Newtral
La CNMV descarta el cierre de la Bolsa pese a la volatilidad actual
Siguiente

La CNMV descarta el cierre de la Bolsa pese a la volatilidad actual

La crisis del coronavirus ha desplomado la Bolsa española y las del mundo ¿Se pueden cerrar por el coronavirus? ¿Por qué no se hace?

Mariscal (Efe)

La crisis sanitaria del coronavirus no solo ha afectado a la salud de los ciudadanos sino a la vida social y a la economía. Esta última ha notado sus efectos en la inversión, la actividad de las empresas y esto se ha reflejado en Bolsa.

Así, el IBEX 35, el índice de referencia bursátil en el parqué Español, sufrió su mayor desplome hace una semana por el miedo al coronavirus, cuando se hundió más de un 14% en una jornada, superando la que hasta ahora era la peor sesión: un 12,3% tras el referéndum del Brexit en Reino Unido.

Aún así, y pese a que Estados Unidos ha suspendido las operaciones de Bolsa en varias ocasiones por la crisis del coronavirus, en España no se ha planteado hasta el momento más allá de la prohibición de las posiciones en corto.

[El efecto coronavirus en la Bolsa china]

¿Quién puede suspender la Bolsa?

En España, quien tiene la autoridad para decretar la suspensión de la Bolsa es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Así lo establece el artículo 21 del Real Decreto-ley 21/2017, de 29 de diciembre, de medidas urgentes para la adaptación del derecho español a la normativa de la Unión Europea en materia del mercado de valores.

Según la normativa, la CNMV puede acordar la suspensión de la negociación «cuando concurran circunstancias especiales que puedan perturbar el normal desarrollo de las operaciones«, por lo que podría entrar la situación de estado de emergencia que se vive en la actualidad.

Artículo 21. Suspensión y exclusión de la negociación de instrumentos financieros por la CNMV.
1) La CNMV podrá acordar la suspensión de la negociación de los instrumentos financieros admitidos a negociación en mercados regulados sujetos a su supervisión cuando concurran circunstancias especiales que puedan perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre ese instrumento financiero o que aconsejen dicha medida en aras de la protección de los inversores.

Real Decreto-ley 21/2017, de 29 de diciembre, de medidas urgentes para la adaptación del derecho español a la normativa de la Unión Europea en materia del mercado de valores.

Este decreto deroga los artículos sobre este supuesto de la normativa anterior, recogida en el Real Decreto Legislativo 4/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Mercado de Valores.

¿Se ha suspendido?

No. De hecho la CNMV ha descartado el cierre de la Bolsa pese a la volatilidad que provoca el coronavirus y han declarado que «no se plantea ni se ha planteado» la posibilidad de cerrar la bolsa, según explicaron a Efe fuentes del supervisor bursátil.

«No creo que la opción del cierre de las bolsas tuviera un resultado positivo», comenta a Newtral.es Nuria Álvarez, analista de Renta4, que asegura que lo que habría que mirar es «cuál es el objetivo de cerrarlas». «Si el objetivo de cerrarlas es que dejen de caer, el problema es que cuando vuelvan a abrir, los valores van a caer igual«, afirma.

La analista asegura que cerrando las Bolsas lo que se puede hacer es «generar más pánico» y dejar a gente que lo necesite sin liquidez, al no poder vender sus activos. «Si va a caer, no vas a conseguir frenarlo, igual tienes el efecto contrario, haces que la gente tenga pánico y además sientas un precedente», explica.

No todos los valores en el IBEX 35 están cayendo

El problema con sentar un precedente es que, según comenta, si a alguien «le cierras su posibilidad de hacer liquidez» o una inversión, lo que va a hacer cuando se levante la prohibición es que «lo va a vender todo». «Si la perspectiva es de que esto dure más va a decir ‘a ver si me lo van a volver a cerrar y me voy a ver en la misma situación'», alega.

Además, otra cuestión es que no todos los valores en el IBEX 35 están cayendo. «Las bolsas en su conjunto están cayendo, pero está habiendo un comportamiento muy diferente entre unos valores y otros», según Álvarez que explica que «hay algunos, pocos, que están subiendo«.

Así, valores como IAG, Meliá, los bancos o los cíclicos como Arcelormittal «será más probable que sigan cayendo, sobre todo si esto se va alargando mucho en el tiempo y siguen sin actividad o cae la demanda de sus productos», pero luego hay valores como las eléctricas que son negocios regulados, o alimentación, o las pharmas «que no tienen por qué caer e incluso pueden subir, depende del sector», explica la analista de Renta4.

El problema, según comenta, es que «nadie sabe cuánto va a durar esto ni cuál va a ser el impacto económico real en la economía». Aún así, la CNMV descartó suspender la actividad bursátil. Lo que sí que ha hecho es prohibir las posiciones en corto.

¿Qué son las posiciones en corto?

Las posiciones en corto son un tipo de operaciones que realizan los conocidos como bajistas. Estas consisten en vender acciones cuando se cree que el mercado va a caer y así poder recomprarlas más baratas. Para ello, los bajistas toman prestados títulos de una compañía -que tendrán que devolver en un futuro- y las venden en el mercados. Es decir, ellos ganan cuando las acciones pierden valor.

La CNMV ahora ha decidido prohibir las posiciones cortas durante un mes para evitar aumentar la caída de la Bolsa. «Seguramente si esto sigue así es posible que lo extienda, no sería raro. Ten en cuenta que ahora ya es oficial que estamos confinados al menos hasta el 11 de abril. No deberíamos descartar que pueda aumentar esa prohibición», explica la analista.

Así, no es lo mismo prohibir la operativa normal de la Bolsa que la posición de cortos, porque esta última «es más dañina», según Álvarez. «Al final, tú estás apostando en unos momentos de pánico y ahondas las caídas. Entonces, frenar una posición de corto te permite de alguna manera que las caídas no sean siempre tan pronunciadas, o al menos no dar esa oportunidad de ese tipo de especulación en un momento de pánico», comenta.

Este movimiento de la CNMV para Álvarez «tiene sentido», ya que en el momento en el que se recuperen las posiciones y se reabra este tipo de operaciones, «todos aquellos que se han puesto en corto tienen que ir comprando para devolver las acciones que han cogido prestadas, entonces van a comprar al precio que haya y eso va a hacer que las bolsas suban».

¿Por qué en EEUU sí se suspenden las operaciones bursátiles?

En las últimas semanas Wall Street ha suspendido las operaciones varias veces durante 15 minutos para contener las caídas. Estas interrupciones del mercado se activan automáticamente en EEUU cuando en la apertura de la Bolsa las caídas superan el 7%.

En España, según la analista, existe algo similar: «Nosotros tenemos las subastas. Y es que no se abre un valor a Bolsa en el inicio en el momento en el que un valor tiene unos niveles de variación que vienen cayendo o subiendo muy fuerte hasta que se van ajustando los rangos».

«No es suspensión, es no te permito abrir hasta que tu cruce de operaciones tenga una subida o caída más razonable». Así, son subastas que también se dan en apertura. «Pero una vez que el valor abre, ya da igual lo que caiga o suba«, concreta.

¿Hasta dónde puede caer la Bolsa?

«Caer puede caer mucho, igual que puede subir mucho. No hay un límite hacia arriba y tampoco hay un límite hacia abajo«, deja claro Álvarez sobre la Bolsa. De todas formas, ahora el análisis fundamental que se hace de la Bolsa no sirve, al encontrarnos en una situación excepcional. Lo que puede esclarecer más la situación es fijarse en los niveles técnicos. «Da igual que digas que una empresa tiene mucho valor o potencial porque el problema es otro. No es un tema fundamental de la compañía. Y luego tienes por detrás un impacto económico que es incierto y no sabes cómo te va a afectar», explica Nuria Álvarez.

A lo largo de la historia el nivel técnico va marcando unos soportes y unos suelos. «En el caso del IBEX, si perdiese los 6.000 puntos, el siguiente nivel que da nuestro analista técnico son los 5.300 y a partir de ahí no hay una parte histórica de mínimos», comenta. Así, se cree que una vez perdidos ciertos valores el parqué entra «en caída libre», sin haber «ningún tipo de suelo porque entra en terreno desconocido».

«Puedo incurrir en valores que han superado los mínimos que hayan marcado en otras ocasiones y que una vez rotos esos niveles mínimos no sepas hacia donde se pueden ir, se pueden ir hacia cualquier nivel porque no se tiene una referencia de un nivel inferior y tampoco se ha pasado por una situación tan extraordinaria como esta, entonces la incertidumbre es todavía mayor», explica Álvarez.

Es decir, es muy complicado de saber. Ahora mismo el escenario que se maneja es que el coronavirus va a tener un impacto en la economía coyuntural para luego hacer una recuperación en V, pero si no se da esta recuperación, el impacto en las empresas o en el beneficio de las empresas será mayor.

«Nos movemos en terreno totalmente desconocido. Entonces, ¿cuánto puede caer el IBEX? puede caer tanto como e pueda deteriorar la situación actual y el resultado se aleje del escenario de V que se maneja. Todo lo que te vayas a peor hacia ahí, el impacto en la economía será mayor, al igual que en empresas con beneficios, ingresos, se retrasarán más las inversiones… y el IBEX todo eso lo puede recoger», sentencia. Pero es muy complicado de predecir.

Fuentes:

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente