Newtral
Así abren la ‘cerradura’ de las células los coronavirus cuando las infectan
Siguiente

Así abren la ‘cerradura’ de las células los coronavirus cuando las infectan

Dos estudios retratan las tretas moleculares que usan los coronavirus para abrir la cerradura de las células que quieren infectar. Visualizar estos mecanismos puede ayudar a crear estrategias, como anticuerpos, para combatir las enfermedades que provocan.



Hemos empezado a acostumbrarnos a ver los coronavirus como una especie de esferas con ‘pinchos’. En realidad, son representaciones artísticas en las que esos ‘pinchos’ representan las llamadas espículas.

Lejos de actuar como un cuchillo o mazo con el que romper la membrana de las células para infectar, esas espículas son una especie de llave. En su extremo hay una glicoproteína (llamada S), que sería como las hendiduras de una llave clásica o el código de acceso en una llave electrónica.

Desde finales de febrero, sabemos qué aspecto tiene. La hemos podido observar en 3D gracias a técnicas de microscopio electrónico a bajísima temperatura.

En combinación con procesado de datos, podemos caracterizar las moléculas que lo componen. Estamos hablando de viriones (virus que infectan en el cuerpo) de un tamaño de alrededor de 120 a 140 nanómetros de media. O sea, mirar a escalas por debajo de 0,0000002 mm, tal y como explicamos en El Objetivo el pasado domingo.

Siguiendo técnicas similares, otro equipo liderado por la Universidad de Westlake y la de Qinghua (China) acaba de publicar cómo funciona la otra parte del puzzle: la ‘cerradura’ de la célula.

El estudio, que publica este miércoles la revista Science, se centra en el papel de la proteína ACE2, que es el lugar al que se engancha el virus infectante para abrirse paso.

Es a esta proteína a la que el nuevo coronavirus «secuestra» para entrar en las células humanas unida a una proteína de la membrana celular.

Por regla general, los virus tienen una capacidad muy limitada para replicarse. Dependen de las proteínas de la célula que okupan para reproducirse. Para infectar a las células, se unen a los receptores en la superficie de las células que atacan.

Entran en estas, confunden su ARN con los ácidos de los genes de la célula y ‘secuestran’ su maquinaria para lograr sus propios fines.

Un camino hacia terapias con anticuerpos

«Nuestro descubrimiento no solo arroja luz para comprender la mecánica de la infección viral», dicen los autores, sino que «también facilitará el desarrollo de técnicas de detección del virus y posibles terapias antivirales».

Este avance no es una completa sorpresa, explican a Newtral.es desde el CNB-CSIC las doctoras Sonia Zúñiga y la codirectora del laboratorio de coronavirus Isabel Sola: «Ya se conocía que el receptor para SARS-CoV (el del brote de 2002) es también la proteína ACE2″, precisan desde el laboratorio, que desarrolló una vacuna que se quedó en la fase de ensayos con animales, al desaparecer antes el virus en los humanos.

«Este tipo de estudios son importantes para entender cómo entra el virus en las células y cómo se puede impedir ese proceso, con anticuerpos u otro tipo de compuestos», señalan en conversación por correo electrónico.

La doctora Sonia Zúñiga, del laboratorio de coronavirus del CNB-CSIC | M.V.

De alguna manera, esos compuestos podrían actuar a modo de alarma. Cuando el virus intente introducir su llave, saltaría la alerta. Y, simplificando, otras células estarían también prevenidas. Eso sí, no como en una vacuna, ya que aquí estamos ante células ya infectadas por un virus no atenuado o desactivado de laboratorio.

Microscopios que ‘ven’ moléculas

El equipo, encabezado por Renhong Yan, del Instituto Westlake de Estudios Avanzados, ha analizado y descrito con criomicroscopia electrónica la estructura de la proteína ACE2, la cual no se conocía totalmente hasta ahora.

Este conocimiento de cómo SARS-CoV2 se une a la superficie de la célula puede proporcionar una base para esos posibles desarrollos terapéuticos, indican los autores del estudio.

Este avance, observado mediante criomicroscopios potentísimos, abre el camino a desarrollos terapéuticos

«También son importantes para entender cómo puede el virus infectar unas especies y otras no», precisan las doctoras Zúñiga y Sola, no relacionadas con este estudio. «En ese sentido, hay otro trabajo publicado antes (así reconocen los receptores al nuevo coronavirus) por un grupo de expertos».

Técnicamente, esa llave y esa cerradura son dos proteínas y sus enzimas relacionadas. Cuando el coronavirus infecta a una persona, el primer paso del proceso parte de una proteína del virus, la proteína de la espícula (S), que se vincula al receptor humano de una enzima conversiva de la angiotensina 2 (ACE2).

Podríamos pensar que eliminando ese receptor ACE2 se acabaría el problema. Puerta cerrada, y listo. Pero ACE2 tiene un papel importante en la función coronaria, y está relacionada con la regulación de la presión arterial, entre otras cosas. Es clave para producir la llamada angiotensina, necesaria para la vida.

El camino para desarrollar terapias basadas en anticuerpos difiere del de las vacunas. En el laboratorio de las doctoras Sola y Zúñiga, dirigido por Luis Enjuanes, trabajan desde hace más de tres décadas en coronavirus. Y tienen una posición ventajosa para construir futuras protecciones frente a ellos gracias a ingeniería genética, tal y como contamos en este reportaje.

9 Comentarios

  • Este comentario es pura curiosidad. Entre menos proteina animal consumimos menos probabilidades de tener la ACE2 ligada a las celulas por lo que un PH. En sangre con 7.9 a 8.5 de alcalinidad mas un sistema de macrolidos temporales puede ayudar a evitar que infecte y se adiera a la celula. Ustedes diran

    • Mira que leí ensaladas de copy&paste pero me mató: «proteina animal, Ph 8,5, sistema de macrólidos». Naaa, es demasiado!

    • Mira que leí ensaladas de copy&paste pero me mató: «proteina animal, Ph 8,5, sistema de macrólidos». Naaa, es demasiado! jajajaj

  • Quiero saber si rompiendo la proteina del virus; ya esta ganada la batalla.
    Si es asi; porque no usar dioxido de cloro?
    Respirarlo en bajas dosis por ejemplo

    • Se trata de una sustancia utilizada para potabilizar el agua y cuya ingesta en altas concentraciones puede ser peligrosa, Consumirlo puede provocar la muerte.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente