Newtral
Pablo Iglesias: «El PP introdujo en su reforma laboral el despido por baja médica»
Siguiente

Pablo Iglesias: «El PP introdujo en su reforma laboral el despido por baja médica»

Esta afirmación es falsa. El PP modificó la norma y quitó la referencia al absentismo colectivo de la empresa, flexibilizando esta justificación de despido que se contempla desde 1980. Zapatero en 2010 también modificó este apartado, aunque levemente.

La ausencia reiterada al trabajo por baja médica u otras motivos, aunque estén justificados, han dejado de ser una causa objetiva de despido en España. Éste ha sido el primer punto que el gobierno de Pedro Sánchez ha eliminado del Estatuto de los Trabajadores, una regulación modificada por última vez en 2012, cuando Rajoy era presidente.

El actual ejecutivo anunció con varios días de antelación que la derogación se haría definitiva el 18 de febrero de 2020 en Consejo de Ministros. Horas antes de producirse la reunión, Pablo Iglesias expresó en twitter: “El PP introdujo en su reforma laboral el despido por baja médica, que llevaba a la gente trabajadora al extremo de tener que ir a trabajar incluso enferma. Mañana esta aberración será derogada”.

Efectivamente, se derogó y su modificación comenzó a tener vigencia desde el 20 de febrero de 2020. Pero, ¿realmente el artículo ahora eliminado fue introducido con la reforma laboral del PP, como apunta Iglesias? No, se trata de un precepto que forma parte del Estatuto de los Trabajadores (ET) desde que se creara en marzo de 1980.

¿En qué consiste el cambio?

El artículo 52 del ET regula la extinción de un contrato por causas objetivas. El punto que ahora se ha eliminado, el que desarrolla la letra d, determina los motivos por los que una empresa puede despedir a un empleado por ausencia reiterada de su puesto de trabajo, aunque esta esté justificada, como puede ocurrir con una baja por enfermedad. De esta forma, para poder aplicarse, se han de tener en cuenta unas reglas de medición que han ido cambiando a lo largo del tiempo.

El primero en incluir cambios fue Rodríguez Zapatero, tras él llegaron las grandes modificaciones que el Gobierno de Rajoy introdujo cuando ganó las elecciones en 2011. Con la aprobación de la reforma laboral de 2012, la redacción del artículo 52.d cambió: se eliminó parte del texto, lo que modificó la forma de aplicar la norma e hizo más flexible el despido.

Las modificaciones que hizo Zapatero en el artículo 52.d

Aunque el primer cambio de este texto se aplica en 2004, con una referencia a la violencia de género, seis años después, en junio de 2010, el gobierno socialista aprueba un Real Decreto Ley “de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo” justificado, en el Preámbulo de la norma, por la “intensa destrucción de empleo y el consecuente aumento del desempleo”. 

El Parlamento decide tramitar este RDL como una Ley ordinaria, que se traduce en la Ley 35/2010, de 17 de septiembre, en la que el PSOE rebaja a la mitad, del 5 al 2,5%, el porcentaje del índice de absentismo que debe tener el total de la plantilla de la empresa para que se pueda despedir a un trabajador si ha registrado faltas justificadas con frecuencia.

En ese momento, CCOO y UGT son críticos con esta norma y citan el cambio del artículo 52.d en su valoración sobre la Ley 35/2010: “Nos reafirmamos en la negativa valoración que en su día nos mereció el RDL, aprobado por el Gobierno (…) lejos de corregir el carácter regresivo de aquel, incide en los aspectos más negativos de la misma y añade otros como sucede, en materia de extinción de contratos, en el despido objetivo por absentismo”, especificaban al inicio de su comunicado.

Así quedó en ese momento el párrafo [los cambios se indican en negrita]:

Artículo 52. Extinción del contrato por causas objetivas.

d) Por faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, o el 25 % en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses, siempre que el índice de absentismo total de la plantilla del centro de trabajo supere el 2,5 % en los mismos periodos de tiempo.

No se computarán como faltas de asistencia, a los efectos del párrafo anterior, las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma, el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores, accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones, enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos, ni las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda.

Artículo 52.d de la Ley 35/2010, de 17 de septiembre, de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo.

Los cambios de Rajoy a partir de 2012

Dos meses después de que Mariano Rajoy llegara a la Moncloa se produce un nuevo cambio en el Estatuto de los Trabajadores. En febrero de 2012 aprueban el Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero. Su vigencia fue corta, en julio del mismo año ratifican la Ley 3/2012, de 6 de julio, popularmente conocida como reforma laboral del PP. 

En el caso del artículo 52.d, cuya redacción ya se había tocado en la primera norma de febrero, vuelve a modificarse en la segunda. Este fue el párrafo aprobado en ese momento:

Artículo 52. Extinción del contrato por causas objetivas.

d) Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el 25 % en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

No se computarán como faltas de asistencia, a los efectos del párrafo anterior, las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma, el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores, accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones, enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos, ni las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda.

Tampoco se computarán las ausencias que obedezcan a un tratamiento médico de cáncer o enfermedad grave.

Artículo 52.d de la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral.

Así, la nueva ley del PP cambió la forma de medir el absentismo. En la redacción anterior, y desde que se publicara por primera vez, se había tomado como referencia comparativa al total de la plantilla para que se pudiese producir el despido objetivo por baja médica justificada. Tras la reforma, sólo se tiene en cuenta el absentismo individual de la persona a la que se va a despedir. Es decir, antes de 2012, para poder aplicar este artículo tenían que darse dos situaciones al mismo tiempo: 

  1. Que la persona se ausentara del trabajo el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos o el 25% de las jornadas hábiles en cuatro meses discontinuos en un periodo de 12 meses.
  2. Y, además, que el índice total de absentismo de toda la empresa fuera del 2,5% en el mismo periodo.

A partir de julio de 2012 sólo se tiene en cuenta un supuesto: que el trabajador haya faltado al trabajo el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos. Como desde ese momento no se tiene en cuenta el absentismo del resto de los empleados, para que además se diera la causa tendrían que ocurrir uno de estos dos supuestos:

  1. Que en los 12 meses anteriores el trabajador se haya ausentado un 5% de las jornadas hábiles.
  2. O, un 25% en cuatro meses discontinuos dentro del mismo periodo.

¿Qué representan estos porcentajes? Un 5% de las jornadas hábiles son aproximadamente unos 11 días y un 25%, equivale a 20 días, según explica a Newtral.es Pablo Urbanos Canorea, profesor de Derecho del Trabajo, Negociación Colectiva y Derecho Sindical de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA).

Lo que implica el cambio de redacción del PP

“Con esta modificación lo que se hace es flexibilizar el segundo requisito de la causa de despido”, cuenta Urbanos. “Antes se tomaba en consideración a toda la plantilla y a partir de 2012, sólo las ausencias del trabajador en cuestión. Si estamos hablando de una persona enferma, es más probable que, desde el punto de vista estadístico, haya tenido un 5% de ausencias en los 12 meses anteriores, a que el total de la plantilla se haya ausentado un 2,5%. Y esa es la flexibilidad que se añade con el cambio”, específica.

¿Cuántos despidos se habían producido a causa de esta modificación?

El artículo 52.d se ha mantenido durante 8 años activo, pero no es posible conocer sus efectos de forma cuantificable. La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, aseguró en rueda de prensa no contar con datos a un nivel tan pormenorizado sobre esta causa de despido, que hace unos meses fue avalada por el Tribunal Constitucional. A raíz de dicha sentencia el asunto volvió al debate público.

Mari Cruz Vicente, secretaria de Acción Sindical de CCOO, explica a Newtral.es que, según ha tenido conocimiento confederación sindical en base a las quejas de sus afiliados, el artículo 52.d “se había aplicado poco para despedir a los trabajadores” hasta que se rectificó en 2012. “Antes de aprobarse la reforma laboral era muy difícil que se pudiera aplicar porque no se llegaba a esos porcentajes [2,5% de absentismo] del global de la plantilla. Al individualizarlo, si tienes la mala suerte de caer enferma, esto puede ser un motivo de despido. Hasta que el PP cambió la redacción [el 52.d] no era una medida que supusiera ningún riesgo para los trabajadores por el mero hecho de estar enfermos”, opina Mari Cruz Vicente.

La postura de Podemos

Precisamente a la repercusión del cambio de redacción de la norma implantada por el PP hace referencia Podemos para justificar la afirmación de Iglesias. Al consultar el motivo por el que el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030 hacía esta afirmación en Twitter, el partido morado utiliza como respuesta un tuit de Nacho Álvarez: “Efectivamente, el artículo 52.d del ET existía, pero fue modificado con la reforma laboral del PP, quitando la referencia a la empresa. Eso fue precisamente lo que facilitó el despido por bajas médicas justificadas”.

Por tanto, tal y como hemos analizado, el tuit de Pablo Iglesias en el que dice que “el PP introdujo en su reforma laboral el despido por baja médica” es FALSA. El Partido Popular no la introdujo, modificó un párrafo del Estatuto de los trabajadores que había estado en vigor desde 1980. Con ello consiguió facilitar su aplicación. Antes de la reforma laboral, el gobierno socialista encabezado por Rodríguez Zapatero también había hechos cambios que alteraban la forma de medir su aplicación y hacían más flexible el despido objetivo por ausencia reiterada.

Por tanto, con unos condicionantes más restrictivos, antes de 2012 también era posible proceder al despido objetivo por baja, aunque estuviera justificada.

Fuentes:

  • Boletín Oficial del Estado
  • Pablo Urbanos Canorea, profesor de Derecho del Trabajo, Negociación Colectiva y Derecho Sindical de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA)
  • Mari Cruz Vicente, secretaria de Acción Sindical de CCOO
  • Departamento de prensa de Unidas Podemos

Relacionados

Más vistos

Siguiente