Newtral


La instalación del nuevo mástil en la glorieta Olímpica de Sevilla costó 197.000 euros
Siguiente

La instalación del nuevo mástil en la glorieta Olímpica de Sevilla costó 197.000 euros

La glorieta con el mástil desmantelado - Legado Expo 92

La asociación Legado Expo Sevilla critica el coste de la operación y lamenta «la pérdida de otro elemento de la Exposición Universal de 1992».

La glorieta con el mástil desmantelado – Legado Expo 92

El Ayuntamiento de Sevilla instaló un nuevo mástil en la glorieta Olímpica el pasado viernes 2 de agosto. El coste total del cambio ha sido de 197.000 euros, según precisa la Gerencia de Urbanismo en su página web. El mástil anterior, que inicialmente había sido colocado en el lago de España durante la Exposición Universal de 92, fue desmontado en junio y almacenado. Según el Consistorio, el sistema de izado estaba deteriorado e inutilizable. La asociación Legado Expo Sevilla, que lamenta la pérdida de «otro elemento de la Expo 92«, asegura que propuso alternativas «más económicas» al desmontaje.

El nuevo mástil tiene 41 metros de altura y ha sido instalado durante la noche del jueves al viernes. El contrato de obras, adjudicado en marzo con un presupuesto base de 197.284 euros, incluyó el suministro de una driza motorizada y cuatro banderas (Europa, España, Andalucía y Sevilla) de 15 x 10 metros de tamaño cada una. «La bandera de España vuelve a ondear en la Glorieta Olímpica«, ha informado el Ayuntamiento en su cuenta de Twitter. 

El Consistorio asegura que desmontó y almacenó el mástil anterior porque «no ejercía correctamente su función de izado y arriamiento de banderas«. Además, las banderas no lograban rotar según la dirección del viento, lo que probocaba un «enrollamiento de las telas sobre sí mismas». El mástil no era una estructura diseñada originalmente para banderas, recuerdan tanto la Gerencia de Urbanismo de Sevilla como la asociación.  El elemento fue concebido para sujetar una bola terráquea pero al final, tras su instalación en el recinto de la Exposición, se cambió su función.

Antes de cambiarlo, se intentó repararlo varias veces sin éxito. «Tras varios intentos de reparación, costosos e ineficaces, se ha optado por su almacenamiento«, ha precisado el Ayuntamiento en un tuit publicado el 2 de agosto. Fuentes consultadas por Newtral afirman que hubo arreglos sistemáticos durante el gobierno actual pero también el anterior y que «siempre se han seguido criterios técnicos». La base del mástil también se encontraba deteriorada y constituía «un problema de seguridad», han agregado. La decisión ha generado críticas por parte de la asociación Legado Expo Sevilla, creada en 2010 para recordar el legado de la Exposición Universal de 1992 y que trata de dar más protección patrimonial al legado del evento.

El pasado marzo, la asociación propuso cambiar el sistema de izado y giro del anterior mástil para mantener lo que definen como «un elemento singular que se encuentra catalogado por el propio Ayuntamiento«. El Consistorio asegura que el mástil «no está protegido«. Otra alternativa propuesta por la asociación era mantener el mástil y colocar uno nuevo en otra entrada de la ciudad. Jaime Sierra, portavoz de la asociación, ha informado a Newtral que se reunieron varias veces con el Ayuntamiento para dar a conocer las propuestas elaborados por los arquitectos que, según explica, eran «más económicas«. Recordó que el mástil ya había sido desmontado para colocarlo en la glorieta de acceso al puente del Alamillo en 1995. «Volver a montarlo va a ser difícil. Es otro elemento del 92 que se ha perdido«, lamentó.

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente