Newtral


El alma de la Biblioteca de Mujeres
Siguiente

El alma de la Biblioteca de Mujeres


Marisa Mediavilla ha vivido rodeada de preguntas y de libros. A través de las primeras llegó a los segundos y a sus 73 años nunca se ha separado de ellos. El contexto político y social que vivió durante su juventud y los movimientos sociales que se dieron en la década de los 60 y 70 fueron influyendo en su visión del mundo. Aunque no participaba en ellos, se preguntaba el porqué de distintas discriminaciones que se estaban viviendo y empezó a buscar en los libros esas respuestas. Hoy sigue frecuentando librerías en busca de nuevas historias, ya que para ella el placer de descubrir es algo innato.

Como mujer, feminista, bibliotecaria y documentalista, reunía todo lo necesario para comenzar a construir su gran proyecto: la Biblioteca de Mujeres. Librerías como la de Alberti o Machado, la Feria del Libro o el Rastro, recibían la visita de Marisa con frecuencia, quien compró sus primeros libros acoplándose a lo que su pequeña economía le permitía. Es así como empieza a sentir un gran interés y la necesidad de conocer la historia de las mujeres. Con los años llegó a acumular tanto material que no le daba tiempo a leer todo lo que adquiría, lo que le llevó a organizar una biblioteca especializada. Nos explica que, del mismo modo que existen bibliotecas especializadas en todas las temáticas que uno se pueda imaginar, ¿por qué no iba a existir una en la que consultar todo lo relacionado con las mujeres?

Será en 1985 cuando consigue una sede en la calle Barquillo para la Biblioteca de Mujeres, lugar histórico para el Movimiento Feminista de Madrid. En la actualidad sus fondos se conservan en las instalaciones de la Biblioteca del Museo del Traje y se pueden consultar en su sala de lectura.

Aunque considera que la situación de las mujeres ha mejorado a lo largo de los años no cree que todavía se haya conseguido la igualdad. Marisa lo compara con una zapatería: “la creencia general es que ya tenemos la igualdad conseguida. ¿Cómo pueden decir eso? Vale con salir a la calle y observar una zapatería y ver la diferencia que hay entre los zapatos de hombres y los de las mujeres. Yo siempre digo que hasta que no tengamos zapatos iguales de cómodos y nos den la misma posibilidad de correr, hasta entonces no habremos conseguido la igualdad”, dice entre risas.

Marisa no sabe con certeza cuál va a ser el futuro de la biblioteca, pero insiste en que ella seguirá luchando para que toda esa información en forma de libros, revistas y tebeos pueda tener un espacio propio y no se pierda. ¿Su objetivo? Que algún día la historia de las mujeres no tenga que ser información especializada, sino que su contenido pueda verse incorporado al conocimiento general de la sociedad.

 

Agradecimientos:

Para la realización de este reportaje se han utilizado las ilustraciones del libro Feminismo para principiantes de la autora Nuria Varela realizadas por Antonia Santolaya y las de la ilustradora María Herreros en el libro Nosotras escrito por Rosa Montero.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente