Newtral
La inédita ruptura de los duques de Sussex y sus interrogantes
Siguiente

La inédita ruptura de los duques de Sussex y sus interrogantes

La decisión personal de Harry y Meghan Markle tiene un impacto impredecible en su actividad profesional y en el encaje en la casa real británica.

Neil Munss | EFE

El príncipe Enrique de Inglaterra, nieto de la reina Isabel II, y su esposa, Meghan Markle, ya están instalados en Canadá para iniciar “el próximo capítulo de sus vidas”, como describió en su comunicado oficial el Palacio de Buckingham. Su ruptura con la realeza británica, planteada como una decisión personal, acarrea una serie de consecuencias políticas que la casa real británica no acaba de resolver públicamente.

Por ejemplo, se reservan “los detalles sobre seguridad”, y más en los periodos en los que estén en Canadá, donde preocupa este tema ante la posibilidad de que tengan que costearla ellos como país miembro de la Commonwealth. “Existen procesos independientes bien establecidos para determinar la necesidad de financiar la seguridad con fondos públicos”. Además, a lo largo del proceso de transición hacia la nueva situación, que comenzará en la primavera de 2020, surgirán otros interrogantes alrededor de su actividad privada.

Lo más importante

En el campo de las certezas, en el comunicado de la Reina Isabel de Inglaterra queda claro a qué renuncian. Pero en las incógnitas se encuentra el encaje de los proyectos privados que puedan poner en marcha en los intereses e imagen de la corona. La campaña de leche protagonizada por el nieto de la Reina, Peter Phillips, sembró el debate esta semana sobre la proyección de celebrities e influencers que puede tener la pareja. Sobre todo cuando estaría vinculada a su fundación benéfica, Sussex Royal, con un término que hace alusión a su antigua condición real cuando se les ha retirado la categoría de Sus Altezas Reales (RHS, por sus siglas en inglés).

¿Cuál es el contexto?

“Tenemos la intención de dar un paso atrás como miembros senior de la Familia Real y trabajar para ser financieramente independientes, sin dejar de apoyar plenamente a Su Majestad la Reina”. Así anunciaban los duques de Sussex su decisión de buscar “un nuevo rol progresivo” en un comunicado divulgado a través de Instagram y de su web, en el que adelantaban que repartirían su tiempo entre Reino Unido y América del Norte, sin dejar de cumplir con la Reina, la Commonwealth y sus “patrocinios”. En

Pero ese planteamiento de seguir vinculados “a media jornada” no convenció y dio pie a negociaciones que finalmente les retiraron la condición de miembros activos de la realeza. A Harry y a Megan se les retiran los deberes reales, no volverán a recibir fondos públicos para financiarse y tampoco usarán sus títulos de RHS. Además, se han comprometido a devolver la subvención soberana para renovar su nueva residencia familiar en Frogmore Cottage, una antigua caseta usada antaño por personal de servicio y ubicada en los jardines colindantes al castillo de Windsor. Un total de 2,4 millones de libras (2,8 millones de euros), según los medios británicos.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Además de la pregunta ¿qué van a hacer ahora Harry y Meghan? hay otra inquietud de sobra discutida: ¿qué les ha llevado a esta situación? La propia Reina Isabel en su comunicado —inusual y excesivamente coloquial para rebajar el tono de la crisis, de acuerdo con un análisis de The Times— hace referencia al “intenso escrutinio” al que se han visto sometidos. Tras semanas de silencio, la presentadora y amiga personal de los duques de Sussex Oprah Winfrey, a quien se le presumió un papel de consejera que ella negó, ha afirmado que les apoya “un 1.000%” y que estas conversaciones vienen de lejos.

En la primera semana posterior al polémico anuncio, el periodista Tom Bradby, que siguió a la pareja durante su viaje por África en 2018, sembró en The Sunday Times la posibilidad de que la pareja ofreciera una entrevista “sin restricciones” a algún canal de televisión. “Y no creo que sea bonito”, dijo, barajando la posibilidad de que la reputación de los Windsor quede manchada a escala internacional debido a unas hipotéticas declaraciones. Los amigos de la pareja ha negado esta opción a los tabloides.

#Fact 

El mundo del cine y las series llevan años rendidos a los pies de esta familia. La serie The Crown, que comparte guionista, Peter Morgan, con la película The Queen (2006) que protagonizó Helen Mirren; El discurso del rey (2010), que gira en torno a la lucha del padre de la reina Isabel, Jorge VI, para vencer la tartamudez, son algunos de los ejemplos de cómo se ha contado la historia de los Windsor con actores de carne y hueso. Pero la Reina de Inglaterra cobró vida en los Simpsons, por supuesto, en un episodio en el que Homer estuvo a punto de atropellarla. Ahora, HBO Max acaba de encargar a los creadores de Family Guy una serie satírica, The Prince, desde el punto de vista del hijo mayor del príncipe Guillermo y Kate Middleton.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente