Newtral


No es cierto que los sacerdotes reciban una «subvención de 2.000 euros»
Siguiente

No es cierto que los sacerdotes reciban una «subvención de 2.000 euros»

Una imagen viral vincula una supuesta caída en el número de médicos con cifras falsas sobre subvenciones públicas a los religiosos.

Circula por redes una imagen que relaciona una supuesta «subvención a curas» con el hecho de que haya menos médicos. En realidad el número de colegiados no ha dejado de subir desde 2008 y el Estado no da estas cuantías a la Iglesia que apunta la imagenAnalizamos una por una las afirmaciones de este viral.

En España hay 40.096 religiosos y 17.754 sacerdotes (que pueden ser a su vez religiosos, o no). Los religiosos son monjas, frailes, y cualquier otro fiel que haya realizado votos de pobreza, castidad y obediencia y que viva en una comunidad. El dato se desprende del último informe de la Conferencia Episcopal que hay disponible de manera pública. Por tanto, no es cierto que haya 41.929 curas. Tampoco los ha habido, al menos, durante las últimas décadas. De hecho, la cifra ha ido descendiendo progresivamente durante los últimos años.

El número de médicos colegiados, por el contrario, no ha dejado de subir desde los últimos 10 años, pasando de 213.977 en 2008 hasta alcanzar los 260.588 en 2018, según informes del Instituto Nacional de Estadística. Es decir, ha aumentado un 21,78% en 10 años.

Salarios de la Iglesia

Tampoco es verdad que los sacerdotes reciban una subvención de 2.000 euros, y menos que el pagador sea el Estado. Desde la Oficina de Transparencia de la Conferencia Episcopal exponen que el salario de los sacerdotes suele oscilar entre 800 y 1.000 euros. Cada diócesis establece la cantidad a percibir, que varía en función del coste de vida de la zona en la que se encuentre su distrito, las necesidades concretas, desplazamientos y número de parroquias a atender, entre otros motivos. Además, los sacerdotes pueden tener un complemento si son párrocos, vicarios, etc.

El salario de los Obispos es un poco mayor. Según la CEE cobran 1.200 euros. Por otro lado, de los 40.096 religiosos que forman parte de la Iglesia Católica solo cobran aquellos que tienen un encargo pastoral de la diócesis (un párroco, un delegado diocesano, etc). Los sueldos son sufragados con el presupuesto de la Iglesia salvo que los sacerdotes sean profesores, en ese caso es el centro educativo el que se encarga del pago de los salarios.

No tenemos datos del número de profesores de Religión que son, además, sacerdotes. El coste total para el Estado de los 2.789 profesores que imparten esta materia (tanto en centros públicos como concertados) fue de 93,69 millones de euros en 2017, por lo que la retribución media que percibirían en 14 pagas es de 2.400 euros al mes. Una cantidad próxima a la que hace referencia el bulo, pero no se trataría en ningún caso de una subvención, sino del salario de unos docentes que dependen del Ministerio de Educación, sean sacerdotes o no.

En cualquier caso, en esta partida solo se incluye a los profesores de Religión que enseñan en las comunidades de Andalucía, Aragón, Canarias y Cantabria, y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, ya que el resto de comunidades autónomas tienen asumida esta competencia en sus presupuestos.

Financiación de la Iglesia Católica

Existen múltiples análisis sobre los beneficios económicos que disfruta la religión católica en nuestro país, o sobre los recursos públicos que reciben desde distintas vías las instituciones de la misma,  ya sea por exenciones fiscales, por actividades de centros educativos religiosos o por los proyectos sociales que llevan a cabo las ONGs del ámbito católico.

Sin embargo, la imagen hace referencia directa a una supuesta asignación «a 41.929 curas». Y, de acuerdo a la Conferencia Episcopal, los gastos de cada diócesis dependen en un 76% de financiación propia (donde entran los donativos de los fieles o los ingresos de patrimonio, entre otros) y un 24% de la asignación tributaria, es decir, de marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta.

Esta asignación ha sido de 267,83 millones de euros en la declaración de 2018. La aportación fue realizada por el 33,3% de los contribuyentes. Es decir, 1 de cada 3 declarantes aportaron el 0,7% de sus impuestos a las arcas de la Iglesia. Por tanto, no hay evidencias de esos «2000 euros» de subvención del Estado que menciona la imagen.

Fuentes:

  • Instituto Nacional de Estadística
  • Conferencia Episcopal Española
  • Congreso de los Diputados

Relacionados

Más vistos

Siguiente