Newtral
Del papel higiénico a la repostería, así evoluciona el impulso del consumidor español durante el confinamiento
Siguiente

Del papel higiénico a la repostería, así evoluciona el impulso del consumidor español durante el confinamiento

La semana previa al confinamiento, los españoles compraban productos básicos como papel higiénico y legumbres, ahora es la harina, los snacks o las bebidas alcohólicas lo que engorda la cesta de la compra

Lipskiy | Shutterstock

Las compras de productos de alimentación han aumentado en torno al 20% durante el estado de alarma, con respecto al mismo periodo del año pasado, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Dentro de ese aumento de las ventas generalizadas, lo que sí ha variado -en apenas un mes de confinamiento- es la clasificación de los productos más vendidos.

Días previos al confinamiento

Durante los días previos a que se decretara el estado de alarma, las redes se llenaron de fotos y vídeos de compras compulsivas de papel higiénico y de estanterías de supermercados vacías. 

Del 9 al 15 de marzo (el sábado 14 se decretó el estado de alarma) se registró un repunte de compras de alimentos de casi un 30%. Habían comenzado las compras de acopio.

Conservas (+82%), legumbres (+122%), arroz (+159%), pastas (+144%) y las harinas y sémolas (+147%) se vendieron hasta un 150% más que la misma semana de 2019, según indica el ‘Análisis de consumo en el hogar’, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Efecto aprovisionamiento

Los supermercados aumentaron sus ventas debido a la necesidad de los ciudadanos de hacer acopio. Además, con centros educativos, empresas y bares cerrados, el consumo alimentario se trasladaba al hogar casi al cien por cien. Se compró un 29,8% más que el año anterior.

Durante la siguiente semana, la primera completa de confinamiento, las ventas siguieron creciendo, pero menos en comparación con los días anteriores. Aumentaron un 10,9%, lo que indicaba que el ‘efecto aprovisionamiento’ se había completado, según el Ministerio de Agricultura.

Los ciervos y el papel higiénico

Ismael Quintanilla, filósofo y psicólogo especializado en economía del consumidor encuentra, primero, una explicación racional a aquellas imágenes de estanterías vacías y compras de papel higiénico en grandes cantidades: “el papel ocupa mucho y el espacio se vacía con facilidad”.

Esta imagen de vacío puede generar una sensación de escasez que provoque lo que se conoce como ‘el fenómeno del estante vacío’. “Lo que se produce es un efecto contagio, un comportamiento hipnótico que puede conllevar conductas irracionales basadas en el miedo”, explica Quintanilla en conversación telefónica con Newtral.es. Si ves a gente salir cargada de papel, tú también quieres hacer lo mismo.  

Según este psicólogo, el ‘efecto aprovisionamiento’ puede darse al desencadenarse el miedo, y lo compara con el comportamiento de los animales. “En un grupo de cien ciervos, basta con que uno mueva la cabeza a un lado, o eche a correr, para que todos se muevan en la misma dirección, es un aviso de peligro”, cuenta Quintanilla.

Cuando la nevera está llena

Durante la segunda semana completa de confinamiento el consumo continuó aumentando, hasta llegar a un 16,8% más que la semana anterior. En la compra de productos, el Ministerio detecta un incremento generalizado «salvo para aquellos productos que se almacenaron en los hogares durante los primeros días de confinamiento”, según indica la nota de Agricultura, que analiza los datos de ventas entre los días 23 al 29 de marzo.

El consumo de legumbres (+39%), pastas (+13%), o arroz (+30%) seguía creciendo con respecto al año pasado, pero descendió considerablemente, si lo comparamos con la primera semana de estado de alarma y sus días previos.

Llegados a este punto, algunos de los productos más codiciados no son de primera necesidad. El consumo de cerveza y bebidas alcohólicas crece hasta un 84% más en total, con respecto al mismo periodo del año pasado.

Tampoco se quedan atrás los snacks y frutos secos (+62%), o las tabletas de chocolate, que mientras se vendían un 10% más durante los días previos al confinamiento, sus ventas aumentaron hasta el 60% a finales de marzo.

El 196% de la harina

Sin duda el producto estrella de la cuarentena han sido las harinas. Su consumo se disparó en la primera semana (+147%), siguió aumentando durante la segunda semana (+196%), y la tercera semana parece que se estabilizó, aunque continuó experimentando un crecimiento altísimo, de un 170%.

El colectivismo español y la cerveza

Los planes de ocio durante el confinamiento se están sustituyendo por la harina, las bebidas alcohólicas o las tabletas de chocolate. En lugar de ir al cine, cenar en un restaurante o ir al gimnasio, podemos, por ejemplo, comer y beber.

Quintanilla recuerda cómo en 2008 mucha gente se quejaba de que las terrazas de los bares estaban llenas, a pesar de la crisis económica: “al español no le vas a quitar la cerveza, lo que puede ser es que -con la crisis- en vez de veinte, se tome diez”.

De la misma manera que los bares seguían abiertos durante la crisis de 2008, se explica el incremento en las ventas de bebidas alcohólicas, entre ellas, la cerveza: “no lo vamos a eliminar, nos encanta la calle y compartir, la española es una sociedad colectivista”. 

En búsqueda de la satisfacción perdida

Además, dice Quintanilla, “encontramos una especie de satisfacción íntima en la compra por capricho”, con el chocolate o los productos gourmet, por ejemplo. La compra por capricho está presente en las compras habituales, pero durante la crisis del coronavirus “ese porcentaje compulsivo irracional, se incrementa”. 

Encerrados en casa y privados de otros placeres, la compra del capricho se ha convertido en un lugar recurrente al que puede acudir el español para encontrar algunas de las satisfacciones de las que el confinamiento le priva.


1 Comentario

  • «El consumo de legumbres (+39%), pastas (+13%), o arroz (+30%) seguía creciendo con respecto al año pasado, pero descendió considerablemente, si lo comparamos con la primera semana de estado de alarma y sus días previos.»

    No se puede analizar la evolución del consumo/ la compra de estos productos entre una semana y otra, usando datos que describen la variación interanual. La base es (puede ser) distinta para cada semana. Es un mala intepretación de los datos.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente