Newtral


Albert Camus, el sentido de lo absurdo
Siguiente

Albert Camus, el sentido de lo absurdo

Camus nació un 7 de noviembre de 1913 en Mondovi, Argelia; padre de la filosofía del absurdo, es una de las figuras más relevanes del siglo XX

7 de noviembre de 1913. Nace en Mondovi, Argelia francesa, Albert Camus, una de las figuras literarias, filosóficas y periodísticas más relevantes de la Francia del siglo XX junto con Jean-Paul Sartre. Sus obras le valieron el Premio Nobel de Literatura en 1957, a los 44 años de edad, lo que le sitúa como la segunda persona más joven en ser galardonado con este premio.

Pero Camus no ha pasado, no solo al menos, a la historia por su reconocimiento académico. El argelino creó una teoría filosófica que partía del existencialismo ateo que definió como “absurdista” que alcanzó su ópera prima con El Extranjero y El hombre rebelde, este último le valió la ruptura total con, el por entonces su amigo, Sartre.

“No, no soy existencialista”, llegó a decir el filósofo, probablemente, por el componente político que en ello había. A pesar de ello, es difícil no situarlo dentro de esta corriente por los referentes de los que emana su pensamiento (Kierkegaard y Nietzche). Pero entonces, ¿qué decía Albert Camus?

“Cualquiera puede experimentar el absurdo”

¿A qué se refiere Camus cuando habla del “absurdo”? La filosofía occidental tiene, entre otras, una pregunta recurrente sobre el ser humano a la que trata de dar respuesta: ¿por qué existimos? ¿Qué sentido hay en la vida humana? Estas cuestiones pueden responderse de distinta manera, dependiendo de la corriente, pero Camus responde tajante: estas cuestiones carecen de lógica ya que la existencia no tiene sentido para el universo.

“Hoy ha muerto mamá. O tal fue ayer. No lo sé”, son las primeras palabras que el lector se encuentra en El Extranjero (1942). Esta sentencia sirve como un simple resumen del pensamiento camusiano: no hay sentido en la vida. Sentido en tanto como una entidad universal y atemporal que engloba toda la historia de la Humanidad.

“Lo absurdo nace de esa confrontación entre el llamamiento humano y el silencio irrazonable del mundo. Eso es lo que no hay que olvidar. A eso hay que aferrarse, pues toda la consecuencia de una vida puede nacer de ello. Lo irracional, la nostalgia humana y lo absurdo que surge de su cara a cara, he aquí los tres personajes del drama que debe terminar necesariamente con toda la lógica que es capaz una existencia”. El mito de Sisífo, 1942.

“No hay más que un problema filosófico: el suicidio”

La revelación del absurdo, en tanto a que el individuo entiende que no hay sentido superior de su vida, conlleva una relación de ideas que Camus recoge: “la vida no tiene sentido” y la conclusión, acelerada, “la vida no vale la pena vivirla”. Por ello, el filósofo francés busca la respuesta a través del proceso descartiano:

“Matarse es, en cierto sentido y como en el melodrama, confesar. Es confesar que la vida nos supera o que no la entendemos. Mas no vayamos demasiado lejos en estas analogías y volvamos a las palabras corrientes. Es solamente confesar que ‘no vale la pena’. Vivir, naturalmente, jamás es fácil. Seguimos haciendo los gestos que la existencia pide por muchas razones, la primera de las cuales es la costumbre. Morir voluntariamente supone que hemos reconocido, aunque sea instintivamente, el carácter ridículo de esta costumbre, la ausencia de toda razón profunda para vivir, el carácter insensato de esa agitación cotidiana y la inutilidad del sufrimiento”. El mito de Sisífo, 1942.

Sin utilizar bases sociológicas, ni psicológicas (ya que él mismo advierte que no es su campo), el filósofo francés busca dar respuesta a por qué el suicidio – que plantea de dos maneras: material y filosófico – no es una respuesta adecuada ante el absurdo:

«En el apego de un hombre a su vida hay algo más fuerte que todas las miserias del mundo. El juicio del cuerpo equivale al del espíritu y el cuerpo retrocede ante el aniquilamiento. Adquirimos la costumbre de vivir antes que la de pensar. En la carrera que nos precipita cada día un poco más hacia la muerte, el cuerpo conserva una delantera irreparable”. El mito de Sisífo, 1942.

Camus explicaba que el suicidio, lejos de ser un acto de cobardía, era el máximo de la desesperación lógica, pero que no repercutía en un cambio de la realidad, que se mantenía estable. Por lo que, establece, es “humano” que el individuo se plantee preguntas sobre el sentido y la existencia, pero el “absurdo” que lleva buscar respuestas universales puede provocar un anhelo vital.

“Algo tiene sentido y ese algo es el hombre”

Pero Camus no emanaba un pesimismo y, menos aún, abogaba por adoptar una postura nihilista («el pensamiento del suicidio es un poderoso medio de consuelo: con él se logra soportar más de una noche», Más allá del bien y del mal (1886) de Nietszche); el concepto de «aceptación» es la respuesta directa a este peso. Es decir, es el individuo quien debe entender, y aceptar, el absurdo de la existencia y que en esencia es, ella misma, el sentido.

“Sigo creyendo que este mundo no tiene un sentido superior. Pero sé que en él algo tiene sentido y ese algo es el hombre, porque es el único ser que exige el tenerlo”, recoge el autor francés en Cartas a un amigo alemán (1944).  ¿Qué explica Camus con esta afirmación? Lo que recoge la misma: el sentido de la existencia es la propia existencia del ser humano. La pretensión de buscar una ley natural otorga a la especie un valor único que, para Camus, es baluarte de una razón universal.

Dostoyvski escribió en Los hermanos Karamov (1880) que “hay que amar la vida antes de razonar sobre ella, sin lógica: sólo así se puede comprender su sentido”. Aunque no es un resumen del sentido camusiano, sí se puede aplicar al concepto de la «aceptación».

Aceptar el «absurdo» es la respuesta vital del individuo: entender que el sinsentido del que carecen las preguntas que se plantean no conlleva que la vida no merezca la pena.

Las consecuencias de su conciencia

«Del absurdo he obtenido tres consecuencias: mi rebeldía, mi libertad y mi pasión. Con el solo juego de la conciencia transformo en regla de vida lo que era invitación a la muerte…», recoge Camus en El mito de Sisífo. ¿Por qué elabora estas tres consecuencias?

  • Rebeldía

La rebeldía es la primera reacción posible ante el «absurdo»: vivir, en sí mismo, es un acto rebelde contra la finitud. El «suicidio», como antes se recoge, es la aceptación de unos límites de los que no se puede escapar (la muerte) y su respuesta es ser rebelde.

Se trata de el enfrentamiento perpetuo del hombre ante s mismo y la realidad que lo rodea; estableciendo nuevos juicios constantemente. A partir de esta primera consciencia es, para Camus, de donde surge la idea de «hacia el bien común»: el acto rebelde básico (social) de la persona es la de oponerse a cualquier injusticia o acto contra su condición y la de los otros.

  • Libertad

El «absurdo» lleva a la desaparición de la metafísica, pero Camus valora la libertad como «aquello que un corazón puede vivir y sentir» (El Extranjero) siempre en «el hacer dentro de las reglas comunes». Lejos del nihilismo, el autor francés sí entiende la convivencia como un pilar, puesto que valora al individuo como un ser inherentemente social.

En definitiva, el pensamiento de Albert Camus se puede resumir en la siguiente cita de El mito de Sisífo:

«Yo grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y tengo que creer por lo menos en mi protesta».

Fuentes

1 Comentario

  • Encuentro el absurdo como una experiencia estetica , siempre sorprendente , distinta , desconcertadora.
    La mayor angustia , hacerla comprensible a dimensiones humanas , una vez superadas las ilusiones religiosas y convencionalismos.
    Quizá uno de los pensamientos más brillantes y simples ha sido el de Camus.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente