Newtral


Sebastián Piñera pide perdón a los ciudadanos de Chile
Siguiente

Sebastián Piñera pide perdón a los ciudadanos de Chile

El presidente de Chile rebaja el tono y anuncia la nuevas medidas sociales y económicas para intentar apaciguar las revueltas sociales del país

Alberto Valdes (Efe)

Las protestas ciudadanas en Chile ya se han cobrado 18 muertos. Lo que comenzó como un movimiento en rechazo a la subida del precio del metro ha derivado en una escalada de revueltas y violencia en las que el Gobierno ha dado un cambio de discurso al pasar de hablar de un país «en guerra» a anunciar nuevas medidas sociales y pedir perdón a los ciudadanos.

Lo más importante

Sebastián Piñera, el presidente de Chile, ha cambiado su tono a uno más conciliador los últimos días. Al inicio del conflicto alegó que el país estaba «en guerra» y que se enfrentaban a un «enemigo poderoso». «Está dispuesto a quemar nuestros hospitales, el metro, los supermercados, con el único propósito de producir el mayor daño posible», decretó.

Sin embargo, ha mediados de semana ha pedido perdón a los ciudadanos por su «falta de visión». «Acogemos con humildad las legítimas demandas sociales y mensajes que los chilenos han entregado. Es verdad que problemas se acumulaban desde hace décadas y los distintos Gobiernos no fuimos capaces de reconocer situación en toda su magnitud. Reconozco y pido perdón por esa falta de visión», escribió en su cuenta de Twitter.

Además, ha anunciado un «Gran Acuerdo Nacional» que implica un fuerte cambio en su política y programa de gobierno. Entre las medidas se encuentran, por ejemplo, un ingreso mínimo garantizado para todos los trabajadores de jornada completa de 350.000 pesos mensuales, unos 480 dólares. El Gobierno aportará la diferencia cuando el salario sea inferior a esa cifra.

Junto a esto ha anunciado un aumento de los impuestos para las rentas altas que superen los 8 millones de pesos mensuales (11.000 dólares), hasta el 40% para aumentar la recaudación fiscal en 160 millones de dólares. El coste de las medidas será de unos 1.200 millones de dólares. También reducirá las dietas de los parlamentarios y altos sueldos de la administración pública, así como el número de congresistas.

¿Cuál es el contexto?

El Gobierno chileno anunció una medida por la cual el precio del viaje del metro aumentaba en unos 30 pesos chilenos. Así, el más caro se situaba en los 1,19 dólares en las horas más transitadas. Esto, según el Ejecutivo se debía a la subida del precio del petróleo y del alza del dólar, entre otros.

Esta medida indignó a la ciudadanía ya que el salario mínimo de Chile se sitúa en los 301.000 pesos -que al cambio se sitúa en unos 417 dólares- desde marzo de 2019, cuando se hizo efectivo un aumento de 13.000 pesos (unos 18 dólares), según informó el Ministerio de Trabajo chileno. Así, los manifestantes acusan que la subida implicaría un gasto de casi 47 dólares al mes solo en ir y volver del trabajo usando el Metro.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Sebastián Piñera envió un proyecto de Ley al Congreso para suspender el incremento de las tarifas del metro hasta que encontraran «una fórmula que permita proteger mejor los derechos de los ciudadanos frente a alzas bruscas e inesperadas del tipo de cambio o del petróleo que son los que están detrás», según declaró el presidente en un discurso el domingo 20 de octubre. Sin embargo, esta vuelta a atrás del presidente no provocó que pararan las manifestaciones.

Piñera decretó el estado de emergencia en el país, lo que supone que se despliegue el ejército en las calles y se pueda poner un toque de queda que se va renovando cada día, según va informando el Gobierno en su web. Esto fue impulsado, según el Ejecutivo por el aumento de los muertos y el número de detenidos, la escalada de las manifestaciones, la violencia y la quema de diversas estaciones de metro y buses, saqueo de supermercados y ataques a cientos de instalaciones públicas.

Por su parte, el Instituto Nacional de los Derechos Humanos de Chile anunció que presentará acciones judiciales por torturas registradas durante las protestas y los disturbios. Así, denuncian detenciones, personas heridas y que varias personas han sido desnudadas en procedimientos policiales. El Gobierno ha confesado que en cuatro de las muertes que ha habido desde el inicio del conflicto estuvieron implicados los militares.

#Fact 

El toque de queda no se establecía en Chile por protestas sociales desde 1987 cuando lideraba el dictador Augusto Pinochet, es decir, no se aplicaba desde hacía más de 30 años

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente