Newtral


Israel repite elecciones en un escenario ajustado
Siguiente

Israel repite elecciones en un escenario ajustado

Los israelíes vuelven a las urnas este 17 de septiembre en una cita que amenaza con repetir los resultados de las parlamentarias de abril y en la que Netanyahu aspira a renovar su quinto mandato.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu | Abir Sultan (EFE)

Israel afronta una apretada repetición electoral el próximo 17 de septiembre después de que el resultado obtenido en las legislativas del pasado 9 de abril impidiera formar un Gobierno de coalición. Los sondeos más recientes no ofrecen una perspectiva que permita pensar en un cambio de tendencia con respecto a los dos bloques principales, el del Likud, partido conservador de Benjamín Netanyahu con sus aliados de derecha, y la alianza centrista Azul y Blanco y el centroizquierda. 

El Parlamento o Knéset de Israel cuenta con 120 escaños. En abril, Netanyahu y su principal rival electoral, Beni Gantz, jefe del Ejército que dirigió la guerra de Gaza de 2014, empataron a 35 escaños; y según coinciden las más recientes encuestas, dentro de una semana pueden volver a quedar en tablas con 31 y 32, respectivamente.

¿Por qué es importante?

Netanyahu ha ejercido como primer ministro durante 13 años, los últimos 10 como resultado de tres victorias consecutivas en las urnas. Pero en esta ocasión, el primer ministro en funciones no las tiene todas consigo. Tuvo que adelantar las elecciones desde noviembre hasta abril, pero la aritmética resultante no fue suficiente, y además recibió el revés de un antiguo discípulo y colaborador, el ex ministro de Exteriores y de Defensa Avigdor Lieberman, su nueva némesis. Esto forzó la repetición electoral.

Lieberman, líder del partido Israel Nuestra Casa, se negó a sumar sus cinco escaños a la alianza derechista de Netanyahu, y hubo que volver a convocar elecciones. De acuerdo con el diario Haaretz, el voto de Lieberman sigue siendo decisivo, a pesar del repunte de la ultraderecha Otzma Yehudit. 

¿Cuál es el contexto?

Ante este planteamiento, Netanyahu recurre en el sprint final de la campaña a un clásico reclamo para la derecha israelí: la promesa de la anexión del Valle del Jordán, en la Cisjordania ocupada, si es reelegido. Lo hizo en un discurso en hebreo pronunciado en la ciudad sureña de Ashdod, en la que también deslizó un anuncio sobre el llamado Acuerdo del Siglo. El plan de paz con los palestinos que prepara Estados Unidos se presentará días después de las elecciones. Netanyahu tuvo que abandonar a la carrera el mitin al saltar las sirenas por el lanzamiento de dos cohetes desde la franja de Gaza, un vídeo que la campaña del primer ministro y también ministro de Defensa borró por el “gran revés” que puede suponer, informó Ynetnews

«Es fundamental para la seguridad en esa parte oriental y en el país que el Valle del Jordán esté bajo soberanía israelí. Somos un país democrático y por eso no haré algo sin antes tener el mandato claro del electorado. Denme el voto para garantizar la seguridad de Israel y sus fronteras «, afirmó. El Valle del Jordán se encuentra dentro del territorio palestino pero el área se encuentra está bajo el control israelí desde la firma de los Acuerdos de Oslo por la Organización de Liberación de Palestina (OLP) e Israel en 1993 y 1995. Se trata de una zona semidesértica y que supone el 30% de Cisjordania. Los ministros de Exteriores de la Liga Árabe condenaron esta promesa que entenderían, de concretarse, como “un anuncio israelí del fin del proceso de paz y una destrucción de toda su base”.

¿Qué hay que tener en cuenta?

La recta final de la campaña electoral en Israel convive con un hecho sin precedentes: la triple imputación de Netanyahu por parte del fiscal general, Avichai Mandelbit. Mandelbit investigó desde 2016 una serie de hechos que abarcan desde regalos de cigarros y champán hasta decisiones clave en la regulación de las comunicaciones. En el momento en el que fue acusado de los delitos de soborno, fraude y abuso de poder seis semanas antes de las elecciones de abril, Netanyahu afirmó que no renunciaría y siguió en busca de su quinto mandato. El primer ministro siempre ha afirmado que todas estas acusaciones no son más que una “caza de brujas”. 

#Fact 

La prensa israelí no concede tanta importancia a las promesas de campaña de Netanyahu del martes y ponen el acento sobre otro hecho que puede tener un efecto “dramático” para su política. Se refieren a la destitución del asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, y lo que según un análisis del diario Haaretz “dio un golpe a la política desde hace tiempo de Netanyahu con respecto al programa nuclear de Irán”. Su salida de la Administración Trump, explica, elimina el “obstáculo final” para las conversaciones sobre un nuevo acuerdo nuclear.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente