Newtral
Un estudio de la Ramon Llull expone que 4 de cada 5 personas han recibido informaciones falsas sobre el coronavirus
Siguiente

Un estudio de la Ramon Llull expone que 4 de cada 5 personas han recibido informaciones falsas sobre el coronavirus

El 64,3% de los encuestados por la Universidad catalana asegura haber recibido desinformación por redes sociales o servicios de mensajería instantánea

La desinformación se ha convertido en un fenómeno muy peligroso, más en plena emergencia sanitaria a nivel mundial por el coronavirus. Una encuesta del grupo de investigación Digilab, de la Universidad Ramon Llull, le ha puesto datos a determinados factores. Datos que nos permiten saber hasta qué punto consideran los encuestados que están recibiendo fakes y cómo reaccionan ante ello. La investigación, que analiza el consumo de información durante el confinamiento, se realizó entre 3 y el 10 de abril a una muestra de 1.220 personas en toda España.

Dentro del apartado dedicado a la desinformación, el primer dato que se refleja es este: el 80,3% de los encuestados considera que ha recibido informaciones falsas o dudosas sobre el coronavirus.

Por dónde se reciben los fakes

Una amplia mayoría cree que recibe bulos y hay datos también sobre los canales por los que se reciben esas mentiras. Más de la mitad señala las redes sociales y las aplicaciones de mensajería. Y, dentro de esta categoría, la mayoría apunta a WhatsApp como la principal vía por donde le llegan fakes. Casi el 70 por ciento.

Investigación de Digilab (Universitat Ramón Llull):  ‘El consumo de información durante el confinamiento por el coronavirus: medios, desinformación y memes’

Hay más preocupación ahora que antes del confinamiento por comprobar la veracidad

Con este escenario, los investigadores han detectado un cambio de comportamiento. Hay más preocupación ahora que antes del confinamiento por saber si lo que recibimos es verdad.

Un 73,5% responde que comprueba las informaciones que le llegan para saber si son ciertas o no. Y detrás de esto, según los investigadores, hay una razón: hablamos de salud, de aspectos que nos afectan de forma directa. En el programa ‘El Objetivo’ del 26 de abril, Pere Masip, profesor de la Universidad Ramon Llull, explicó la interpretación de estos datos.

Casi el 35 % reconoce que comprueba la información fundamentalmente cuando le afecta directamente (…) Ahora sí que comprobamos con mayor frecuencia porque nos va la vida en ello.

Pere Masip, profesor de la Universidad Ramon Llull

Compartir fakes

Otra de las claves que muestra el estudio es en qué medida se comparten bulos. Según han identificado los expertos que han hecho esta encuesta, son más los que dicen que no comparten, así lo dice el 71,9%. El porcentaje de los que reconocen que sí, es muy bajo, un 6%.

Aunque hay quien reconoce que lo hace, más de un 26%, pero porque no sabían que lo que estaban compartiendo era un fake. Y este es, según los investigadores, uno de los principales problemas. Según explicó Pere Masip, la gente «se convierte en amplificador sin ser conscientes de que lo que están haciendo es aumentar el problema, lo hacen de buena fe», pero en realidad están compartiendo algo que es erróneo y tiene consecuencias.

Por eso es importante no compartir si no estamos seguros de que es verdad.

Fuentes:

-Investigación de Digilab (Universitat Ramón Llull):  ‘El consumo de información durante el confinamiento por el coronavirus: medios, desinformación y memes’

1 Comentario

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente