Newtral
Gardel: el que llegó y triunfó
Siguiente

Gardel: el que llegó y triunfó

Gardel tuvo especial reconocimiento en Barcelona. Allí se le empezó a llamar el “zorzal criollo”.

(Archivo General de la Nación Argentina)

11 de diciembre de 1890. Toulouse, Francia, nace Carlos Gardel, cantante y compositor de tangos. Con apenas tres años se marcha con su madre a buscar fortuna en Buenos Aires, Argentina. Entre los conventillos de los barrios de Retiro, Montserrat y Los Corrales, Gardel se interesa por el entonces no tan cultivado tango canción o tango con letra. Con 25 años debuta en dúo con Razzano, lo que inicia su reconocimiento. Pero su éxito se inicia en 1918, cuando el sainete Los dientes del perro incluye su primer tango grabado en una escena, la famosa canción “Mi noche triste”. El compositor se convirtió en el modelo ideal del que llegó y triunfó. 

Archivo General de la Nación de Uruguay, 1933

Hablar de Carlos Gardel en Argentina equivale a lo incomparable. El cantante, compositor y actor llegó al país en busca de un destino mejor. Y aunque había poca esperanza, ya que se trataba de un inmigrante más en una de las ciudades más grandes del mundo, el dónde fue a parar, los conventillos insalubres de Buenos Aires, acabaron por ser su clave del éxito. Allí encontró el mejor caldo de cultivo de expresión internacional del que podía nutrirse. 

Para cuando Gardel empezó a cantar tangos, el género ya existía. No obstante, sí que es cierto que este fue uno de los grandes referentes de la transición y culmen del género de música alegre y bailable, propio de las clases populares, a lamento cantado y música desgarradora con letras que los porteños aprendieron a admirar y bailar. Fue en este espacio, en las letras, la expresión y experiencias, donde Gardel, en su afán por prosperar, se enfocó y conquistó. 

En el repertorio de sus inicios no faltaba Mi madre querida de José Betinotti y los poemas musicalizados de Andrés Cepeda, un poeta asesinado por sus ideas anarquistas y condición homosexual. Estas influencias, entre otras muchas, se transformaron después en uno de sus grandes y primeros éxitos, Mi noche triste, de 1917. Pero como todo, el éxito no fue inmediato. La canción, que hablaba sobre un hombre de pueblo que es abandonado por su mujer, no consiguió repercusión hasta que en en 1918 el sainete Los dientes del perro incluye una escena con esta. El hecho fue decisivo. Aún así todavía algunos de los cantores más puros del género se oponían a la falta de estructura y lenguaje de calle utilizado por Gardel. 

Antes de todo esto, Gardel ya había iniciado una carrera en solitario. Sin embargo, pese al pese a su lento progreso en el mundillo, no encontró verdadero reconocimiento hasta que se unió como pareja de canto de Francisco Martino, Saúl Salinas y el uruguayo José Razzano, intérprete de tango con cierta fama que conoció en 1911 y con el que acabó vinculandose en mayor medida. El tándem se mantuvo unido hasta 1925 cuando Gardel volvió a Europa y Razzano enferma de la garganta, lo que le hace abandonar la profesión. Al final, la desgracia de su compañero significó su fama.  

Razzano y Gardel, Archivo General de la Nación Uruguaya, 1926

El éxito de Gardel en Europa aumentó aún más su reconocimiento en Hispanoamérica. En Barcelona, donde ya existía una gran historia tanguera pero flamenca bajo canciones como Fumando espero, del catalán Josep Viladomat, y revistas como Tango Moda, el estilo de Gardel causó verdadera sensación. El cantante volvió  a la ciudad en distintas ocasiones y extensos períodos a lo largo de su carrera a grabar. Se le empezó a llamar “zorzal criollo”

El 24 de junio de 1035 sufre un accidente de aviación, con causas aún hoy no aclaradas, de camino a Bogotá. El cuerpo de Gardel fue velado en el Luna Park por multitudes de seguidores. A pesar de ello, su voz y leyenda se mantuvo en el tiempo, en 2003 la voz de Gardel fue registrada por la Unesco en el programa Memoria del Mundo, dedicado a la preservación de documentos pertenecientes al patrimonio histórico de los pueblos del mundo. Y todos los 11 de diciembre en su honor y el de Julio de Caro, Argentina celebra el Día Nacional del Tango

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente