Newtral


La revolución fotográfica de 1888
Siguiente

La revolución fotográfica de 1888

La popularización de la fotografía comenzó hace 131 años con la llegada de la cámara Kodak

4 de septiembre de 1888. George Eastman patenta en Londres la primera cámara manual de rollo de película bajo el nombre de Cámara Kodak. Registrada con el número 388.850, resultó un éxito ya que supuso el comienzo de la fotografía popular e instantánea.

Para usar este aparato no hacía falta ser un experto con un estudio, simplemente había que apretar un botón para capturar la imagen. De hecho, el mismo eslogan de la compañía lo decía: «Presiona el botón, nosotros hacemos el resto«. Antes de este invento, hacer una foto suponía llevar a cuestas productos químicos, tanques de vidrio, soportes para placas y una jarra de agua.

George Eastman llegó en 1880 a Londres para cambiar su vida y la de la fotografía. Después de dejar su trabajo en un banco, creó ‘Eastman Dry Plate Company‘ (1881)  junto con Henry A. Strong. La empresa se dedicaba a producir grandes cantidades de placas secas -más asequibles para los fotógrafos- a través de las máquinas que había patentado en 1879.

Mientras la actividad de la empresa continuaba el joven inventor siguió investigando con tal de facilitar el proceso de la fotografía. En 1888 revolucionó, no solo el sector de la imagen, sino la vida de todos. La clave se encontraba en el rollo y su soporte, en los que Eastman aportó toda una serie de novedades, dando lugar a la «fotografía amateur«, según Kodak.

¿Por qué el proceso fotográfico se popularizó?

George Eastman sentó las bases para poner la fotografía a disposición de todos porque se ponía en manos del cliente una cámara fácilmente transportable con 100 exposiciones por 25 dólares. Después de la exposición, la cámara se devolvía a Rochester (sede de Kodak),donde se hacían las impresiones de la película y se insertaba un rollo nuevo en el aparato.

El producto ya era llamativo de por sí, pero el éxito también se logró gracias a la publicidad de la cámara en los periódicos principales. El eslogan -«You press the button, we do the rest”- circuló por todo Reino Unido. La marca Kodak fue la primera en poner un letrero en Trafalgar Square

Otra característica que distinguió a la empresa fue el respeto a sus empleados, algo inusual a finales del siglo XIX. George Eastman se convirtió en un empresario exitoso con su empresa ‘Eastman Kodak Company’  antes de llegar a los 30 años de edad. 

Decadencia de Kodak 

En 1962 la empresa tenía a 75.000 empleados y había obtenido unas ganancias de más de 1.000 millones de dólares solo en EE.UU., según Kodak. Esto cambiaría en 1967 con la polémica surgida por el despido de 600 afroamericanos provocando por primera vez la caída de las acciones, que había bajado ese años a sus mínimos en casi 38 puntos

La que había sido la empresa más innovadora desde finales del siglo XIX a mediados del siglo XX no supo subirse al carro de la era digital. Y es que su mala gestión ante la aparición de las nuevas cámaras fue “la causa directa del declive de décadas de Kodak”, según la revista Forbes. Los consumidores comenzaron a obtener aparatos de otras marcas, como consecuencia de la aparición de varias empresas japonesas como Sony -que además diversificó su oferta al mundo de la música– o Nikon.

En 2012 se produjo un desplome que produjo la declaración en bancarrota el 19 de enero de ese mismo año. Pese a que popularmente se piensa que su actividad cesó después de esta caída, la empresa se dedica a las artes gráficas, la impresión comercial, publicación, embalaje, pantallas electrónicas, entretenimiento y películas.

Fuentes

  •  The New York Times 
  • Kodak
  • Eastman Museum

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente