Newtral


Díaz Ayuso, sobre la contaminación atmosférica: «Nadie ha muerto de eso»
Siguiente

Díaz Ayuso, sobre la contaminación atmosférica: «Nadie ha muerto de eso»

Es FALSO. Estudios nacionales y mundiales vinculan la exposición a contaminantes típicos en la ciudad de Madrid con muertes prematuras, ingresos pediátricos en la capital y enfermedades respiratorias y circulatorias.

Flickr Comunidad de Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso aseguró en una entrevista emitida el día 1 de enero en la Cadena SER que «nadie ha muerto tampoco de esto [contaminación atmosférica]. No quiero que se genere una alarma de salud pública, porque no la hay». Esta afirmación es falsa, tal y como ponen de manifiesto datos de muertes y contaminación recogidos en la propia web de la Comunidad de Madrid y estudios internacionales con la participación del CSIC, de la Agencia Europea del Medio Ambiente o de la Universidad de Washington.

La página de Calidad del Aire autonómica cifra en 16.000 las muertes al año relacionadas con la contaminación atmosférica en España, en línea con las cifras –algo menores–, que maneja la Sociedad Española de Neumología. Y no sólo por enfermedades respiratorias. Los últimos trabajos ponen el foco en las cardiovasculares.

El pasado agosto se presentó uno de los estudios más completos sobre la contaminación atmosférica. Publicado en NEJM y con la participación del IDAEA-CSIC, el dato más preciso es que las muertes suben 0,68% por cada 10 microgramos extras de partículas finas (PM2,5) que se emiten a la atmósfera, con un efecto acumulativo.

En Madrid, principalmente las PM finas provienen de la combustión de motores de vehículos, sobre todo los diésel más antiguos o calderas de calefacción.

Tus pulmones, un colador de partículas

En este vídeo de El Objetivo te contamos cómo en las ciudades existe una especie de doble emergencia: las emisiones de CO2 derivadas del tráfico rodado y, sobre todo, la de otros gases que, a diferencia del dióxido de carbono, sí son tóxicos. ¿De qué manera afectan a nuestros pulmones y a nuestro sistema circulatorio? Te lo explicamos con garbanzos, harina y un colador.

En Newtral.es hablamos entonces con uno de sus autores, el profesor Aurelio Tobías (@atobias 69), quien explica que «un aumento de 10 microgramos  tiene un impacto igual en todos sitios. Afectaría igual pasar de 20 a 30 en España que de 80 a 90 a en China». Las muertes ascienden en proporción, según han visto correlacionando muertes con contaminación en series de datos entre 1986 y 2015 .

Madrid y Barcelona son las ciudades que peor retratadas salen en el estudio, de entre las 45 urbes españolas analizadas; casi todas ellas presentan fuentes contaminantes considerables de PM y de óxidos de nitrógeno que pueden derivar en ozono (O3). En Europa, el punto negro está en el norte de Italia.

Por su parte, el material particulado (PM) más grande, el PM10, es capaz de aumentar la mortalidad en un 0,44% por cada 10 microgramos extra que se escupen a cada metro cúbico de aire que respiramos. Fuentes humanas de PM10 son los residuos de combustión de los automóviles, el desgaste de sus pastillas de freno, la minería o algunas industrias. Típicamente, llega en forma de polvo sahariano.

¿Es una emergencia el aire de Madrid?

Si miramos a los mapas de índices de calidad del aire (el índice AQI promedia varios parámetros), veremos días en que la calidad del aire es buena y otros peores. Aquí se pueden consultar los principales parámetros de contaminación en tiempo real en Madrid ciudad y en otras zonas de la región. Pero muy lejos de ciudades de India o China, donde el aire es, directa e inmediatamente tóxico.

Contaminación por PM2,5 en el mundo y riesgo para la salud. Cuanto más rojizo, más perjudicial para más población | Berkeley

El gran problema de ciudades como Madrid y otras tantas de Europa es el efecto acumulativo, como destaca Tobías. Efectivamente, no hay muertes registradas por bajar a la calle y asfixiarse de manera instantánea, como ocurriría al respirar humo de un incendio o emanaciones en un escape de gas.

Cada año, la Agencia Europea de Medio Ambiente publica sus estudios de calidad del aire. Una vez más, destacan el papel de esas partículas en suspensión PM2,5, que arrastran a la larga a las personas a sufrir enfermedades del sistema circulatorio.

Exponerse a largo plazo al O3 equivale a fumar un paquete de cigarrillos durante 29 años

En el publicado en 2019, concretan en 416.000 las muertes prematuras relacionadas con la exposición a largo plazo a las PM. 71.000 por la exposición al NO2 y 15.100 al ozono troposférico O3, gas que se tiende a formar en el área metropolitana y corredor del Henares.

Justamente, los episodios de nitrogenazos y ozonazos son recurrentes en Madrid ante situaciones de estabilidad atmosférica. Los primeros son visibles en las llamadas boinas de contaminación, que explicamos aquí.

Desde la Sociedad Española de Salud Pública recuerdan que los límites legales se superan en ocasiones, pero hacen hincapié en ese efecto acumulativo de la contaminación, especialmente en nuestras latitudes, donde la lluvia es escasa y es un importante ‘limpiador’, junto al viento, de la atmósfera.

Otro estudio presentado este verano sobre ozono destacaba que exponerse durante 10 años al O3 (que viene de la reacción de los nitrógenos de los coches con calor) equivale a haber fumado durante casi el triple de tiempo un paquete de cigarrillos diario.

Al menos en lo que a enfermedades pulmonares se refiere, especialmente, enfisema. Madrid superó los límites durante el año 2018, según el informe anual de calidad del aire de Ecologistas en Acción. Mejoró en cuanto a las PM y los óxidos de nitrógeno, pero empeoró por su reverso, el ozono troposférico.

Ingresos infantiles y contaminación

En enero de 2019 se presentó otro trabajo centrado en la población infantil de Madrid. Un equipo del Hospital Niño Jesús buceó en los datos sobre ingresos pediátricos en su centro entre 2012 y 2016. Y encontró una relación lineal entre hospitalizaciones y picos de contaminación.

En total, 10.512 ingresos, de los cuales, relacionados con afecciones respiratorias, con una edad media de tres años. Se cruzó la cifra con los datos mensuales de las estaciones de medición de contaminantes del Ayuntamiento de Madrid.

Según uno de los autores de aquel trabajo, Marciano Sánchez Bayle, «se calculó que si los niveles de NO2 no hubieran superado en ningún mes los niveles de 40 µg/m3 se podrían haber evitado el 8,37% de los ingresos totales y el 6,73% de los ingresos respiratorios».

La Organización Mundial de la Salud considera que el 90% de la población mundial respira aire contaminado. Eleva a 7 millones en número de muertes prematuras relacionadas con la contaminación del aire de calle o doméstico. Aunque también destaca que cada vez más países y regiones están tomando medidas contra la contaminación atmosférica.

A la vista de los datos, tanto de las campañas de Naciones Unidas, los estudios locales sobre ingresos pediátricos y, sobre todo, el trabajo sistemático de análisis de mortalidad en ciudades entre 1986 y 2015, podemos concluir que la afirmación de Díaz Ayuso es FALSA.

Fuentes

Relacionados

Más vistos

Siguiente