Newtral


Así se produjo el brote de listeriosis: preguntas y respuestas
Siguiente

Así se produjo el brote de listeriosis: preguntas y respuestas

Al menos 200 afectados y dos personas fallecidas, a falta de confirmar que las dos mujeres que sufrieron un aborto espontáneo por listeria se hayan visto afectadas por la misma cepa que la de este brote del que se declaró una alerta sanitaria en toda España el martes. Te explicamos cómo se ha originado la epidemia y qué productos son los afectados

Sede de la empresa Magrudis, donde se ha producido el origen del brote de listeria / Foto: EFE (Juan Chicano)

El laboratorio Lanutec, en Sevilla, encargado de analizar cómo se ha desencadenado este brote, ha detectado un foco en dos mechadoras —unos instrumentos en forma de aguja que se utilizan para rellenar la carne— de la empresa Magrudis. Así lo adelantaba El País este viernes por la mañana, y así lo ha confirmado a Newtral Jesús Rodríguez Baño, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Virgen Macarena (Sevilla) y presidente de la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas (ESCMID por sus siglas inglés).

El dueño de la empresa responsable del brote —que todavía no ha emitido comunicado alguno ni ha alertado en su página web sobre lo sucedido— usó a su hijo, Sandro Marín Rodríguez, de testaferro tras dejar tres empresas con deudas en 20 años, según informaba este sábado El País.  «El supuesto administrador de la compañía [Sandro Marín] estaba en la universidad y de Erasmus mientras su padre [José Antonio Marín Ponce] hacía crecer el negocio», añade este periódico.

¿Cómo y cuándo se decreta la alerta?

El jueves 15 de agosto, la Junta de Andalucía decretó la alerta sanitaria por brote de listeria en esta comunidad. Sin embargo, días después, la alerta ya había sido decretada para toda España por orden del Ministerio de Sanidad. Este brote o epidemia ya cuenta con al menos 200 afectados, aunque según las últimas informaciones recogidas por la agencia EFE, «el número de casos en Andalucía —donde están la mayoría de pacientes— comienza a descender.

En un comunicado, el portavoz de la Junta para el brote de listeriosis, el doctor José Miguel Cisneros —jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen del Rocío—, señalaba que esta reducción en el número de casos confirmados y de hospitalizaciones hay que «analizarla con prudencia hasta que en los próximos días se confirme la tendencia».

Esto se debe a que la listeria presenta una dificultad en su diagnóstico: «El periodo de incubación —el tiempo que transcurre entre que consumimos el alimento y desarrollamos la enfermedad— puede ser muy largo, de hasta dos meses», explicaba el especialista en enfermedades infecciosas Jesús Rodríguez Baño.

¿Cuáles son los productos contaminados?

En un principio, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía afirmó que el único producto contaminado era la carne mechada fabricada por la empresa sevillana Magrudis y comercializada bajo la marca La Mechá. Sin embargo, este viernes, según informa EFE, se ha confirmado que otros productos están contaminados —como el lomo al jerez y el lomo a la pimienta—.

Por ello, este miércoles 21, la Junta de Andalucía ordenó retirar todos los productos elaborados en esta fábrica, también la carne de La Mechá que se había comercializado como marca blanca por la empresa Comercial Martínez León pero realizada en la fábrica de Magrudis. De hecho, esta carne mechada de marca blanca está mal etiquetada, según informó la Junta de Andalucía a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN, dependiente del Ministerio de Sanidad) y según recoge EFE.

Según informaba la AESAN, el producto tiene la misma presentación que el comercializado por Magrudis, pero no aparece en el etiquetado marca alguna y solo se referencia la información nutricional.

Para el Ministerio de Sanidad, tal y como recoge EFE en su información, este hecho es «una gravísima deficiencia de comercialización con un etiquetado incorrecto, que en modo alguno permitiría ser comercializado, y al usuario o consumidor final que lo adquiere vincularlo con el producto de Magrudis asociado al brote».

Hasta el momento, se había ordenado —el miércoles 14— la suspensión de la producción y distribución de la carne mechada contaminada comercializada como La Mechá. La segunda orden de suspensión , producción y distribución—más amplia y que afecta a la carne mechada de marca blanca y a otros productos comercializados bajo la marca la Mechá— llegaba seis días después de que en esta comunidad se decretase la alerta sanitaria.

«Creo que la paralización del resto de los productos comercializados por la empresa, los que no son la carne mechada inicial, es algo que se tendría que haber hecho antes», señala José Juan Rodríguez, profesor de Nutrición y Bromatología en la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Seguridad Alimentaria (SESAL), en conversación con Newtral.

«La Junta de Andalucía parece que no lo está diciendo todo, o que lo dice con cuentagotas. Si ha habido mala praxis o no ha habido una correcta gestión higiénica de la planta, será responsabilidad de la empresa. De entrada, la Junta de Andalucía seguramente les pondrá una sanción económica que puede llegar a los 600.000 euros. Pero, además, quienes hayan sufrido la enfermedad pueden presentar demandas civiles. Y si ha muerto gente, como es el caso, puede haber incluso demandas penales», añade Rodríguez.

Informaciones falsas

Durante estos días, un bulo acerca del origen de la contaminación circulaba por redes sociales. El mensaje, del que alertó FACUA en primera instancia, atribuía la listeriosis a un matadero de Sevilla. Sin embargo, es falso.

Bulo que circula en redes sobre el origen de la listeriosis. Imagen: FACUA

La Consejería de Salud ya ha desmentido esta información, y ha atribuido el origen del brote a una contaminación ambiental en la planta de fabricación de la empresa Magrudis, tal y como confirmaría el análisis realizado por el laboratorio Lanutec.

También el bulo sobre el origen catalán del fabricante de la carne La Mechá circulaba por una cadena de WhatsApp. Esta información falsa atribuía la procedencia del producto contaminado a una empresa de la provincia de Girona:

La carne infectada, comercializada bajo la marca La Mechá, es un producto fabricado por la empresa Magrudis. Esta compañía es sevillana, tal y como puede comprobarse en su inscripción en el Registro Mercantil, publicado en agosto de 2013.

¿Es el primer brote de estas características en España?

Sí. Según José Juan Rodríguez, miembro de la Sociedad Española de Seguridad Alimentaria, «es el brote más grande que ha habido en España». «Cabe aclarar que la mayoría de brotes de listeria se producen cuando el produto llega al consumidor, que o bien rompe la cadena de frío, o no mantiene el producto en refrigeración, o lo contamina en casa», añade Rodríguez.

El experto señala que la Listeria monocytogenes —el microorganismo que causa la enfermedad infecciosa conocida como listeriosis o listeria— es «el patógeno del siglo XXI a nivel alimentario». «Esto se debe a que siempre hay fallos de higiene, a que a la gente le cuesta mucho llevar a cabo medidas básicas como lavarse las manos o refrigerar correctamente. Además, tenemos un cambio climático con incremento de temperatura ambiente que favorece su crecimiento», apunta.

En este brote concreto, Rodríguez alerta de que «habrá más casos y más muertes»: «De momento está habiendo muy poca mortalidad [dos personas han fallecido hasta el momento]. Tengamos en cuenta que en toda España al año suele haber entre 150 y 200 casos y que el índice de mortalidad para la listeriosis es del 17%. En este brote, es esperable que haya más fallecidos. Pero, de momento, la actividad de los hospitales en Andalucía está siendo espectacularmente buena, con protocolos que están evitando que la gente muera».

¿Cuál es la población de riesgo para esta enfermedad?

«A muchos de nosotros y nosotras no nos ocurre nada cuando ingerimos esta bacteria porque nuestro sistema inmune lo resuelve. A veces, algunas personas tienen un cuadro de gastroenteritis leve; otras tienen también fiebre; y puede ocurrir una infección grave, aunque esto es poco frecuente. En estos casos puede provocar hipotensión, sepsis y meningitis», señala la médica Gabriela Abelenda, especializada en enfermedades infecciosas en el Hospital de Bellvitge (Barcelona).

Sin embargo, esta bacteria puede afectar gravemente a una población específica: «Personas inmunodeprimidas, ancianos, recién nacidos, mujeres embarazadas y personas con enfermedades crónicas debilitantes», según explica el doctor Jesús Rodríguez Baño. «En las mujeres embarazadas puede ocurrir que aunque ella tenga un cuadro leve o apenas muestre síntomas, la listeria puede provocar un aborto o un parto prematuro», añade el experto.

¿Cómo se origina una epidemia así?

Jesús Rodríguez Baño, presidente de la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas, puntualiza que el problema no es la bacteria en sí ya que «al ser ambiental, está en todos sitios», sino «los altos niveles de esta bacteria». «Los controles alimentarios no exigen que no haya nada de listeria en ningún sitio. Lo que se exige es que la cantidad esté controlada para que el grado de contaminación sea mínimo y que no se multiplique».

El experto en seguridad alimentaria, José Juan Rodríguez, señala que «la mechadora, que parece ser el principal foco de origen de la contaminación ambiental, tenía una alta concentración de listeria». «Sabemos que esta aguja pincha la carne —para rellenarla con manteca de cerdo, tocino, vegetales o cualquier otra cosa—, pero después, hay un horneado. El horneado, si está a la temperatura adecuada, destruye la listeria».

¿Cómo sabemos que la temperatura del horno era la adecuada? «Es que si no lo está, la carne no queda bien cocinada, queda cruda. Pero el producto se estaba comercializando bien, a la gente le gustaba por sabor, el horneado debió de ser correcto. Eso nos indica que seguramente la carne se contaminó primero con la mechadora, y se recontaminó después al salir del horno. ¿Por qué? Porque después hay una manipulación: se espera a que la temperatura del producto baje y se envasa. Eso nos dice que había un fallo de higiene: esa planta no se limpiaba y desinfectaba correctamente».

¿Falló el protocolo de seguridad?

El especialista en seguridad alimentaria indica que «la ley obliga a que de forma regular se tomen muestras de la superficie para ver que se ha limpiado y desinfectado correctamente; también obliga a analizar, al menos, cinco muestras de los lotes de producción». «En este caso significa que, probablemente, no se hicieron análisis de listeria de la superficie y tampoco se analizó el producto. Es un fallo de control, de seguridad», añade José Juan Rodríguez.

A nivel usuario, ¿qué podemos hacer? Rodríguez recomienda algunas cosas básicas como «lavarse a menudo las manos», «cuidar la higiene en bares y restaurantes», «no dejar alimentos fuera del frigorífico», «no romper la cadena de frío», «a ser posible, usar lavavajillas en vez de lavar platos y cubiertos a mano porque salen prácticamente esterilizados» y «mantener la temperatura del frigorífico por debajo de los 6º».

Fuentes consultadas para la elaboración de este texto

Consejería de Salud de la Junta de Andalucía

Ministerio de Sanidad

José Juan Rodríguez, profesor de Nutrición y Bromatología en la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Seguridad Alimentaria (SESAL)

Gabriela Abelenda, doctora especializada en enfermedades infecciosas en el Hospital de Bellvitge (Barcelona)

Jesús Rodríguez Baño, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Virgen Macarena (Sevilla) y presidente de la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas (ESCMID)

Protocolo para casos de listeriosis elaborado por el Hospital Universitario Virgen Macarena (Sevilla)

Comunicado de FACUA

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente