Newtral


El voto logrado
Siguiente

El voto logrado


 

Nunca unas elecciones generales fueron tan importantes para alguien. A sus 49 años, Pablo no puede disimular la emoción. Confiesa que está bastante nervioso y «deseando saber lo que ocurre el domingo». No es para menos. Por primera vez en su vida, ejercerá su derecho al voto. «Empezarán a contar conmigo y mi voz será escuchada. Antes, no me sentía representado por ningún político», afirma.

Pablo es una de las 100.000 personas con discapacidad intelectual que podrá votar en las elecciones del próximo domingo 28 de abril. También en las autonómicas y municipales. «Hemos llegado en el momento más oportuno. Muchos de nosotros no hemos votado nunca y ahora lo vamos a hacer bastante», sonríe.

No ha sido fácil llegar hasta aquí. En 2011 nació ‘Mi voto cuenta’, una iniciativa que reclamaba el restablecimiento del derecho al voto a las personas con discapacidad intelectual, impulsada por la federación Plena Inclusión.

Hasta finales del año pasado la ley electoral permitía la incapacitación por decisión de un juez. «En muchos casos, cuando las familias pedían la incapacitación al juez por cuestiones legales, económicas o de patrimonio éste aprovechaba para retirarle también el derecho al voto. En muchos casos no se avisaba ni a la familia y la persona se enteraba con el paso del tiempo al ver que no podía votar», denuncian las asociaciones.

El pasado 18 de octubre, el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad modificar la ley electoral para evitar la discriminación de las personas con discapacidad intelectual. «Hay mucha gente que sigue pensando que no debemos votar porque somos muy manipulables. Yo le digo a esa gente que a mi nadie me manipula. Yo tengo mis ideas claras», sentencia.

Actualmente, las personas con discapacidad intelectual solo pueden votar en ocho de los 28 estados miembros de la Unión Europea (Austria, Croacia, Holanda, Italia, Letonia, Suecia y Reino Unido). Con la modificación de la ley electoral, España cumple con uno de los objetivos del Convenio Internacional Personas con Discapacidad ratificado en 2008.

«Me siento súper emocionado. Mis compañeros y yo lo estamos viviendo como una enorme fiesta. Llevábamos muchos años reivindicando este derecho y al final hemos conseguido que la ley cambie. Es maravilloso que se puedan beneficiar cientos de personas», declara Pablo.

2 Comentarios

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente