Newtral


No se pueden manipular los resultados del 10-N «adulterando los patrones de imágenes de actas de escrutinio»
Siguiente

No se pueden manipular los resultados del 10-N «adulterando los patrones de imágenes de actas de escrutinio»

Una publicación en Facebook habla de un supuesto método de «pucherazo» de las próximas elecciones del 10-N. En concreto, la publicación que incluye una captura de Twitter dice lo siguiente: «El fraude no lo harán en el centro de cómputo del Correo sino adulterando los patrones de imágenes de actas de escrutinio de cada urna escaneada en las escuelas. Se transmitirán a una ip enmascara de un servidor secreto donde el soft cambiará cifras y retransmitirá al correo». Es FALSO.

En primer lugar, la publicación de Facebook que comparte la captura del mensaje pertenece a un tuit de un usuario que habla sobre los comicios en Argentina. Sin embargo, la captura de pantalla ha sido utilizada para advertir de este supuesto «pucherazo» el 10-N. Explicamos de nuevo por qué no posible este tipo de fraude, como ya hicimos aquí.

Un recuento público y manual

Durante el escrutinio en las mesas electoralescualquier persona -haya votado o no- puede estar presente, según establece la ley electoral. El recuento es manual: el presidente de la mesa extrae uno a uno los sobres de la urna correspondiente y lee en voz alta la candidatura o el nombre de los candidatos votados. Una vez leída la papeleta, la enseña a los vocales, interventores y apoderados.

Al terminar el recuento y tras comparar que el total de sobres y el de votantes anotados coincide, el presidente anuncia cuántos votos ha conseguido cada partido y rellena el acta de escrutinio. En este documento, que se expone en la entrada del local del lugar de votación, consta el número de personas censadas, las certificaciones censales aportadas, el número de votantes, el número de votos blancos o votos nulos así como los votos obtenidos por cada candidatura.

La transmisión de los datos provisionales

Una copia del acta de escrutinio se entrega al representante de la administración para que pueda facilitar “la información provisional sobre los resultados de la elección” (artículo 98 de la LOREG). Los datos son transmitidos al centro de totalización de datos, según detalla el Ministerio de Interior, que especifica que la transmisión se hace a través de un dispositivo móvil o por teléfono. La intervención de una empresa o de un software externo solo se limita a facilitar esta información provisional.

El escrutinio general, tres días después de los comicios y sin las papeletas

El escrutinio general, que también es público, se realiza por las juntas electorales correspondientes en base a tres sobres que prepararon los miembros de la mesa el mismo día de la votación.

Pero primero, a las 08:00, se incluye en el recuento la votación de las personas residentes ausentes recibidos hasta ese mismo día. Justo después, la Junta escruta los votos e incorpora los resultados al escrutinio definitivo.  ¿Cómo? Se abren los tres sobres y se verifica tanto el recuento y la suma de los votos en las correspondientes mesas según las actas o las copias de las actas de las mesas. Si hay un error material, de hecho o aritmético, la ley electoral especifica que “se procederá a su subsanación”. Asimismo, si hay un acta con más votos que votantes, la “Junta tampoco hará cómputo de ellas”. Los resultados oficiales son los que se publican en el Boletín Oficial del Estado.

Fuentes:

Relacionados

Más vistos

Siguiente