Newtral


Caen los resultados de la banca: te lo explicamos
Siguiente

Caen los resultados de la banca: te lo explicamos

Los bancos españoles tienen dificultades para mejorar sus beneficios y están siendo castigados en Bolsa ¿El motivo? El escenario de bajos tipos de interés impuesto por el BCE.

Durante las dos últimas semanas de julio se ha llevado a cabo la presentación de resultados de la banca correspondiente al segundo trimestre de 2019. En esta ocasión, como esperaban los analistas, los beneficios han descendido. Así, Caixabank ganó 622 millones de euros, el 52,1% menos. Por su parte, Bankia tuvo unos beneficios de 400 millones, el 22,3% menos y Santander 3.231 millones de euros, una caída del 14%. También BBVA ha ganado el 3,7% menos, hasta los 2.442 millones de euros.

Las entidades que mejoraron sus ganancias fueron Bankinter, con el 18,3% más por la integración de EVO y Sabadell con 532 millones, un crecimiento del 340,9%, que se explica por las bajas cifras que registraron el año anterior por el coste de la integración de TSB, su filial inglesa. Sin embargo, estos bancos se desplomaron en bolsa tras presentar las cuentas, ya que avisaron de que no iban a cumplir sus objetivos de ingresos de 2019 como consecuencia del impacto que están teniendo los tipos tan bajos en su cuenta de resultados.

Lo mismo anunció el consejero delegado de Bankia, José Sevilla: «Con el escenario de tipos no lo podemos ganar. Para las previsiones del plan estratégico utilizábamos la curva de tipos del mercado que llevaba a que el euríbor se situaba en más de 73 puntos básicos. Si miramos el mercado hoy, estaría entre -20 y -30 de euríbor. No vamos a llegar a 1.300 millones de euros para el año que viene».

El enemigo, los bajos tipos de interés

Aunque hay factores específicos como el coste de los ERE de Caixabank o el de Santander o el problema reputacional del BBVA a raíz del caso Villarejo, por lo general uno de los principales enemigos a los que se enfrenta la banca y que explica los resultados y las previsiones a la baja del sector, son los bajos tipos de interés. El Banco Central Europeo (BCE), anunció que los tipos de interés -que mantiene al 0% desde hace más de un año- podrían situarse en negativo por primera vez en la historia, lo que perjudicaría más los márgenes de los bancos.

La teoría detrás de los tipos negativos es que, al ser más barato pedir prestado, el dinero circule con más préstamos a particulares, los inversores se arriesguen más a la hora de comprar acciones y se reactive la economía. Esto supone que los que piden dinero al BCE, cuando tengan que devolver el crédito no tendrán que pagar más de lo pedido al aplicarse intereses, sino menos. Es decir, el banco central paga por prestar dinero.

Sin embargo, los tipos de interés en negativo no son tan positivos como parecen para la economía, ya que hacen que el dinero pierda valor y, al mismo tiempo, puede dificultar el crédito a los bancos ya que no les saldría rentable prestar dinero. Así, el negocio bancario básico, que es el de los préstamos y los depósitos, se ve perjudicado ya que el interés al que prestan las entidades es menor, lo que afecta a su cuenta de resultados de manera negativa al descender su margen financiero y con ello sus beneficios.

«Vienen tiempos complicados. Con este escenario de tipos bajos es difícil competir para los bancos y esto se une a las salvaguardas que pone el BCE por los engaños que se hicieron a los clientes», explica a Newtral Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas que augura que «no van a cambiar las condiciones a largo plazo». Pedraza asegura que los bancos sufren para conseguir margen, ya que la rentabilidad de los depósitos no sube del 2%, «lo que no da ni para cubrir los gastos de estructura». Además, comenta que aún pesa en sus balances la morosidad y los activos tóxicos del ladrillo. Todo esto, según su análisis, hace que las entidades estén muy castigadas y que «coticen en el mercado por debajo de su valor en libros».

Por su parte, Nuria Álvarez, analista de Renta 4, comenta a Newtral que la cuenta de resultados está presionando a la baja las ganancias de la banca «por la baja rentabilidad«. Así, reconoce que los tipos de interés ya estaban bajos en 2018, pero que el euríbor no lo estaba tanto. A esto se une que hay «menores resultados por operaciones financieras» y que en este trimestre los bancos han tenido que aportar al Fondo Único de Resolución. Este fondo es un mandato del BCE para asegurar que los bancos tienen solvencia y que en caso de una nueva crisis no tengan que ser rescatados por la ciudadanía.

Soluciones de la banca

Para sobrevivir en este escenario de bajos tipos y contrarrestar los menores ingresos, la banca impulsa otros productos más rentables, entre ellos, el crédito al consumo. Se trata de uno de los productos estrella de las entidades, hasta el punto de que crearon filiales específicas para este tipo de préstamo. «Los intereses de este préstamo son más altos, se habla de una rentabilidad del 5% u 8%, pero el Banco de España teme un cambio de ciclo y que vuelvan a endeudarse las familias», explica Pedraza.

De hecho, el supervisor español ha advertido en varias ocasiones de que los incrementos de concesiones de los créditos al consumo han elevado la morosidad, según explica en el informe de Estabilidad Financiera de 2018 y anunció el propio gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, que anunció en junio de 2019 que se observaba un avance elevado del crédito al consumo y defendió que «las entidades deben reforzar sus criterios de concesión de créditos para lograr que el significativo incremento de la morosidad se modere».

«Los bancos no se pueden permitir precios tan bajos, y por ello compensan en volumen. Al final crecen concediendo más créditos nuevos con rentabilidad más alta«, explica Álvarez.  Por el mismo camino van los créditos a comercios. «Son aquellos que se ofrecen en las tiendas para financiar los activos que se compran allí, como una televisión o un frigorífico», explica Pedraza. La banca también apuesta por las tarjetas de crédito, que ofrecen financiar a final de mes. El economista calcula que en estos casos se puede subir el interés hasta el 15%. «Es el crédito más usurero que existe», afirma.

Junto a esto, Pedraza explica que los bancos también están apostando por las hipotecas a tipo fijo porque a tipo variable les reporta muy poca rentabilidad con el euríbor -el índice que se utiliza para calcular las hipotecas a tipo variable- a negativo. Se espera que el índice cierre este mes en el -0,280, lo que marcaría un nuevo mínimo histórico. «A futuro es importante que se de cierta normalización del escenario para recuperar el sector», defiende Álvarez.

Transformación digital

Además de estas medidas, algunos bancos han llevado a cabo varios procesos de reducción de personal. Es el caso de Caixabank y el Banco Santander, que recientemente han cerrado Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) por 2.023 y 3.223 empleados, respectivamente. Por ejemplo, Caixabank calculaba que el ERE tendría un coste para la entidad de 890 millones de euros que espera recuperar en cinco años, pero pensaba ahorrar con la medida aproximadamente 190 millones cada año antes de impuestos.

«Estamos en un proceso de digitalización y de transformación del sector bancario y sus oficinas. Cada vez más se realizan las operaciones por los dispositivos móviles. El que no asuma los gastos de digitalización ahora, lo van a pagar más tarde», explica Pedraza, que asegura que para los bancos ahora mismo los empleados «son muy difíciles de costear».

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente