Newtral


Pablo Iglesias se cita con su futuro
Siguiente

Pablo Iglesias se cita con su futuro

El líder de Unidas Podemos ya ha adelantado que si los resultados el 10-N no son positivos para la formación morada pondrá su cargo a disposición de las bases

La revalida electoral del 10 de noviembre volverá a repartir escaños en el Congreso y el Senado, pero también actuará como test de estrés sobre formaciones, coaliciones y candidatos. Las tensiones en el entorno de la izquierda, con nuevos actores anunciados -el Más Madrid de Errejón-, cambios en las alianzas y un desacuerdo manifestado en el fracaso de negociación para la investidura de Pedro Sánchez entre el PSOE y Unidas Podemos, hace que los nombres propios tengan mayor relevancia que en otras convocatorias electorales.

¿Por qué es importante?

Tras el 10 de noviembre, salvo sorpresa que no prevén las encuestas, el PSOE seguirá necesitando un socio preferente con el que investir a su candidato. En el transcurso de las negociaciones de investidura del pasado verano, el PSOE anunció un veto sobre Pablo Iglesias que el propio Iglesias aceptó. De repetirse la situación, algo que muchos sondeos prevén -este de La Vanguardia es un ejemplo-, la poca sintonía personal que han escenificado Sánchez e Iglesias podría abocar a un nuevo fracaso en la XIV Legislatura… O a que el PSOE sondease a otros socios.

¿Cuál es el contexto?

2019 está siendo un ‘annus horribilis’ para Podemos. Comenzó con la salida del partido de Íñigo Errejón, que se llevó de la mano a Manuela Carmena mientras Iglesias cumplía con su baja por paternidad. Continuó con la imagen del regreso a la vida pública del propio Iglesias, con un eslogan –‘Vuélve’, con la partícula ‘él’ enfatizada, y que Iglesias asumió como un error– que arrancó diversas críticas. Siguió el 28-A, en la que la formación morada y sus confluencias y socios perdieron más de 20 escaños respecto a las elecciones de 2016. Continuó en las municipales del 26 de mayo, donde las ‘alcaldías del cambio’ cambiaron de manos, particularmente -aunque ya no fuera una candidatura propia de Podemos- la de Madrid. La tortuosa negociación con el PSOE para lograr una investidura se prolongó durante el verano para terminar en nada. Y, mientras tanto, el goteo de tensiones en la ‘Galaxia Podemos’ ha alejado del núcleo del partido no solo a Errejón, cuyo Más Madrid concurrirá el 10-N, sino también a Compromís y al sector ‘errejonista’ de Adelante Andalucía, informa este martes ‘Diario de Sevilla’.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El 25 de marzo, Pablo Iglesias aseguró que el próximo líder de Podemos será “una mujer”, dando continuidad a la afirmación en el mismo sentido que había hecho en la víspera Irene Montero, portavoz parlamentaria de la formación. Y el pasado lunes, Iglesias anunció que pondría a disposición de las bases su cargo si el resultado tras el 10 de noviembre no es positivo. «Inmediatamente pondría mi cargo a disposición del Consejo Ciudadano y de los inscritos y las inscritas«, explicó en ‘Los Desayunos’ de TVE.

#Fact

“Un tiempito”. Ese fue el límite temporal que puso a su vida en política Pablo Iglesias en octubre de 2015, en una entrevista en Antena 3. «No me imagino dentro de ocho años diciendo: venga, va, otras elecciones más«, añadió hace cuatro años. De esa frase se extrae que el líder de Podemos quería estar dos legislaturas, y no más, en política. En esa entrevista, Iglesias criticó a José María Aznar, por su -opinó- “necesidad de salir aunque ponga en riesgo a su propio partido» y también se refirió al expresidente Felipe González. «Son como drogadictos que necesitan tener esa presencia pública», concluyó.


10-N: ¿Repetirá Pablo Iglesias como candidato a la presidencia del Gobierno por Unidas Podemos?
Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente