Newtral


Las dietas de kilometraje, una opaca y polémica forma de cobrar hasta 31.000 euros al año
Siguiente

Las dietas de kilometraje, una opaca y polémica forma de cobrar hasta 31.000 euros al año

Dos diputados del Parlamento de Andalucía han dimitido tras revelarse que percibían las ayudas y, además, ofrecían sus vehículos a través de BlaBlaCar

En pocos días, dos diputados del Parlamento de Andalucía han dejado sus actas después de recibir las dietas por desplazamiento que les correspondían y, además, ofrecer sus vehículos a través de la plataforma BlaBlaCar con la correspondiente contraprestación. Andrés Samper, diputado de Ciudadanos, y José Luis Cano Palomino, de Adelante Andalucía, han dejado ya sus actas.

El primero lo hizo a después de que La Voz de Almería publicase que el político ofrecía su coche en la plataforma BlaBlaCar, y cobraba por ello, a pesar de que el Parlamento de Andalucía le pagaba las dietas por kilometraje que le correspondían. Y el segundo ha publicado en su Twitter la renuncia al escaño tras el escándalo de Samper. Ambos han puesto en el ojo del huracán las habituales (y opacas) dietas por kilometraje que se reparten en la Cámara autonómica. Y no es la primera vez que generan polémica.

Hace sólo unas semanas, otra diputada andaluza, Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, se quejaba de no haber podido renunciar a estas dietas y a las que le corresponden por su cargo, que sumaban más de 8.000 euros, cuando se cogió la baja por maternidad. Señalaba que, aunque se suponían que servían para cubrir sus gastos de transporte y alojamiento, nadie le había pedido un resguardo. Antes de ello, en 2015, la misma diputada también pidió a los diputados que devolviesen las dietas correspondientes al mes de agosto, cuando no hay actividad parlamentaria.

El Parlamento de Andalucía reparte semanalmente dietas de entre 200 y 500 euros a los diputados en función de la distancia a la que residan del Parlamento, pero estas cantidades no se incluyen en las nóminas, por lo no sabemos cuánto percibe cada uno de los diputados andaluces. De hecho, si uno observa la nómina del ya exdiputado Samper verá que aparece su sueldo base (3.197,58 euros), sus complementos por cargo (519,90 por ser portavoz en la Comisión de Salud) y los trienios correspondientes a su trabajo en el sector público, pero ni rastro de los 410 euros semanales que percibía para cubrir los viajes entre Almería (su provincia de residencia) y Sevilla (donde está el Parlamento)

Captura de la nómina de Andrés Samper

Las dietas por kilometraje, y la opacidad al respecto, no son únicamente cosa del Parlamento de Andalucía. Al contrario, todas las cámaras autonómicas las pagan, excepto Cantabria, Madrid, Castilla y León y Murcia y no todas ellas revelan exactamente cuánto pagan por ello a cada diputado. Sí lo hacen los parlamentos de Asturias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia, Navarra y País Vasco. Por ello, tampoco es la primera polémica que surge al respecto.

Hace unos años, la polémica tuvo lugar en las Cortes Valencianas, otro parlamento donde se pagan dietas, en este caso entre los 306 y 918 euros mensuales. Entonces, la socialista Rosa de Falastin y el ‘ciudadano’ Antonio Woodward presentaron sendos certificados que “demostraban” que Dénia, donde ambos residían, estaba a más de 100 kilómetros de distancia de Valencia, donde se ubica la Cámara, y, por lo tanto, les correspondía la máxima indemnización.

Aunque las dietas por kilometraje se pagan en casi todas las cámaras, la cuantía de las mismas es muy diversa. En el Parlamento gallego, las dietas, que en este caso se llaman de alojamiento, llegan a los 31.000 euros al año, mientras que en el Parlamento de Catalunya se pagan hasta 26.067 euros al año para cubrir los gastos de kilometraje y en Aragón se pueden llegar a percibir más de 25.000 euros por este concepto. No obstante, en Aragón matizan que se controla la asistencia a la Cámara, mediante huella digital y se exige una asistencia mínima para cobrar la dieta.

Por su parte, en el Parlamento Vasco y en la Junta General de Asturias, donde también se pagan dietas de desplazamiento, no llegan a los 8.000 euros al año. En Baleares y Canarias, donde es necesario el traslado interinsular, se paga por cada desplazamiento, al igual que en Extremadura.

En las cámaras nacionales, diputados y senadores también reciben una indemnización, de 917,03 euros para los electos por Madrid y de 1.921,20 para los electos por otra circunscripción. Algunos diputados ya criticaron esta fórmula, ya que muchos, aunque hayan sido elegidos por otra circunscripción, tienen vivienda en Madrid. Toni Cantó, hoy líder de Cs en la Comunidad Valenciana, lo denunció cuando era diputado de UPyD.

Además, las cámaras cubren los gastos de transporte, reembolsando el importe dedicado al transporte o con 0,25 euros por kilómetro en caso de uso del coche particular.

Tampoco estos pagos han estado exentos de polémica, como cuando el expresidente de Extremadura, José Antonio Monago, realizó viajes privados a Canarias pagados por el Senado. Desde entonces, el Congreso y el Senado publican el importe total dedicado a los viajes de los parlamentarios, pero no el desglose por diputado ni el motivo de los viajes.

Puedes consultar los sueldos de más de 10.000 cargos públicos en nuestro buscador de sueldos de Transparentia.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente