Newtral


El PNV huye del ‘no’ a Sánchez a la espera de conocer el acuerdo PSOE-Podemos
Siguiente

El PNV huye del ‘no’ a Sánchez a la espera de conocer el acuerdo PSOE-Podemos

El PNV cuenta con seis escaños y puede ser clave para blindar la investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez, sobre todo de cara a una posible segunda votación el jueves

El portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban. (Fuente: Congreso de los Diputados)

En un pacto de investidura contra el reloj, algunos partidos con menor representación en el Congreso están pendientes de conocer el acuerdo del PSOE y Podemos antes de decidir su voto definitivo. Es el caso del PNV, que ya había adelantado en diversos momentos y a través de varios portavoces que nunca votaría no al candidato socialista a la Moncloa, Pedro Sánchez. Hasta horas antes de la primera sesión del pleno admitía que se mantenía “entre la abstención y el sí”. Así lo explicaba el portavoz de EAJ-PNV, Aitor Esteban, en declaraciones a Onda Vasca, al reconocer que no había recibido “absolutamente ninguna llamada” del PSOE. “No sé si tenemos que entender que no les interesa nuestro voto favorable”, concluía Esteban.

¿Por qué es importante?

El PNV cuenta con seis escaños. De cara a una hipotética segunda votación del jueves en la que basta el aval de la mayoría simple, la suma de los votos de los partidos que se decantarán por el no (PP, Cs, Vox, Coalición Canaria y Navarra Suma) alcanzaría 151, un límite que superaría un posible acuerdo entre el PSOE (123) y Unidas Podemos (42). Pero para poder llegar a 173 actas de apoyo, Sánchez tendría que contar con el respaldo del PNV (seis), Compromís (uno) y el Partido Regionalista de Cantabria (uno), según cálculos de El País.

¿Cuál es el contexto?

Para el PNV, una repetición de elecciones en noviembre presenta el peor escenario, como admitía la formación una semana antes del pleno, cuando calificaba esta posibilidad como una “ruleta rusa”, según indicaban fuentes jetlzales a Noticias de Guipuzkoa. El partido no se mostraba optimista en cuanto a la posibilidad de que el PSOE y Podemos llegaran a un acuerdo. Por eso, el viernes pasado valoraron como “una señal positiva” la salida voluntaria de Pablo Iglesias de la negociación de puestos en el gobierno de coalición con el gobierno, un factor que para el PNV abría “de una vez por todas un verdadero proceso negociador”.

«Creemos que las urnas marcaban que esa era la única posibilidad y ya tenemos los Gobiernos de coalición en el marco de Euskadi. Ha habido una serie de entendimientos, también de desencuentros, con el Gobierno presidido por Sánchez hasta la fecha y, por lo tanto, nos movemos entre la abstención y el sí», advertía Esteban este lunes. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

Desde 1986, el PNV ha pactado partidos de distinto signo en el arco parlamentario y sostenido negociaciones que han permitido materializar acuerdos presupuestarios, acuerdos de coalición, pactos de legislatura… La prioridad para el partido es, como reconoció en una entrevista con El Correo hace un mes el máximo dirigente de la formación jeltzale, Andoni Ortuzar, un paquete de medidas que pasa por “cerrar de una santa vez el Estatuto de Gernika y la posibilidad de un nuevo estatus para Euskadi”, así como otros asuntos a escala estatal, como la reforma fiscal, laboral, socioeconómica y la ley mordaza.

#Fact

El pasado miércoles, Esteban afirmaba en una entrevista en TVE: «Nosotros el voto favorable lo hemos hecho en contadas ocasiones, únicamente en dos en una investidura, además, después de un acuerdo bastante elaborado». En efecto, el PNV accedió a firmar un pacto de investidura con el PSOE de Felipe González en 1993, cedió sus 5 escaños y votaron “sí”. Aunque habían llegado a ofrecerles la cartera de Industria, el PNV descartó entrar en el Ejecutivo porque la situación no estaba “madura para una fórmula de ese tipo”, dijeron. 

En 1996, el popular José María Aznar ganó las elecciones pero se quedó a 20 escaños de la mayoría absoluta, por lo que buscó el apoyo de CC, PNV y CiU con distintos planteamientos. Con el entonces líder jeltzale, Xavier Arzalluz, quedaba cerrada una dura negociación que satisfizo a ambas partes, como reconocería después Aznar, y que se comprometía a abrir “un proceso de negociación sobre el desarrollo del Estatuto de Autonomía vasco”.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente