dupla del PRC y el PSC-PSOE se extendió y reeditó tras las elecciones del 26 de mayo en municipios como Torrelavega, Camargo, Laredo, Santoña o Noja.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente