Newtral
Los colectivos LGTBI no han exigido al Gobierno “una Renta Mínima Universal por ser homosexual”
Siguiente

Los colectivos LGTBI no han exigido al Gobierno “una Renta Mínima Universal por ser homosexual”

Con la petición, redactada por un colectivo LGTBI, no se refieren solo a sus necesidades sino a «las del conjunto de la población», tal y como detalla el propio escrito.


El 25 de junio comenzó a circular por redes sociales un Manifiesto LGTBI por una Renta Básica Universal. En el escrito, los firmantes —pertenecientes al movimiento LGBTI— reclaman una ayuda que, como su propio nombre indica, sería universal, para toda la población.

Sin embargo, se ha viralizado que los Colectivos LGTBI «exigen al Gobierno una Renta Mínima Universal por ser homosexual» o que «el Gobierno creará una nueva paguita solo para los LGTBI». Se trata de un bulo. En el propio texto especifican que con la petición no solo se refieren a sus necesidades sino a «las del conjunto de la población». Por otro lado, el Gobierno no se ha pronunciado sobre este tema.

«Creo que ha habido gente que no ha querido leer o entender el manifiesto» explica David Jiménez, miembro de la Comisión 19 de Marzo, colectivo extremeño que ha impulsado el manifiesto.

«Hemos hecho un uso claro de la bandera LGTBI aprovechando la semana del Orgullo porque queríamos poner en el centro del debate cómo nos está afectando la crisis y cómo el colectivo es uno de los muchos que pueden sufrir sus efectos» explica Jiménez.

El bulo asegura que, según los colectivos LGTBI «Homosexualidad y transexualidad deberían estar presentes en las casillas de documentos burocráticos». Sin embargo, esa petición no aparece en el manifiesto. Jiménez asegura que es falso y que ninguno de los colectivos firmantes ha pedido algo así.

«La renta básica universal no la hemos inventado nosotros. Nos hemos basado en manifiestos de colectivos feministas, trabajadores del campo o de la cultura que ya existían. Entendíamos que es una propuesta colectiva. En el manifiesto está totalmente claro y solo hacía falta hacer click en el link para verlo» argumenta Jiménez, que asegura que la respuesta en general ha sido buena.

El experimento finlandés

A priori, la renta básica universal no distingue entre trabajadores o desempleados ni entre los distintos niveles de renta. Los defensores de su aplicación hablan de un futuro en el que la automatización de ciertos trabajos llevará a muchas personas al paro. Aquellos que queden fuera del mercado laboral por falta de una formación adecuada, podrían tener una ayuda para sobrevivir.

Mientras que naciones como Irán o Kenia están inmersas en proyectos piloto, Finlandia ha sido el primer país en finalizar una prueba con éxito, aunque su experimento se parecía más a un ingreso mínimo vital que a la propuesta del movimiento LGTBI.

Entre 2017 y 2018, Kela, la Seguridad Social finlandesa seleccionó al azar a 2.000 personas de 25 a 58 años que recibían subsidios por desempleo y se les concedió una ayuda de 560 euros. Los ciudadanos percibirían esta cantidad durante dos años sin tener que reunir ninguna condición específica como requisito.

Según el estudio realizado a posteriori por Kela, la incorporación al mercado laboral de los beneficiarios solo aumentó en seis días al año con respecto a otro grupo de control que no percibía la ayuda.

A pesar de que, a corto plazo, su situación no cambió demasiado, los participantes mostraron un sentimiento menor de rechazo a aceptar ciertas ofertas de trabajo o a montar un negocio, ya que, en caso de volver al paro, se encontrarían con una menor burocracia. Además, frente al grupo de control, un 9% de los beneficiarios dijeron haber percibido menos estrés.

La renta básica universal podría aglutinar varias ayudas en una sola

David Jiménez, de la Comisión 19M cree que en España se dan las condiciones para un proyecto piloto: «Creo que es una cuestión de voluntad política. Los experimentos que se han hecho aportan enseñanzas que pueden ser claves para elaborar un proyecto pionero en España de estas características».

La OCDE calcula que la aplicación de una renta como esta sería sustitutiva de todas las ayudas existentes, conservando únicamente las ayudas a la vivienda o las pensiones por discapacidad. Además, aseguran, implicaría una redistribución fiscal.

«Efectivamente habría que revisar el sistema de impuestos» razona Jiménez. «Nuestra apuesta con este manifiesto es la búsqueda de solidaridad por parte de las grandes fortunas para garantizar a todos los ciudadanos una vida digna».

El activista cree que la implantación de este modelo es posible, al igual que lo ha sido el ingreso mínimo vital. «Existen prestaciones de muchos tipos, en especial tras la crisis sanitaria, y podrían perfectamente asumirse dentro de una renta básica universal, para que nadie se quede fuera».

Si escuchas lo que dice un político y crees que es mentira, o te llega algo que tiene pinta de ser un fake, escríbenos al +34 627 28 08 15 con tu consulta o pincha sobre el número si nos lees desde tu móvil para que lo verifiquemos por ti.

  • Esta es nuestra metodología de trabajo. Después del proceso de verificación, y en función de los datos, otorgamos una de estas categorías:

  • Engañoso

    Engañoso

    El contenido contiene datos correctos, pero ignora elementos muy importantes o se mezcla con datos incorrectos dando una impresión diferente, imprecisa o falsa

  • Falso

    Falso

    El contenido es falso

Siguiente