Newtral


El origen español de los ‘lobos grises’
Siguiente

El origen español de los ‘lobos grises’

Los más de 1.100 submarinos alemanes U-Boot dominaron los mares durante la Segunda Guerra Mundial

17 de septiembre de 1939. El submarino alemán U-29 hunde el HMS Courageous, un crucero reconvertido en portaaviones que cazó en el Mar de Irlanda. Hundió el buque, y con el a sus 518 tripulantes. Fue el primer hundimiento de un buque británico por parte de la marina alemana en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

Los ‘lobos grises’ del mar -fueron bautizados así por el almirante Karl Dönitz– tienen un origen, en parte, español. En 1918, la Marina alemana trabajaba en el diseño de un nuevo tipo de submarino que no llegó a desarrollar por el fin de la Primera Guerra Mundial y las restricciones impuestas por el Tratado de Versalles. Sin embargo, como demostró la Historia, Alemania no estaba del todo dispuesta a cumplir el tratado.

A través de una empresa industrial radicada en Holanda con capital alemán, la Marina trasladó los conocimientos teóricos y de desarrollo de los astilleros de Kiel (Alemania) fuera de su territorio. Así crearon IvS, Ingenieurskantoor voor Scheepsbouw, que prestaba servicio a diferentes países, y que escondía la intención de reconstruir la armada naval alemana cuando fuera posible. Los buques alemanes habían quedado recluidos en Scapa Fow (Islas Orcadas, Reino Unido) tras el armisticio de noviembre de 1918. El almirante von Reuter prefirió hundirlos a entregarlos, como queda estipulado en el Tratado de Versalles, el 21 de junio de 1919.

Pero para rearmarse sin levantar sospechas, Alemania necesitaba un constructor afín que llevara a cabo la misión. Lo encontró gracias a Wilhem Canaris.

Canaris entra en acción

Canaris, marino militar alemán, servía en el crucero Dresde, destinado en la Isla de Pascua, al inicio de la Primera Guerra Mundial. Fue hecho prisionero en 1915 e internado en Chile tras la batalla de las Malvinas. El internamiento le sirvió para aprender español, que usó para obtener un pasaporte falso y huir para regresar a Alemania. Tras cruzar los Andes a caballo, logró llegar a Argentina y embarcar en un carguero con destino a Rotterdam.

Una vez en Alemania, fue enviado a la embajada en Madrid, gracias a su buen español y a su pasaporte –falso- chileno. En los últimos estertores de la Gran Guerra, acabó asignado en un submarino con el que logró 18 hundimientos. Pero en su estancia en España le sirvió para conocer a Horacio Echevarrieta, dueño de Astilleros Españoles y proveedor del imperio alemán.

En contacto con el IvS, Canaris retomó su relación con Echeverrieta y le propuso, en 1926, desarrollar un proyecto de submarino que Alemania no había podido construir.

Los astilleros de Cádiz

La construcción del E-1, como se llamó al proyecto, arrancó en Cádiz en 1929 y fue botado en 1930. Con seis tubos lanzatorpedos, era una revolución para la época. A pesar de ser una empresa de capital -oculto- alemán, España creyó poseer una herramienta militar avanzadísima. Sin embargo, las pruebas a mar abierto las realizaron equipos alemanes, bajo la mirada de Hans Techel. Techel era el director técnico de la siniestra IvS.

El esfuerzo de los astilleros de Echevarrieta para crear las piezas nuevas y las tecnologías que requería el E-1 fueron de gran utilidad para Alemania. Con esa tecnología, dos años después de la botadura del E-1, en 1932, Alemania incumplió el protocolo de Versalles y reabrió los astilleros de Kiel. Pronto pudo fabricar versiones mejoradas del E-1. En 1935 botaron el U-1, el primer U-Boot de nueva generación. Llegaron a construirse más de 1.100, y los ‘lobos grises’ dominaron los mares del mundo hasta 1944.

Operación Valkiria

¿Qué fue de Echevarrieta y Canars? IvS no le pagó por sus servicios al industrial español y la República no quiso hacerse responsable de un encargo militar de la dictadura de Primo. El E-1 acabó vendiéndose a la armada turca. Echeverrieta tuvo que vender gran parte de su patrimonio para conservar unos astilleros que Franco nacionalizaría en dos fases. Primero en 1940 y, a través del INI, en 1946. Murió al borde la de la ruina en 1963.

Wilhem Canaris fue nombrado jefe de la Inteligencia Militar por Hitler en 1935. Participó en la organización del encuentro entre éste y Franco en Hendaya en 1940. En 1944, viendo la derrota alemana inapelable y conociendo los delirios de victoria de Hitler, se alió con Von Stauffenberg para tomar parte en la Operación Valkiria. Fue detenido e ingresado en el Campo de Concentración de Flossenburg, donde le ejecutaron el 9 de abril de 1945. El campo fue liberado por los estadounidenses dos semanas después.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente