Newtral
Gran Turismo: el día que se ganó al arcade
Siguiente

Gran Turismo: el día que se ganó al arcade

En diciembre de 1997 llegaba al mercado nipón Gran Turismo, el videojuego de conducción que cambiaría todo un género y que, hasta la actualidad, aún vive

Foto: Newtral

23 de diciembre de 1997. Llega al mercado nipón un título para PlayStation que cambiaría por completo el panorama de un género: Gran Turismo. El título, desde aquel primer lanzamiento, ha sido uno de los buques insignias de la plataforma de Sony. Su último representante en 2017: Gran Turismo Sport.

Hasta entonces, hijos de las recreativas, el género de la conducción estaba centrado en la filosofía arcade. Carreras urbanas lejos de los circuitos profesionales, dominaban Need for Speed, Midnight Club y Ridge Racer. Y no parecía que iba a cambiar.

Ese mismo año salía a la venta Grand Theft Autor (GTA), que no se alejaba demasiado de esa idea. Así que, ¿qué tuvo Gran Turismo que no solo le sirvió para ser un éxito, sino también un antes y un después?

Imagen cedida por PlayStation Epaña.

Del cine a consola

Gran Turismo fue «accidental», según el propio director del proyecto, Kazunori Yamauchi, ya que su carrera nunca estuvo centrada en el videojuego, sino en el cine. Su vocación, tal y como ha explicado en diferentes entrevistas, siempre fue la gran pantalla, pero Sony lo trasladó al departamento de videojuegos con el objetivo de imitar los títulos de conducción de aquel entonces.

La gran empresa nipona buscaba una IP propia que pudiera competir con el resto de arcades. Y aunqu Yamauchi cumplió con Motor Too Grand Prix, su vista estaba puesta en otra idea: un simulador de carreras.

El director japonés aprovechó el primer contacto con el videojuego para crear un motor de físicas mucho más exigente para el jugador, y la máquina, que los hasta entonces utilizados en el videojuego (de carreras). Aunque Sony en un principio se mostró reacio, finalmente decidió aceptar y financiar la propuesta de Yamauchi.

A partir de ahí, Sony le concedió un equipo de siete personas y su propio estudio: Polyphony Digital.

Los dos mundos, un rol

El título de Yamauchi fue un proyecto cocinado a fuego lento: cinco años de desarrollo para incluir el listado de vehículos más largo hasta la fecha (170 coches) y 11 circuitos de carreras. Pero, ¿cuál era la mejor forma de presentar un simulador de conducción en una época que el arcade campaba a sus anchas? No renegando de lo segundo.

El planteamiento fue el siguiente: mantener un «modo arcade» en el que el jugador pudiera escoger cualquier cohe, cualquier circuito y jugar con las mecánicas y físicas habituales. Es decir, la velocidad es lo único importante e ir desbloqueando el resto de automóviles y circuito a media que se van ganando competiciones.

Imagen cedida por PlayStation España.

Pero el punto fuerte del título, y por el que supuso una revolución para el género, fue el «modo simulación». En él, la jugabilidad cambiaba por completo. La filosofía arcade en la que la carrera en sí era lo único a tener en cuenta, es sustituida por un modo en el que no solo había que ganar, sino también invertir.

El modo añadía toques de rol a un género, hasta entonces, muy simple. El jugador tenía que escoger una carrocería y un vehículo para, a partir de él, comenzar a evolucionar como piloto. Ganar carreras no solo suponía el subidón individual, sino que se ganaba «dinero» según el puesto en el que quedaras.

Con él, tenías la posibilidad de mejorar el automóvil, tanto en lo práctico como en lo visual, o de invertir en uno nuevo. Incluso adquirir nuevas licencias de conducción para circuitos con más ganancias.

Sobre ruedas

Otro de los grandes atractivos del título fue que la lista de coches no era ficticia. Aunque en la mayoría de títulos los automóviles hacían referencias a grandes carrocerías, los 170 coches del original eran modelos reales. Es decir, eran homólogos digitales de coches que se podían adquirir.

Esto supuso, de nuevo, un cambio para el género, ya que el resto de títulos comenzaron a imitar este modelo. Aunque no sería hasta años después que le saldría un rival a la altura: Forza Motorsport en 2005, de Microsoft.

Todo esto hizo que Gran Turismo se convirtiera en uno de los grandes éxitos de la primera PlayStation con más de 10 millones de copias vendidas, lo que supuso una secuela en 1999, también para PSOne. En total, desde el primer lanzamiento en 1997 hasta Gran Turismo Sport en 2017, la saga de Polyphony Digital ha superado las 90 millones de copias en todo el mundo a lo largo de siete títulos seriados y cuatro spin offs.

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente