Newtral
Hatsune Miku, el holograma que sueña con espectadores reales
Siguiente

Hatsune Miku, el holograma que sueña con espectadores reales

Hatsune Miku es una cantante reconocida a nivel mundial pero con la particularidad de que su existencia es un debate: se trata de un holograma

9 de marzo de 2010. Las luces del Zepp Tokyo en la capital japonesa se apagan, el público enciende sus propias luces y, tras una breve balada, comienzan a vitorear. En el escenario, la oscuridad se apodera de la tarima, salvo por algunas luces que iluminan a varios músicos. La voz femenina que escuchan no se ve representada entre ellos, hasta que, después de la primera canción, un holograma de una chica anima de pelo azul nace del suelo. Es el primer concierto de Hatsune Miku, la cantante que no existe pero que lleva 10 años llenando escenarios.

Aunque ese fue su primer concierto en solitario, en el que logró llenar el auditorio nipón, era una figura ya conocida como acompañante. En 2010 fue su primera aparición como solista, pero llevaba años “haciendo bolos” con otras personas o pequeñas apariciones.

En principio, Hatsune Miku nace como una librería de voz para los programas VOCALOID2, VOCALOID3 y de más. Una creación de Crypton Future Media que buscaba hacer un software de voz para que utilizara todo el mundo (previo pago); para promocionarlo diseñaron a Hatsune Miku: una joven androide de 16 años (edad permanente) con pelo turquesa de 1,58 metros de estatura y un peso de 42 kilogramos. Y poco a poco, la comunidad fue creando videoclips y, sobre todo, haciendo de ella un icono japonés.

Holograma de masas

Con su propio canal de YouTube, con sus propios conciertos y, más importante, con sus propias canciones, Hatsune Miku se ha convertido en una de las personas más famosas de Japón, sin ser ni siquiera real (en el sentido estricto). Ha llegado a reunir a más de 40.000 personas en su país de origen, todos ellos con sus respectivas barras de luces (que es algo casi obligatorio).

Su nacimiento está fechado en agosto de 2007, cuando Crypton Future Media creó su figura para la promoción de los programas antes mencionados. Era el primer holograma no representativo que se subía a un escenario en 2010. Antes ya había ocurrido lo mismo con Tupac y Michael Jackson, pero la gran diferencia es que, en este caso, Miku no era el recuerdo de nadie, sino un nombre propio.

Por favor acepta las cookies de preferencias, y estadísticas para ver este contenido.

En poco tiempo, las ventas de productos relacionados con Hatsune Miku superaron los 75.000 millones de dólares. En la actualidad, y por la naturaleza del software que permite componer una canción con su voz, son más de 100.000 canciones las que están registradas bajo el nombre del holograma.

Y lo que parecía “algo” de Japón, una anécdota proveniente del país del sol naciente, pronto se convirtió en un fenómeno mundial. En enero de 2020, Hatsune Miku daba su primer concierto en España, concretamente, en Barcelona, aunque en 2018 ya hizo acto de presencia en la ópera The End en Madrid y Barcelona. Y en ahora, es capaz de cantar en inglés y chino, además de japonés.

“El primer sonido del futuro”

Su primera aparición fuera de Japón se remonta a 2014, cuando concedió un concierto (que puso pronto el cartel de sold out) en el Microsoft Theatre en Los Ángeles, Estados Unidos. Un lugar al que volvió en 2016 con motivo de una gira por el país norteamericano con seis paradas. Desde Seattle hasta Dallas, pasando por Nueva York.

Desde aquel 2010 en que, sorprendentemente, su álbum llegó a número 1 en Japón, la cantante holográfica se encuentra inmersa en una campaña internacional. Fue telonera de Lady Gaga, quien admitió en su momento ser una gran fan de esta cantante digitalizada y, recientemente, se ha anunciado que compartirá escenario con Lana del Rey, Travis Scott y de más nombres de la industria ya que Hatsune Miku es una de las invitadas al Coachella 2020.

Por favor acepta las cookies de preferencias, y estadísticas para ver este contenido.

Esta será su primera aparición en un festival y, justamente, en uno de los más famosos del mundo que logra reunir más de medio millón en los días que dura. Ha sido protagonista en el teatro Châtelet de París y ha cantado junto con Pharrel Williams. Pero, como cualquier cantante de talla, no vive solo de cantar.

En Japón, Hatsune Miku es más que una cantante. Es un disfraz, también una figura de colección, también el centro de decenas de posters e incluso con sus propios videojuegos. Y fuera del país del sol naciente, es un interés. En 2014, Hatsune Miku hizo acto de presencia en el programa Late Night de David Letterman, en Estados Unidos. También es una de las mascotas de los Juegos Olímpicos 2020 de Tokio.

Incluso tiene su propia revista en Japón y la serie Phineas y Ferb (de Disney) hizo un homenaje a la cantante holográfica con unos pasos de baile en referencia a Levan Polka. En 2014, la revista TIME la escogió como el octavo personaje ficticio más relevante del año, por encima de Hello Kitty, Thor y “La madre” de Cómo conocí a vuestra madre.

El “primer sonido del futuro” (la traducción de su nombre) parece ser ya presente.

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente