Newtral


La migraña: más que un dolor de cabeza
Siguiente

La migraña: más que un dolor de cabeza

Según la Organización Mundial de la Salud, la migraña se encuentra entre las 20 enfermedades más incapacitantes del ser humano.

Pixabay

12 de septiembre, Día Europeo de Acción contra la Migraña. Según los datos ofrecidos por la Sociedad Española de Neurología (SEN), en España afecta a más de 5 millones de personas: “es la enfermedad neurológica más prevalente del país”. 

La migraña no es un dolor de cabeza cualquiera, es una enfermedad neurológica que puede llegar a ser muy discapacitante para el que lo padece. Todo el mundo puede sufrirla, pero de media la mayoría de lo casos ocurren en mujeres de entre 20 y 50 años. Parte de esto se relaciona con la normal bajada de los niveles de estrógenos en la menstruación, lo que hace que la migraña se suela asociar al periodo. Pero en realidad cualquiera, inclusive niños y adolescentes, pueden padecerla. En este día, desde la Sociedad Española de Neurología (SEN) recuerdan: “el retraso en el diagnóstico puede provocar un importante agravamiento de la misma”. 

Cómo distinguir un dolor de cabeza normal con la migraña, esta es la clave. Existen distintos tipo de dolores de cabeza o cefaleas. Todo depende de la intensidad y la localización del dolor, por lo que la migraña también es una cefalea pero en ella “la intensidad del dolor, como mínimo, es moderada”, como ha explicado a Newtral la doctora Sonia Santos, Coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN. 

Por lo que no es lo mismo una cefalea tensional, que puede estar relacionada con el estrés o con problemas musculoesqueléticos que aparece repentinamente, aunque afecte a un único lado como la migraña, o una cefalea en racimo, que es el dolor de cabeza que es el dolor de cabeza suele aparecer en la misma época y sobre todo por la noche, que una migraña.

La migraña es una tipo de cefalea primaria que puede llega a dificultar e incluso impedir la actividad habitual del que la sufre. Porque además del dolor en un lado, aunque en algunos casos puede expandirse por toda la cabeza, tal y como señala Santos, detrás “hay toda una sintomatología” que lo dificulta aún más. Desde intolerancia a la luz, al sonido e incluso a ciertos olores más visión borrosa, náuseas, vómitos, estrés y la de comprender o articular palabras. 

El origen de la migraña todavía no está claro. Aunque al principio se pensó que podría tener relación con la dilatación de los vasos sanguíneos del cerebro, los últimos estudios reavivan la teoría genética. Concretamente se cree que el dolor de la migraña puede estar relacionado con la mutación del gen de la calcitonina. Pero no es así en todos los casos. Según señala Santos “se sabe que existe un componente genético en la aparición de las migrañas y un 70%  de los pacientes que la sufren tienen antecedentes familiares de migraña, más típicamente de la mujer, pero todavía a día no está del todo determinado”. De hecho según “solo hay un tipo de migraña familiar, la migraña hemipléjica familiar, que esté motivados por un gen”. 

La migraña es una enfermedad de difícil de manejar. Precisa un constante reajustamiento del tratamiento. Pero antes es necesario reconocerla antes de que sea crónica. Aún hoy el 75% de las personas con migraña tardan más de 2 años en ser diagnosticados. Y según datos de la SEN, “alrededor de la mitad de los pacientes se automedica con analgésicos sin receta”. La combinación de ambas variables ha hecho que haya un aumento en un 3% respecto al año anterior los  casos de pacientes con migraña crónica.

De forma estándar hay tres recomendaciones que da la Sociedad Española de Neurología para cualquier persona que padezca de migrañas. Primero “educar al paciente en su enfermedad”. Explicarle en qué consiste y qué factores y síntomas encadenados puede tener. Sobre todo qué puede desencadenar el dolor: las alteraciones de ritmo de sueño, de los horario de comida, el sedentarismo, la obesidad, el estrés… Segundo, “el tratamiento del ataque del dolor”. Es decir, tomarse la medicación correspondiente a cada paciente para abordar la crisis. Y tercero, “un tratamiento preventivo en pacientes que tienen muchas crisis al mes”, migraña crónica. 

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente