Newtral


¿Qué implica la nueva normativa sobre inmigración de Trump? Preguntas y respuestas
Siguiente

¿Qué implica la nueva normativa sobre inmigración de Trump? Preguntas y respuestas


La administración Trump pondrá en marcha una nueva normativa para retener indefinidamente a las familias y menores de edad de los inmigrantes irregulares que intenten cruzar la frontera  

¿En qué consiste?

La Administración Trump ha anunciado una nueva normativa que le permitiría a los funcionarios de fronteras detener indefinidamente a las familias de los inmigrantes que lleguen de forma irregular. Esto es posible gracias a que, tal y como han explicado el secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, y el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, esta nueva norma sustituirá al llamado acuerdo Flores -en inglés, Flores Settlement Agreement (FSA)-, una acuerdo judicial de 1997 que establecía una normativa concreta de detención y trato a los menores de inmigrantes irregulares.

Más concretamente, el acuerdo Flores establecía que el Gobierno Federal no podía retener más de 20 días a niños inmigrantes y exigía además que la prioridad era siempre ponerles bajo custodia de un familiar o tutor legal. El Gobierno de Trump explica que desde que existe ese acuerdo han aumentado de forma “dramática” las llegadas de niños no acompañados y unidades familiares que intentan cruzar la frontera y que, poniendo fin al acuerdo de Flores, la Administración podrá afrontar mejor la situación.

¿Cuándo se aplicará?

Está previsto que la normativa se publique en el Registro Federal este mismo viernes y entre en vigor en 60 días desde entonces. Sin embargo, explica The New York Times, los funcionarios de la Administración reconocen que las posibles impugnaciones judiciales podrían retrasar su puesta en marcha.

¿A quién afectará?

La nueva medida afectará a las familias de los inmigrantes que entren ilegalmente por la frontera del país, así como a los menores no acompañados. Con la nueva normativa, tal y como explicó en rueda de prensa McAleenan, las familias serán alojadas juntas temporalmente en centros residenciales que el Gobierno Federal tilda como “campus”.

¿Cuáles son los argumentos en contra de ella?

La asesora de políticas federales de inmigración de la Unión Americana de Libertades Civiles -American Civil Liberties Union-, Madhuri Grewal, asegura que este no es más que “otro ataque cruel contra los niños, que son apuntados una y otra vez por las políticas contra los inmigrantes de Trump”, como recoge The New York Times. “El gobierno no debería estar encarcelando a niños”, sentencia.

Aunque la Administración Trump asegura que los centros donde retendrían a las familias “cumplen los estándares residenciales”, la presidenta y directora ejecutiva de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos, Vanita Gupta, no piensa lo mismo. “El cambio de reglas permite al Departamento de Seguridad Nacional encarcelar a niños y familias indefinidamente en instalaciones donde existen antecedentes demostrados que los pone directamente en peligro. La norma debe ser revocada de inmediato”, señala Gupta y recoge El País.

Es más, The Huffington Post documentó hace un año la experiencia de una profesora de Instituto que pasó 5 días en uno de estos centros ayudando a las mujeres allí detenidas a presentar solicitudes de asilo y salió “atormentada” por lo que vio.

También el periodista Juan Camilo Gómez denunció en la CNN que los niños en dichos centros están “hacinados” y tienen que poner “camarotes en los pasillos porque no caben en las habitaciones”. “Se conocen las historias de esos centros porque los doctores o los abogados de oficio las denuncian”, explica el periodista; como por ejemplo “que hay niños de 7 años cuidando a bebés que no se cambian de ropa ni pañales durante semanas”.

¿Cuáles son los argumentos de Trump para defender esta medida?

El Gobierno Federal esgrime para defender su medida “mantener unida a la familia” de los inmigrantes que entran ilegalmente en el país mientras se resuelve su solicitud de asilo.

Su argumento es que la normativa vigente hasta el momento, el acuerdo Flores, dejaba “en un limbo” a dichas personas durante años tras su puesta en libertad. Lo que convertía a los niños, dijo McAleenan, en el “pasaporte” de entrada a los Estados Unidos. El ejemplo que pone la Administración es que la mayoría de las órdenes de deportación de los últimos meses se dictaron “en ausencia” -en latín, in absentia. Ese tipo de sentencias se dictan cuando el ciudadano extranjero no se presenta a la audiencia de deportación, lo que le permite al juez dictar su deportación “en ausencia”.

 Con la nueva normativa, explica el secretario de Seguridad Nacional, se “cambia esa dinámica” porque se mantiene “la unidad familiar” teniendo a todos sus miembros juntos “en instalaciones” durante el proceso judicial. Estas instalaciones, dice la Administración, “cumplen los estándares residenciales”.

Ponen el ejemplo de la Family Residencial Center en Berks (Pennsylvania) que tiene, dice la Administración, “suites donde cada familia se alojará por separado”.

El propio McAleenan incide también en que “la nueva regla protegerá a los niños” porque reducirá las posibilidades de que sean explotados por traficantes de personas, usándolos como forma segura de entrar en el país.

Como resumen, el Gobierno de Trump sentencia que “la nueva norma establece un alto estándar nacional de cuidado para los niños y las familias bajo custodia” y que además “permite al Gobierno mantener a las familias juntas” mientras tienen lugar los procedimientos judiciales.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente