Newtral


Chandrayaan-2 : La India pone rumbo al polo sur de la Luna en busca de agua
Siguiente

Chandrayaan-2 : La India pone rumbo al polo sur de la Luna en busca de agua


La nave india Chandrayaan-2 viaja camino del polo sur de la Luna desde este 22 de julio. 50 años después de que los primeros humanos pisaran el Mar de la Tranquilidad de nuestro satélite, la agencia espacial ISRO ha fijado su objetivo en el extremo meridional de la Luna por una razón: el agua.

Aunque, como contamos aquí, el ‘agua lunar’ de la Tierra no existe, hace 10 años que sabemos que la de la Luna sí. La misión india Chandrayaan-1 había detectado el agua en la Luna. La ‘sonda suicida’ LCROSS de la NASA ratificó que había agua congelada en el cráter Cabeus al estrellarse contra él.

Aunque la agencia ISRO aseguró poco después de aplazar el lanzamiento, el 15 de julio, que Chandrayaan-2 «está lista para llevar mil millones de sueños a la Luna», lo interesante serán las fotos y datos que “se traiga”. La misión se centrará en la superficie de la Luna, en busca de hielo de agua y minerales. No traerá muestras a la Tierra, pero su robot de exploración podrá tomarlas y analizarlas.

¿Por qué buscamos agua en la Luna?

La presencia de agua en la Luna es clave de cara a futuras misiones tripuladas o bases. La fabricación de oxígeno o, incluso, combustible, se complica sin el uso de agua. En 2017, un equipo de la Universidad de Brown descubrió que podría haber más agua de la prevista. En realidad, bajo su superficie, «tal y como ocurre con Marte u otras lunas del sistema solar», apunta a Newtral Felipe Gómez, investigador del Centro de Astrobiología del INTA. Aquel estudio sugería que podrían ser ristras de cristales a partir de erupciones volcánicas.

El sistema solar está lleno de agua, pero no líquida. Esto «es fundamental para plantear alguna forma de vida» conocida, explica Gómez. Resulta clave para desarrollar «infraestructuras que impliquen terraformación (por ejemplo, fabricar un huerto espacial). Hasta la fecha, pensamos que la Luna –salvo por el hielo polar– es completamente desértica«.

Una misión que arranca en septiembre

Aunque, como señala las astrónoma Eva Villaver en este pódcast de Newtral, «el viaje tripulado a la Luna se puede hacer en unos tres días, un fin de semana largo», Chandrayaan-2 no tocará la superficie lunar hasta septiembre. ISRO ha elegido «el camino largo» para aprovechar la gravedad terrestre y ahorrar combustible.

 

Con Chandrayaan-2, India ha lanzado su cohete más potente, el GSLV Mk-III. Con 640 toneladas (como un par de aviones comerciales Airbus 320), con 44 metros (una torre de 15 plantas).

Como en todo descenso, previsto para el 6 o 7 de septiembre, «habrá 15 minutos de terror para los científicos una vez que se desprenda el módulo de aterrizaje y se lance hacia el polo sur de la Luna», señaló en la presentación el director de ISRO Kailasavadivoo Sivan.

¿Y la europea?

Si todo va bien, la India será el cuarto país en posar una nave en la Luna. Los primeros fueron los rusos (Misión Luna 9, 1966). Les siguieron los Estados Unidos (Surveyor 1, 1966) y China (Chang’e 4, 2019). A principios de este 2019, la primera misión de Israel con destino a la Luna se estrelló.

Lugares donde se han producido alunizajes 'suaves'
Lugares donde se han producido alunizajes ‘suaves’ | NASA

Por su parte, China también ha puesto el foco en el polo sur lunar. La misión Chang’e 6 ya tiene previsto traerse muestras de la región, y Chang’e 7 estudiará el medio ambiente y los recursos del polo sur, según anunció la Academia de Ciencias de China en Science. Ninguna de las dos misiones tiene una fecha de lanzamiento fija hasta el momento.

Europa, por el momento sin misiones en la superficie lunar, tiene intención de poner un róver (vehículo robótico de exploración) en el polo sur lunar través de la misión Heracles, considerada de ida y vuelta. Con la participación de Japón y Canadá, no está previsto su lanzamiento hasta la segunda mitad de los años veinte.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente