Newtral
No es país para el teletrabajo
Siguiente

No es país para el teletrabajo

España contaba con ratios de trabajo a distancia muy inferiores a nuestros vecinos europeos y, por consiguiente, lo enfrentó obligado por la pandemia sin un marco laboral que ahora el Gobierno quiere regular

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz | Foto: EFE

Durante la pandemia y con las restricciones a la actividad y movimientos decretadas para combatir la COVID-19, el teletrabajo y el trabajo a distancia han vivido un ensayo que, en muchas ocasiones, no se ha desarrollado en las mejores condiciones. El Gobierno lo recomendó y lo facilitó relajando algunas exigencias legales —como sucedió con la adecuación de los puestos de trabajo—.

Según un informe elaborado por NordVPN y publicado por Bloomberg, en todos los países se han estirado las jornadas laborales entre dos y tres horas de media durante estas semanas, incluyendo España. Más horas pegados a la pantalla, en definitiva.

El Gobierno busca acabar con estos excesos desarrollando una normativa que hasta ahora es prácticamente nula en nuestro marco legislativo. 

Lo más importante

El proyecto en el que está trabajando el Gobierno viene a recoger y ampliar varias normativas que están dispersas en nuestro ordenamiento jurídico. 

  • Actualmente la principal legislación que existe en España sobre el teletrabajo está en el Estatuto de los Trabajadores. La Ley 3/2012, de 6 de julio modificó el artículo 13 del mismo y se reguló específicamente esta modalidad de trabajo como «aquel en que la prestación de la actividad laboral se realice de manera preponderante en el domicilio del trabajador o en el lugar libremente elegido por este, de modo alternativo a su desarrollo presencial en el centro de trabajo de la empresa». Este artículo aclara en qué términos debe negociarse (por escrito y según las normas básicas sobre el contrato de trabajo) y garantiza los mismos derechos a estos trabajadores con respecto al resto. 
  • La reforma laboral del 2012 contiene en su preámbulo una referencia expresa al teletrabajo, que califica como una deseable y nueva forma de desarrollo de la actividad laboral. 

¿Cuál es el contexto?

Tras la declaración del estado de alarma, muchas empresas se vieron forzadas a instaurar esta modalidad de trabajo sin una regulación básica y con poca presencia en España. 

  • El Instituto Nacional de Estadística (INE) mide en España los ocupados dependiendo de la frecuencia con la que trabajan en su domicilio particular.  Hay varias opciones: ocasionalmente o más de la mitad de los días, entre otras. Empezando por el primero, ocasionalmente. En España, el 3,2% de los trabajadores lo hizo desde casa ocasionalmente en 2018. Lo que equivale a 621.800 personas. La evolución, como se puede ver en el gráfico, es ascendente desde 2014.
  • Sube ligeramente cuando hablamos de quienes teletrabajaron más de la mitad de los días en los últimos años. Hablamos en este caso del 4,3%, que son 823.600 trabajadores. Este dato, también en la misma línea que el primero, ha tenido una progresión ascendente, este caso desde 2016. 
  • El confinamiento ha multiplicado por tres el número de empleados que trabaja a distancia, según datos de Eurofund

España no era de los países donde el teletrabajo estaba más asentado dentro de la Unión Europea. Nuestro 4,3% está por debajo de la Eurozona, donde es de un 5,4%, según Eurostat. El país que va a la cabeza es Holanda, con un 14%, seguido de Finlandia y Dinamarca rondando el 11%.

  • Existen condicionantes que hacen que este porcentaje sea menor, como los sectores más importantes, que en el caso de España son el turismo, la hostelería o la construcción, donde el teletrabajo no es factible. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

La ley del teletrabajo —Ley de Trabajo a Distancia, según el nombre oficial— está a punto de dar su siguiente paso. El primero lo dio el Ministerio de Trabajo hace unas semanas, cuando abrió un periodo de consulta pública que acabó el 22 de junio. 

  • Hasta el 7 de julio, el texto está abierto a modificaciones, pero algunas de sus propuestas ya se han revelado tras la publicación del borrador del anteproyecto de ley por parte de El País.
  • La ministra Yolanda Díaz no se ha comprometido a dar plazos para que sea aprobada esta ley porque «dependerá de los informes que de manera preceptiva hemos de desplegar, pero va adelante».

 #Fact 

Para evitar que el desarrollo exponencial de las herramientas digitales profesionales interfiera demasiado en la vida personal de los asalariados, la Ley El Khomri de Francia, que lleva tres años en ejercicio, acuñó el derecho de todos los trabajadores a la desconexión. Deja, sin embargo, a las empresas la definición de los entornos y de los límites a través de un acuerdo colectivo o, en su defecto, mediante un estatuto.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente