Newtral
‘Klaus’ y ‘Dolor y Gloria’: las películas españolas que optan al Oscar
Siguiente

‘Klaus’ y ‘Dolor y Gloria’: las películas españolas que optan al Oscar

La aclamada cinta de Pedro Almodóvar opta a dos galardones, uno de ellos por la interpretación de Antonio Banderas. La película de animación Klaus también compite en estos premios.

El pasado 13 de enero se dieron a conocer las candidaturas a los premios Oscar. Entre todos los profesionales y las películas nominadas se encuentran los nombres de tres españoles que han brillado por su trabajo en dos importantes películas de esta temporada: Pedro Almodóvar y Antonio Banderas (director y protagonista de Dolor y gloria), y Sergio Pablos, director de Klaus, la primera película de animación de Netflix, que reinventa los orígenes de Papá Noel.

La 92ª ceremonia de entrega de los Premios Oscar tendrá lugar el próximo domingo 9 de febrero a las 17:00h (hora local). Quince días antes, el 25 de enero, tanto Dolor y gloria como Klaus optan al Goya. La cinta de Almodóvar, con 16 nominaciones, es una de las favoritas; mientras que Klaus opta a dos premios, mejor película de animación y mejor canción original.

Lo más importante

Klaus es la primera película de un gran estudio en filmarse en animación tradicional desde que Disney cerrase su división tras las tímidas recaudaciones de Tiana y el sapo (2009) y Winnie The Pooh (2011), sus últimas apuestas por este formato. Su director, Sergio Pablos ha tratado de simular la estética 3D al añadir iluminación generada por ordenador al dibujo en dos dimensiones, dando lugar a una estética totalmente innovadora.

La película producida por Atresmedia Cine no llegó a lograr una nominación a los Globos de Oro, pero, con siete candidaturas, parte como una de las favoritas a hacerse con un Annie, los premios del cine de animación más importantes de la industria, en los que también participa la española Buñuel en el laberinto de las tortugas.

Klaus es la segunda película española de animación en lograr una candidatura a los Oscar. La primera en lograrlo fue Chico y Rita, de Fernando Trueba y Javier Mariscal, en 2012. Trueba, de hecho, es uno de los cuatro directores españoles que se han alzado con la preciada estatuilla a lo largo de sus 92 ediciones. El único que ha repetido el sabor de la victoria es alguien que también compite en esta edición: Pedro Almodóvar.

Su cinta Dolor y gloria lleva cosechando excelentes críticas desde su estreno en marzo del año pasado y, especialmente, tras su paso por prestigiosos festivales como el de Cannes, donde se hizo con dos premios, uno de ellos para Antonio Banderas como protagonista. La interpretación del actor malagueño es una de las que más halagos está recibiendo esta temporada por su transformación en Salvador Mallo, un cineasta que, tras estar en la cúspide de su carrera, ha descendido a los infiernos envuelto en una enfermedad que trata de mitigar refugiado en las drogas. Además, se siente incapaz de filmar una obra nueva.

El personaje es una suerte de álter-ego del propio Almodóvar. El manchego, también guionista, ha plasmado la narración de deseos, arrepentimientos, sueños por cumplir, y dobles lecturas sobre su propia vida. La emotiva historia de Mallo-Almodóvar ha sido considerada la mejor película de 2019 para la revista Time.

¿Cuál es el contexto?

Con Dolor y gloria, son tres las nominaciones que el manchego ha recibido en la categoría (recientemente renombrada) de mejor película internacional. Tras irse de vacío con Mujeres al borde de un ataque de nervios en 1988, tardaría once años en lograr el reconocimiento por Todo sobre mi madre.

La devoción internacional por Almodóvar se plasmó en un Oscar al mejor guion por Hable con ella en 2003, película por la que también estuvo nominado como director y que, sin embargo, no fue considerada por la Academia de cine de España para enviarla como candidata a mejor película extranjera. Desde entonces, pese a haber sido reconocido tanto a nivel nacional -alzándose con el Goya por Volver (2007)-, como en el extranjero -con cinco nominaciones una victoria en los BAFTA, y tres candidaturas a los Globos de Oro-, no había vuelto a ser considerado para los Oscar hasta este año.

Pedro Almodóvar y Antonio Banderas en el Festival de Cine de Nueva York. EFE/Kena Betancur

En cuanto a Sergio Pablos, el director madrileño comenzó a hacerse un nombre como animador y supervisor de animación trabajando para Walt Disney en películas como Hércules (1997), Tarzán (1999) o El planeta del Tesoro (2002). Pablos abrió su propio estudio de animación, The Sergio Pablos Animation Studios, en 2004 y, aunque no dirigió la película ni fue responsable del guion, es el creador de la historia y los personajes de Gru, mi villano favorito (2010). Según reconoció recientemente, uno de los motivos para crear el estudio fue, precisamente, desarrollar sus propias historias ya que siempre había estado ayudando a otros a crear la suya.

¿Qué hay que tener en cuenta?

La competencia para las tres candidaturas –Klaus, Dolor y gloria y la de Antonio Banderas- es bastante fuerte. Dolor y gloria tiene frente a sí a la polaca Corpus Christi, el documental macedonio Honeyland, la francesa Los miserables, y a la surcoreana Parásitos. Los rivales más difíciles para la película de Almodóvar son, a priori, Los Miserables (que se alzó con el premio del jurado en Cannes) y, sobre todo, Parásitos.

La película de Bong Joon-Ho, cineasta responsable de las aclamadas Okja y Rompenieves, está cosechando todo tipo de elogios y premios, alzándose incluso con galardones que no ha conseguido la película de Almodóvar, como el Globo de Oro o la Palma de Oro en Cannes, y con una taquilla mundial que supera los 136 millones de dólares (frente a los nada desdeñables 36 millones cosechados por Dolor y gloria). Además, ha obtenido un total de 6 nominaciones a los Oscar.

La de Banderas es su primera nominación a los Oscar, pero esta temporada ya se ha hecho con el premio del Círculo de Críticos de Nueva York, el de la Asociación de Críticos de Los Angeles y con el premio del Cine Europeo a mejor interpretación masculina. También opta al BAFTA y al Goya, pero no consiguió hacerse con el Globo de Oro, que fue a parar a manos de Joaquin Phoenix.

La interpretación del protagonista de Joker es, probablemente, la más laureada de la temporada junto a la de Banderas. Ambos se enfrentan a otros pesos pesados como Leonardo DiCaprio por su nueva colaboración con Quentin Tarantino en Érase una vez en Hollywood, y Jonathan Pryce y Adam Driver por Los dos papas e Historia de un matrimonio, ambas distribuidas por Netflix.

El estudio de vídeo bajo demanda también compite contra sí mismo en la categoría de animación, en la que Klaus rivaliza con la francesa ¿Dónde está mi cuerpo?. Además, se enfrenta con pesos pesados como las secuelas de Cómo entrenar a tu dragón y Toy Story -que cierran ambas sagas con excelentes críticas y seis nominaciones a los Annie cada una-, y a Mr. Link. El origen perdido, cinta del estudio Laika que, contra todo pronóstico, se hizo con el Globo de Oro en la categoría de animación.

#Fact

Tras su paso por las salas españolas, Klaus ha sido vista tan solo por 342 espectadores, que han dejado una taquilla total de 2.029,60 euros. Esta pésima recaudación se debe al modelo de negocio de Netflix, centrado en aumentar o mantener el número de suscriptores y no en la obtención de ingresos en taquilla. La compañía limita los estrenos en cine a aquellas producciones que considera susceptibles de lograr premios, en los territorios en los que el paso por salas es un requisito previo para alzarse con un galardón.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente