Newtral


Vuelve el hombre de los aranceles
Siguiente

Vuelve el hombre de los aranceles

En comercio internacional, el presidente de EE.UU. saca (todavía más) las garras. Ahora amenaza con gravar un simbólico producto francés para frenar la tasa Google

En el ránking de las frases más citadas de Donald Trump no pueden faltar “yo soy un hombre de aranceles” y “las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”. Dos mensajes claros que retratan su política de comercio exterior y que no impiden que el presidente de Estados Unidos siga abriendo frentes.Los aranceles estarán presentes en la próxima cumbre del G7, que acogerá la ciudad francesa de Biarritz, entre los días 24 y 26 de junio. Y a no ser que haya cambios en el próximo mes, Trump aterrizará con un contencioso abierto con Francia, el país anfitrión de la cita. 

La clave es la tasa del 3% aprobada en la Asamblea de Francia sobre la facturación del negocio de grandes tecnológicas como Google, Apple, Facebook y Amazon, motivo por el que ha pasado a llamarse tasa GAFA. A cambio, y a golpe de tuit, Trump amenazaba con anunciar “acciones recíprocas sustanciales sobre la estupidez de Macron en breve”. Y añadía: “Siempre he dicho que el vino americano es mejor que el vino francés”.

¿Por qué es importante?

El debate sobre la tasa GAFA amaga con convertirse en un escollo para alcanzar una postura consensuada sobre la economía digital. Ya el año pasado, Trump se retiró de la cumbre del G7 sin firmar el documento común, como planteaba una encuesta abierta en Pronóstika

Como explica Europa Press en una panorámica que explica en qué punto está el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales en España, entre otros detalles, la Comisión Europea fue la primera en proponer crear esta tasa en 2018. Se trata de hacer que las tecnológicas tributen en países en los que ganan beneficios digitales ajenos a la venta de sus productos, pero relacionados con la publicidad dirigida. Es una tipificación amable de cara al contribuyente que además ataca la deslocalización del pago de impuestos por parte de grandes multinacionales que acaban en países con bajas fiscalidades a las empresas.

¿Cuál es el contexto?

Ya en la reunión de ministros de Finanzas del G7 de hace dos semanas en Chantilly, el pulso entre Francia y la Administración Trump condicionó un principio de acuerdo sobre este impuesto, pues EE.UU. quiere extenderlo a otras empresas para proteger a las tecnológicas estadounidenses, como contaba ‘El Mundo’. Se espera que esta negociación tome cuerpo antes del fin de agosto.

La respuesta del Ejecutivo francés minimizaba el ataque hacia los vinos. El ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, observó en una rueda de prensa: “No debemos mezclar los dos temas”. El ministro de Agricultura francés, Didier Guillaume descalificó el debate del vino como un debate “absurdo” y “estúpido”. Además, Le Maire señalaba que el impuesto francés es transitorio hasta que la OCDE valide un acuerdo global, pero que en cualquier caso “Francia es un estado soberano” y estas empresas tecnológicas “pagan poco o nada de impuestos”, lo que “no es aceptable”.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Gravar los vinos franceses no es una idea de última hora. Trump ya amenazó con esta posibilidad en noviembre de 2018, cuando denunció los impuestos que pesaban sobre los vinos estadounidenses a su entrada en Francia, superiores que los que afectan a caldos galos. En junio retomó esta idea, al regresar de un viaje a Normandía.

El ataque al vino francés se explica con dos claves, según detallaba el profesor de la Universidad de Burdeos y experto en industria vitivinícola francesa, Jean-Marie Cardebat, en ‘20 Minutes’: “Trump tiene la costumbre de lanzar amenazas e implementarlas, de una forma u otra. El segundo punto es que con el vino, ataca un símbolo de Francia. Sabe muy bien que está golpeando donde duele, y que puede servir como apoyo para lanzar una guerra comercial contra Europa”.

#Fact

Según la Federación de exportadores de vinos y bebidas alcohólicas de Francia (FEVS), los exportadores de vino franceses facturaron en 2018 más de 1.600 millones de euros en el mercado estadounidense, es decir, el 20% de sus exportaciones globales. EE.UU., indica el informe anual, “sigue siendo el país más dinámico para las exportaciones de vinos y licores franceses, representando el 45% del crecimiento de los ingresos en 2018”.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente