Newtral


La negociación preliminar de EE.UU. y China para apagar la guerra comercial
Siguiente

La negociación preliminar de EE.UU. y China para apagar la guerra comercial

La cancelación de la cumbre de la APEC en Santiago de Chile no desanimó del todo a Washington para buscar un acuerdo parcial con China

Casa Blanca

Los equipos negociadores de Estados Unidos y China mantienen un canal de diálogo abierto para tratar de avanzar en una primera fase del acuerdo con el que tratan de poner fin a la guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo. Públicamente, las partes reconocen avances en estas conversaciones y Washington incluso define un plazo para acercar posturas con Pekín a mediados del mes de noviembre

No obstante, una información de Bloomberg que cita a funcionarios chinos señala que la confianza en la posibilidad de zanjar el contencioso arancelario a largo plazo no es ni mucho menos absoluta, a menos que EE.UU. esté dispuesto a reducir los aranceles sobre importaciones de 360.000 millones de dólares. 

Lo más importante

El presidente de EE.UU., Donald Trump, describe el pacto en el que trabajan los designados como la “primera fase” de un proceso que puede tener tres etapas y que, de concretarse, pondrá fin a su plan de subir los aranceles a las importaciones de China. Desde Pekín, no ha trascendido mayor información oficial sobre sus expectativas. A cambio, China se comprometió a aumentar sus compras de productos agrícolas estadounidenses a entre 40.000 y 50.000 millones de dólares, lo que según Trump casi triplica los mayores intercambios. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió de los efectos de la disputa comercial entre China y Estados Unidos, que según sus cálculos podrían costar a a economía global 637.000 millones de euros (700.0000 millones de dólares). 

¿Cuál es el contexto?

El origen de las tensiones se remonta al 22 de marzo de 2018, cuando Trump anunció “la primera de muchas” acciones comerciales: la imposición de aranceles a 60.000 millones de dólares en importaciones chinas. Con esta medida respondía, de acuerdo con sus explicaciones, a lo que describió como un historial de “prácticas injustas”. El presidente de EE.UU. culpó a China de haber provocado pérdidas de empleos y de ingresos en su país, así como de haber presionado para obtener secretos comerciales y transferencias de la tecnología estadounidense. En respuesta, China impuso aranceles a más de 128 productos estadounidenses, algunos delicados como la soja. 

Así comenzó una escalada que el pasado mes de agosto alcanzó altas cotas de tensión y amenazas antes de comenzar a ceder para buscar ese pacto preliminar. De acuerdo con EFE, ninguno de los dos Gobiernos ha aportado más detalles sobre esta fase de negociación, aunque Trump se refirió a medidas relacionadas con la devaluación de la moneda china y propiedad intelectual. La transferencia forzada de tecnología en China, que es un asunto prioritario, se discutirá “en la segunda fase”. Tampoco se están negociando asuntos relacionados con los vetos a la exportación que afectan a la compañía telefónica Huawei, que se ha abordado en un proceso paralelo.

Un análisis del Financial Times alerta de que las aparentes prisas por zanjarlo pueden convertir el acuerdo preliminar en un “arreglo ad hoc” que incumpla las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). “Sin desmantelamiento de empresas estatales, sin hoguera de subsidios: simplemente comprando carne de cerdo y soja y murmurando palabras cálidas sobre los derechos de autor y las monedas”. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

A principios de semana, Trump había adelantado que la primera fase del pacto comercial podría cerrarse “antes de lo previsto”; en concreto entre los días 16 y 17 de noviembre en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Santiago de Chile. Sin embargo, los disturbios sociales en este país obligaron a su presidente, Sebastián Piñera, a cancelar el encuentro. La Casa Blanca no vio un obstáculo en esta circunstancia, y por el contrario se mantuvo en ese plazo. Está previsto que las partes mantengan sus conversaciones este viernes por teléfono para agilizar los contactos, pero por el momento no se ha barajado un posible encuentro bilateral entre Xi Jinping y Trump, según Reuters.

#Fact 

Hemos mencionado el veto a Huawei en Estados Unidos. Un golpe que, al menos en China, no ha causado tanto daño como se preveía, a la luz de los resultados comunicados por la multinacional tecnológica china. En el tercer trimestre de este año ha consolidado un récord de ventas con un repunte del 66%, lo que ha elevado su cuota de mercado hasta el 42%, según la firma de investigaciones de mercado Canalys.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente