Newtral


La verdad sobre el Artículo 13: ¿El fin de YouTube?
Siguiente

La verdad sobre el Artículo 13: ¿El fin de YouTube?


Seguro que has oído hablar del artículo 13. ¿El fin de internet tal y como lo conocemos? ¿Censura previa de contenidos? ¿El fin de la creatividad en las redes? ¿El fin de los memes? Vamos a ver qué hay de cierto en esto.

YouTube ha iniciado una campaña pública llamada ‘save your internet’ alertando de que el artículo 13 ataca gravemente a la libertad de expresión y le obligará a bloquear millones de vídeos de su plataforma.

¿Cuánto hay de cierto en esto?

  1. ¿Qué es el articulo 13?

El artículo 13 es un apartado de la ‘propuesta de Directiva sobre los derechos de autor en el mercado único digital’. Es decir, una propuesta europea para ‘luchar’ en la nueva era de internet contra infracciones de copyright o plagios en la red dentro de la Unión Europa.

En septiembre de 2018, el Parlamento europeo dio luz verde a esta directiva, con algunas enmiendas y después comenzaron las negociaciones a tres entre el Parlamento europeo, la Comisión Europea  y el Consejo Europeo, de esas negociaciones saldrá la redacción definitiva de la Ley y, por consiguiente, del artículo 13, que solo será aplicable a los contenidos online que se suban o se consuman dentro de la Unión Europea.

  1. ¿Dónde está la ‘polémica’?

Este artículo 13 es muy polémico por varios motivos. Pero principalmente, la clave está en que pone la responsabilidad (y esta es la palabra mágica) en los proveedores de servicios de intercambio de contenidos en línea (es decir, plataformas como YouTube) sobre los contenidos que suban los usuarios, algo que antes no era así.

Existen varias versiones del artículo 13. Unas más polémicas que otras. La propuesta del Parlamento Europeo, sobre la que gira la campaña de YouTube, expone:

Los proveedores de servicios de intercambio de contenidos en línea realizan un acto de comunicación al público. Como consecuencia de ello, celebrarán acuerdos de licencia justos y adecuados con los titulares de derechos. (…) Estos acuerdos cubrirán la responsabilidad de las obras cargadas por los usuarios…

Lo importante está en los “acuerdos justos y adecuados” con los titulares de derechos y en que “cubrirán la responsabilidad de las obras cargadas por los usuarios”.

  1. ‘La responsabilidad’, el problema del artículo

«Tal y como explica Borja Adsuara, abogado experto en derecho digital, hasta ahora YouTube no era el responsable de los contenidos que infringían derechos de copyright y que subían los usuarios a su plataforma, hasta que tenía conocimiento efectivo de ello, según la LSSI. “Hasta ahora las plataformas miraban para otro lado, y cuando un titular de derechos sobre los contenidos veía que había un contenido suyo del cual él no había dado permiso, YouTube decía: ‘No es mi responsabilidad’”.

Básicamente, explica Adsuara, este artículo quiere regular que “los titulares de derechos reciban lo que les corresponde”, y para eso se encontró el método de la responsabilidad hacia las plataformas como YouTube.

YouTube no quiere ser responsable de lo que tú subas

En un vídeo, YouTube explica que la aprobación de este artículo tendrá graves consecuencias “no deseadas” que cambiarán la web tal y como la conocemos actualmente.

“La versión propuesta del Artículo 13 anularía por completo el sistema de notificación y retirada que se utiliza actualmente para proteger a las plataformas y a los titulares de derechos de autor”, empieza YouTube explicando en su web.

Lo que implica que “estas plataformas (incluido YouTube) se verían obligadas a bloquear la inmensa mayoría de las subidas en Europa y de las visualizaciones de usuarios europeos que reciba el contenido que se haya subido fuera de dicho territorio, debido a la naturaleza compleja y ambigua de la titularidad de los derechos de autor”.

  1. ¿Por qué YouTube dice que tendría que bloquear millones de vídeos?

Para entender la posición de YouTube primero hay que explicar cómo funciona actualmente la gestión de derechos en su plataforma. YouTube tiene un algoritmo, llamado Content ID, que detecta y bloquea vídeos que infrinjan copyright. Hoy por hoy funciona de la siguiente forma: por ejemplo, una persona compone una canción y la sube al Content ID y éste avisa al usuario en qué otros vídeos de YouTube está la canción, y esa persona elije qué hacer con esos vídeos: si los bloquea o no, si no les permite monetizar… Por lo tanto, este algoritmo funciona solo si el autor ha registrado ese material en el Content ID.

Con la aprobación del articulo 13, al hacer a YouTube responsable de los contenidos, éstos aseguran que no se van a arriesgar a tener en su plataforma vídeos que infrinjan derechos, porque podrían ser denunciados. Por lo tanto, el Content ID -asegura YouTube- va a hacerse más agresivo y va a bloquear cualquier vídeo del cuál YouTube no esté seguro de sus derechos o tenga coincidencia con contenido de terceros, por precaución.

  1. Daños colaterales: covers, divulgación musical o cinematográfica, canciones oficiales…

El Content ID no sabe distinguir, dice youtube, cuándo un vídeo es un cover o cuando es la canción oficial, cuando es un análisis de una obra…. o cuando es un contenido ilegal. Solo busca coincidencias y alerta de ellas. Por lo tanto, no es que el artículo 13 obligue a bloquear vídeos legales como covers, canciones, vídeos divulgativos o de YouTubers… sino que “en la práctica”, dice YouTube, se bloquearán por precaución mediante el Content ID porque si uno de esos vídeos infringe derechos, ahora sería YouTube es responsable. Y ese bloqueo lo haría el Content ID porque es imposible que un equipo humano revise previamente los contenidos que se suben a YouTube al día en la Unión Europea.

Así lo explica el abogado y director legal de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información, Carlos Sánchez Almeida: “En la práctica, la aprobación del artículo 13 implica que va a haber un software (el Content ID), que son los que van a decidir lo que se puede subir a las plataformas como YouTube y lo que no. Es decir, estamos sustituyendo en Europa los jueces por algoritmos, es algo peligrosísimo”.

Para Almeida, todo se explica por la “voracidad recaudatoria” de las discográficas y las distribuidoras cinematográficas: “Se quieren ahorrar los costes humanos de reclamación de contenidos. Y que, de esa manera, el trabajo que ahora hacen abogados, que lo hagan robots. Se quieren ahorrar el coste de perseguir la piratería (…) es una cuestión de dinero”.

  1. YouTube colapsaría al revisar el contenido bloqueado

El segundo problema del artículo 13, explica YouTube, son las reclamaciones que generaría el bloqueo previo de contenidos. Un equipo humano revisaría después todo el contenido para desbloquear aquel que sea legal. Cada minuto se suben a YouTube más de 400 horas de vídeo, por lo que se convertirá en un infierno las miles y miles de peticiones de desbloqueo que se podrían generar. Se tardará mucho tiempo en resolverlas.

  1. La Comisión Europea dice que YouTube exagera: no hace falta bloquear millones de vídeos

Fuentes de la Comisión Europa nos explican que, para ellos, YouTube exagera sobre las consecuencias que tendría este artículo 13.

“Hay que dejar claro que esta nueva propuesta de artículo 13”, explica la Comisión, “no significará el fin de YouTube tal y como se conoce hoy en día. Los YouTubers y sus fans continuarán teniendo la posibilidad de hacer su trabajo. El único cambio que proponemos es que los creedores de contenido y autores de piezas originales recibirán una mejor protección en caso de que el uso de su obra por parte de terceros viole los derechos de autor”.

Sobre si el Content ID sabe o no distinguir o no contenido legal del ilegal, la Comisión tiene claro que sí sabe, y que por tanto YouTube no dice la verdad cuando alerta de que bloqueará por precaución también vídeos legales.

“Un argumento que escuchamos a menudo es que las plataformas como Youtube serán demasiado cautelosas como resultado de la nueva ley y que bloquearán más contenido de blogs, videos y publicaciones con sus filtros. Este argumento no es cierto”, explica la Comisión porque “las tecnologías de reconocimiento de contenidos son específicas y muy avanzadas, y no lo filtrarán todo. (…) Son capaces de distinguir cosas como la parodia, así que el riesgo de bloqueo de contenido sin justificación no está presente”. Es decir, es la palabra de YouTube contra la palabra de la Comisión Europea.

 

 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente