Newtral


La ley estadounidense que salvó el mercado
Siguiente

La ley estadounidense que salvó el mercado

Hoy se cumplen 150 años de la fundación de una de las empresas que más amenazó al libre mercado: la Standard Oil Company

10 de enero de 1870. Tal día como hoy hace 150 años, el que se convertiría en un magnate John Davison Rockefeller fundó Standard Oil Company, empresa con la que terminaría monopolizando todo el mercado petrolífero.

Antes de fundar Standard Oil, Rockefeller invirtió en el negocio de la refinería de petróleo. La empresa, establecida en Cleveland (Ohio) dependía de los trenes para transportar el petróleo crudo desde los lugares de extracción, en Pensilvania; y para llevar el producto terminado a los lugares de venta por la costa este. Así que Rockefeller se planteó hacer algo que el resto de petroleras no habían hecho: pactar con las ferroviarias envíos organizados y en masa a cambio de pagos en secreto. Y en 1868 materializó ese planteamiento al pactar con la Línea Central de Nueva York.

MIentras los demás competidores del sector solo miraban el negocio de la refinería, Rockefeller tenía una visión más completa: él veía el negocio completo del petróleo. Incluyendo extracción, refinería y transporte. Incluso la comercialización, la venta del producto finalizado, correría de su mano. Y entonces fundó Standard Oil Company.

En 1872 el mercado petrolífero había sufrido una crisis. El exceso de producción obligó a las empresas a bajar el precio del petróleo, pero los ferrocarriles seguían cobrando lo mismo por el transporte del petróleo a productores y refinadores.

Entonces Rockefeller movió su siguiente ficha: pactó con el Ferrocarril de Pensilvania que se comprometería a seguir generando material para enviar, a cambio de que la ferroviaria redujera las tarifas por transporte.

Una vez hecho esto, negoció con sus competidores en el sector de la refinería la adquisición de sus empresas: si las demás empresas aceptaban, entrarían en el trato que Standard Oil había firmado con la distribuidora ferroviaria y por tanto, saldrían ganando. De lo contrario, terminarían pagando aún más por el transporte del petróleo.

Las dos caras de la misma jugada

Esta estrategia levantó una gran polémica. Según la periodista Ida Tarbel, autora de The History of the Standard Oil Companyl, Rockefeller estaba chantajeando a sus competidores con o venderle sus empresas a precios de liquidación, o verse duramente afectadas por la coacción del magnate en el mercado del transporte. La Standard Oil empezó a crecer, y a hacerse con el control del resto de empresas del mercado mientras los que intentaban competir con esta gigante bola de nieve que según rodaba seguía creciendo quebraron.

Sin embargo, el propio Rockefeller veía sus actos con otro enfoque. De cara al público, vendía así sus negociaciones con las otras empresas: les ofrecía tomar solamente sus cargas, mientras que la habilidad del refinado seguiría siendo de los empresarios. El magnate se veía a sí mismo como un salvador de sus rivales, pues creía que habrían quebrado igualmente sin él.

La visión de los Estados Unidos

Sea como fuere, el gobierno federal de los Estados Unidos publicó el 2 de julio de 1890 un acta conocido como la Ley Sherman Antitrust, el cual ilegalizaba los trust por declararlos restrictivos para el funcionamiento del comercio.

En 1904 las cifras de la empresa de Rockefeller eran las siguientes: controlaba el 91% de la producción petrolífera y el 85% de las ventas de productos petrolíferos en territorio estadounidense. Ante esta preocupante situación, en 1906 se presentó una demanda contra la empresa alegando que era un trust.

Para cuando finalmente en 1911 la Standard Oil fue reconocida como trust y por tanto, se obligó a su disolución en 34 empresas, ya había perdido mucho poder. Su participación en el mercado se había reducido a un 64% y había por lo mínimo 147 empresas de refinación en la competencia en Estados Unidos. Además, Rockefeller había abandonado la empresa, aunque seguía poseyendo acciones. La fragmentación de Standard Oil duplicó el valor de sus acciones y el magnate era en ese momento la persona más rica del planeta.

Fuente:

La doble cara de John D. Rockefeller, el multimillonario magnate del petróleo que fue pionero en la construcción de un monopolio, Adam Smith, BBC (13/04/2019)

Ley Sherman antitrust, Cornell Law School

Chart: The Evolution of Standard Oil, Jeff Desjardins, Visualcapitalist (24/11/2019)

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente