Newtral


La escalada de tensión entre EE.UU. e Irán navega por el Mediterráneo
Siguiente
En ejercicio de su soberanía, la Corte Suprema de Gibraltar autorizó la inmovilización del Grace 1 por 14 días y dejó en libertad a la tripulación, al considerar que la UE tiene sanciones contra Siria, pero no contra Irán, como pedía el Gobierno estadounidense. De manera que cuando el pasado domingo, el buque zarpó desde Gibraltar tras ser desestimada la demanda de EE.UU. para que siguiera retenido, la respuesta de la Administración Trump fue contundente. El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dijo en Fox News Channel este lunes que la decisión de Gibraltar (y por tanto de Reino Unido) “es muy desafortunada”. 

La escalada de tensión entre EE.UU. e Irán navega por el Mediterráneo


La Justicia estadounidense ordena la incautación del petrolero iraní recién liberado por Gibraltar, mientras que Teherán advierte que habrá consecuencias si Washington captura el buque

El Adrian Darya 1, el petrolero iraní anteriormente conocido como Grace 1 | EFE

El petrolero iraní Adrian Darya 1 -conocido como Grace 1 hasta que fuera rebautizado días atrás- navegaba este martes por aguas del Mediterráneo, en algún punto entre Cartagena y la ciudad argelina de Orán en el momento de la consulta al portal Marine Traffic. Esto quiere decir que el buque, que zarpó de Gibraltar el pasado domingo tras pasar un mes allí interceptado, no ha atracado en ningún otro puerto. Por el momento, entonces, ningún otro país se ha visto comprometido por este petrolero iraní al que EE.UU. acusa de querer transportar 2,1 millones de barriles de crudo hasta una refinería de las Guardias Revolucionarias (a quienes consideran terroristas) en Siria. Una suposición que de ser cierta viola las sanciones de la Unión Europea contra ese país, extremo que Irán ha negado. 

Que el último registro en Marine Traffic ubique al navío en pleno Mediterráneo significa que tampoco se ha cumplido la orden dictada el pasado viernes por la Justicia de EE.UU. de capturar e incautar el barco. Según el portal marítimo Splash 247, las autoridades estadounidenses habrían avisado a sus homólogas en Grecia de que el próximo destino del Adrian Darya 1 es el puerto griego de Kalamata. Pero Grecia niega haber recibido aún aviso alguno, según EFE.

¿Por qué es importante?

Este petrolero es solo un peón en las tensiones entre EE.UU. e Irán. Con la peculiaridad de que el caso del Adrian Darya 1 involucró a Reino Unido, en la medida en que ingresó en Punta Europa, el punto más meridional de Gibraltar, en lugar de surcar aguas internacionales como suelen hacer los barcos iraníes. ‘El País’ narraba el jueves pasado que la Inteligencia no se explica esa decisión, a no ser que algún miembro de la tripulación estuviera “compinchado con los asaltantes o el capitán del buque fue atraído al Peñón con engaños”. 

En ejercicio de su soberanía, la Corte Suprema de Gibraltar autorizó la inmovilización del Grace 1 por 14 días y dejó en libertad a la tripulación, al considerar que la UE tiene sanciones contra Siria, pero no contra Irán, como pedía el Gobierno estadounidense. De manera que cuando el pasado domingo, el buque zarpó desde Gibraltar tras ser desestimada la demanda de EE.UU. para que siguiera retenido, la respuesta de la Administración Trump fue contundente. El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dijo en Fox News Channel este lunes que la decisión de Gibraltar (y por tanto de Reino Unido) “es muy desafortunada”. 

¿Cuál es el contexto?

Este laberinto de la “guerra de los petroleros”, como lo definió ‘El Mundo’ en un análisis a principios de julio es un episodio de tensión entre EE.UU. e Irán a la manera ochentera con una buena cantidad de ingredientes para sembrar la incertidumbre en el tablero diplomático. Seguridad, petróleo, soberanía, sanciones, programa nuclear… Todo eso en una semana que concluye con la cumbre del G-7 en Biarritz.

Este trasiego de petroleros, cargueros interceptados y drones derribados este verano en el golfo Pérsico y en Gibraltar -el Grace 1 es el único comprometido en este territorio británico de ultramar- representa las tensiones entre Washington y Teherán a cuenta de la salida de EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán en 2018 y las nuevas sanciones de Trump. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

La Justicia de EE.UU. había ordenado el viernes la captura e incautación del barco anteriormente conocido como Grace 1 por violar las sanciones contra Teherán. Esta medida incluía el decomiso de todo el petróleo que carga, unos 2,1 millones de barriles, así como 995.000 dólares. El Departamento de Justicia considera que este barco con sus “engañosos viajes”, “involucra a múltiples partes afiliadas a la Guardia Revolucionaria, que EE.UU. considera como un grupo terrorista. 

Irán ha advertido a EE.UU. que no se le ocurra acercarse. “Tal acción pondría en peligro la seguridad del transporte marítimo en mar abierto. Hemos enviado una advertencia a través de canales oficiales, especialmente la embajada suiza”, señaló a ‘The Guardian’ el Ministerio de Exteriores de Irán.

#Fact

El contrabando de combustible es un verdadero problema en Irán que se aprovecha de los subsidios y de la devaluación de la moneda nacional, el rial, a raíz de las sanciones de EE.UU. Según cuenta EFE, el coste del litro de gasolina en Irán es menor a 10 centavos de dólar y el del diésel es de 3 centavos. Por eso se ha disparado el contrabando en una medida en la que ni las propias autoridades se aclaran: el Ministerio de Petróleo lo fija en 5 millones de litros al día y la web del Gobierno lo cifra en 40 millones.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente