Newtral


¿Qué es la resaca del sueño y por qué la sufrimos?
Siguiente

¿Qué es la resaca del sueño y por qué la sufrimos?

Es posible que al despertamos de una siesta un poco larga de lo habitual o después de haber dormido más horas de las que solemos tengamos los mismos síntomas que una resaca: dolor de cabeza, pesadez en el cuerpo, enrojecimiento de los ojos… Los expertos lo llaman la resaca del sueño.


Entre semana solemos acumular déficit de sueño. Lo que provoca que los fines de semana o las tardes libres las dediquemos a recuperar ese sueño perdido. Pero no siempre dormir, dormir y dormir hace que nos sintamos mejor o con la sensación de estar más descansados. Los expertos lo llaman la ‘resaca del sueño’, aunque tiene otros nombres más técnicos como inercia o embriaguez del sueño.

Esto se da fundamentalmente por un motivo: despertarse en el momento equivocado del sueño.

El sueño se divide generalmente en 4 o 5 ciclos. Es decir, durante las 8 horas por ejemplo en las que dormimos pasamos por primer ciclo, segundo ciclo, tercer ciclo, cuarto ciclo y quinto ciclo.

En cada uno de esos ciclos pasas por diferentes etapas que son: etapa 1, etapa 2, etapa 3 y REM, que es, generalmente, el final del ciclo.

Las etapas 1 y 2 son el principio del sueño y son un sueño superficial, mientras que la etapa 3 es el sueño profundo y REM es la etapa en la que soñamos en forma de historia.

En las primeras 2 horas el cerebro entra rápidamente en fases de sueño profundo, si nos despertamos en ese momento es cuando tendremos esa sensación de resaca. Esos momentos de sueño profundo suelen coincidir con el mínimo térmico de nuestra temperatura corporal, por lo que la sensación de estar aletargado es real.

Tal y como explica a Newtral el doctor Óscar Larrosa Gonzalo, neurofisiólogo clínico, experto en Medicina del Sueño y miembro activo de la Sociedad Española de Sueño (SES), «si uno se despierta en sueño profundo se produce esta sensación que no se produce en sueño superficial».

«Cuando uno se despierta de golpe sin saber por qué y está totalmente espabilado y centrado, normalmente se ha despertado en sueño superficial. Cuando uno se despierta en sueño profundo, se genera esta sensación», asegura.

Por eso, si alargarmos la siesta más de 30-40 minutos pasamos de sueño superficial a sueño profundo y nos despertamos de la siesta con esa sensación de resaca. La pregunta es: ¿si tenemos falta de sueño y queremos recuperarlo, cómo podemos hacerlo sin tener después resaca del sueño? 

Larrosa responde que «para evitarla lo más normal es tener una buena higiene del sueño, en cuanto a horarios y en cuanto a cantidad de sueño». Porque «si uno duerme poco o con unos horarios muy cambiados o incluso mucho, que se puede tener un ciclo adicional, hay más posibilidades de despertarse en sueño profundo».

«Realmente, para evitar este fenómeno, aparte de tener unas condiciones de silencio y una correcta falta de luz es tener una buena higiene del sueño», asevera. 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente