Newtral


El fuego arrasa la credibilidad de Scott Morrison en Australia
Siguiente

El fuego arrasa la credibilidad de Scott Morrison en Australia

El primer ministro australiano, defensor de industrias contaminantes como la del carbón, ha recibido severas críticas por su gestión de la catástrofe medioambiental

Paul Braven | EFE

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, admitió el pasado domingo que se han podido cometer errores en la respuesta a los incendios forestales que arrasan el país y por la que ha sido duramente criticado.

“Hay cosas que se podrían haber manejado mucho mejor sobre el terreno”, reconoció en una entrevista para la cadena pública de televisión ABC en la que anunció además que se pondrá en marcha una investigación pública sobre las labores de extinción.

Lo más importante

La disculpa del primer ministro se produjo después de que el pasado viernes se manifestaran 30.000 personas en varias ciudades de Australia para pedir su dimisión. Le achacaron su defensa acérrima de los intereses de industrias contaminantes como la del carbón o la minera, al tiempo que exigían al Gobierno más medios para lidiar con los incendios forestales y para luchar contra el cambio climático. Las mayores protestas tuvieron lugar en el centro financiero de Sídney.

“Estamos protestando porque estos incendios no tienen precedentes, están ardiendo desde septiembre y necesitamos acciones urgentes contra esto y la crisis climática”, explicó a la agencia Efe Anneke De Manuel, una de las organizadoras de la protesta convocada en Melbourne por los universitarios ecologistas Students for Climate Justice y el movimiento Extinction Rebellion.

¿Cuál es el contexto?

Los incendios, que comenzaron en septiembre y se recrudecieron en Nochevieja en los estados de Victoria y Nueva Gales del Sur, han causado 28 muertos en todo el país, incluidos algunos bomberos, y más de 2.000 viviendas han quedado calcinadas.

Victoria, en el sureste de Australia, extendió el jueves pasado el estado de desastre declarado a causa de los incendios forestales. Las autoridades llamaron a la población a evacuar las zonas de peligro antes de que la situación se agudizase de nuevo. Este estado ya vivió en febrero de 2009 el peor incendio de la historia del país, con 173 fallecidos.

El estado de desastre concede más poderes al Gobierno local para tomar posesión de propiedades privadas y ordenar evacuaciones. La medida fue adoptada ante la previsión de un aumento de las temperaturas hasta los 40 grados –en Australia es verano de diciembre a marzo– y de fuertes vientos, condiciones que podrían agravar la veintena de focos activos en Victoria.

“Es difícil predecir lo complicados que serán los próximos días, pero con tantos incendios en el terreno, con un frente de fuego tan extenso, calor y fuertes vientos, hay muchas razones para pensar que tendremos más fuego hoy, mañana y potencialmente el fin de semana”, explicó a la prensa la semana pasada el jefe de Gobierno de Victoria, Daniel Andrews.

En Kangaroo Island, la tercera isla más grande de Australia, las autoridades recomendaron a los residentes de Vivonne Bay refugiarse en campamentos asignados para protegerse del fuego que, hasta ahora, ha causado dos muertos y quemado 160.000 hectáreas en la localidad.

La semana pasada, 2.500 bomberos trabajaron en el estado de Nueva Gales del Sur, el más afectado por las llamas, para contener 122 incendios, la mitad de ellos fuera de control.

El español Goyo Paniagua, que desde hace dos años trabaja como bombero en Australia, ha visto de cerca la destrucción del fuego en el sureste del país. “Este año (la temporada de incendios) ha comenzado muy pronto. No se si alguien se pudo imaginar que iba a ser tan larga como lo está siendo”, declaró a Efe.

David Mariuz | EFE

¿Qué hay que tener en cuenta?

Scott Morrison es primer ministro desde el 24 de agosto de 2018. También lidera desde ese año el Partido Liberal de Australia. En las elecciones federales de 2019, la Coalición Liberal-Nacional resultó ganadora con el 41,4% de los votos, hecho que le aseguró la permanencia en el cargo.

Morrison fue muy cuestionado por irse de vacaciones a Hawaii (Estados Unidos) sin avisar y en plena crisis antes de Navidad. Durante sus visitas a las zonas afectadas recibió el rechazo de algunos vecinos que se negaron a darle la mano e incluso le insultaron.

El primer ministro conservador se negó a relacionar la crisis climática con el agravamiento de los incendios forestales al tiempo que se erigía defensor de las industrias contaminantes. El vínculo entre la catástrofe medioambiental y el calentamiento global fue confirmado, sin embargo, por el propio Bureau de Meteorología, una agencia ejecutiva del Gobierno australiano.

“El cambio climático está influyendo en la frecuencia y gravedad de las condiciones peligrosas de los incendios en Australia y otras partes del mundo”, admite la oficina meteorológica en su página web.

El profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Fernando Valladares señaló a Efe que el nivel de carbono arrojado por ahora a la atmósfera terrestre resulta “escalofriante, de récord” y recalcó que “todavía hay que ajustarlo”.

En relación a sus políticas para hacer frente a los efectos de la crisis climática, Morrison declaró a la cadena ABC que “el Gobierno continuará con sus esfuerzos para alcanzar los objetivos” de reducción de emisiones, sin precisar más.

#Fact

Australia vive la temporada de incendios forestales más larga de su historia moderna. Desde que comenzaron en septiembre, los fuegos han arrasado una superficie de más de 8 millones de hectáreas, equivalente a la de Irlanda, y se calcula que hasta mil millones de animales salvajes podrían habrían muerto, mientras continúa la temporada seca y de incendios. 

El desastre medioambiental ha causado 28 muertos desde septiembre, 20 de ellos en Nueva Gales del Sur, donde también hay 1.870 de las más de 2.000 casas que se han quemado en todo el país.

Los fuegos han emitido unas 349 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera en los últimos cuatro meses, según datos de la plataforma Periodistas por el Planeta, que compara la cifra con los 532 millones de toneladas de emisiones anuales totales vertidas por el país en 2018.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente