Newtral
Tercera y definitiva oportunidad para el Obamacare
Siguiente

Tercera y definitiva oportunidad para el Obamacare

El Tribunal Supremo de EE.UU. admitió a trámite la revisión de una causa sobre la inconstitucionalidad de la reforma sanitaria que firmó Obama en 2010

Foto | Pete Souza (White House)

Tercer round para el Obamacare. El Tribunal Supremo de Estados Unidos admitió a trámite esta semana una demanda para revisar la legalidad de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), el nombre real de la reforma sanitaria y medida estrella del expresidente demócrata Barack Obama, firmada en 2010. El Alto Tribunal se pronunciará sobre un recurso presentado por un grupo de estados con gobiernos demócratas y por la Cámara de Representantes contra una sentencia de inconstitucionalidad que dictó en 2018 una corte federal de Texas ratificada más tarde en New Orleans.

El origen está en la contrarreforma del sistema de salud de Obama que firmó Donald Trump en 2017, que derogó las sanciones económicas por no tener un seguro contratado pero no anuló el mandato en sí, por lo que está en un limbo jurídico sin multas asociadas previstas. El argumento del grupo de funcionarios de estados republicanos y los tribunales que ratificaron su punto de vista aducían que la ley en esas condiciones era parcialmente “inconstitucional”. Y ese es el extremo que va a revisar el Alto Tribunal, que ya votó a favor del Obamacare en dos ocasiones anteriores. 

Lo más importante

Esta revisión de la ley en el Supremo es, como decíamos, la tercera, además de un posible trámite definitivo para acabar por completo con el Obamacare, como buscan los republicanos. Pero también es un movimiento oportuno para los demócratas, según un análisis del Boston Globe, pues 2020 es un año electoral y en este momento, el 55% de los estadounidenses están a favor del Obamacare, según una encuesta de la Kaiser Family Foundation (KFF).

¿Cuál es el contexto?

De acuerdo con los cálculos de The New York Times, el Supremo podría escuchar sobre el caso en otoño —las elecciones son el 3 de noviembre— y la decisión no llegaría hasta la primavera o el verano de 2021. Los demócratas habían solicitado una revisión por la vía urgente que fue desechada, por lo que entra de modo ordinario. Además del factor electoral, es clave aprovechar la actual composición del Supremo, que ya ha dirimido a favor dos desafíos anteriores a la ley.

Un texto explicativo de Vox apunta que la jueza liberal Ruth Bader Ginsburg no atraviesa un buen estado de salud. “El líder de la mayoría en el Senado, (el republicano) Mitch McConnell, dejó en claro que cubriría una vacante de la Corte Suprema en los meses previos a las elecciones presidenciales”, advirtió.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Si entendemos este trámite en clave electoral, habrá que tener en cuenta que:

  • Aún no sabemos quién será el candidato demócrata ni cuál será el modelo de sanidad pública que defienda.
  • Volverán al debate algunas de las partes más populares del Obamacare: la expansión de Medicaid, la capacidad de los menores de 26 para seguir asegurados por sus padres y la protección de pacientes con afecciones preexistentes
  • Un estudio del Urban Institute apunta a que si el Supremo anulara el Obamacare, el número de personas sin seguro se dispararía en un 65%, unos 20 millones de personas más. 
  • En Estados Unidos ha habido más de 200 contagiados por el coronavirus y el encargado de gestionar la crisis, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence admitió que no hay “suficientes” tests de COVID-19, por lo que comenzarán a cubrirlos las aseguradoras.

#Fact 

Las correlaciones de fuerzas en las dos votaciones previas del alto tribunal fueron en 2012 por 5 votos a 4 y en 2015 por 6 a 3.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente